Elecciones 2019: afuera del búnker del Frente de Todos reina la euforia

Los militantes del partido festejan en Chacarita
Los militantes del partido festejan en Chacarita Fuente: LA NACION - Crédito: Rodrigo Néspolo
Alejandro Horvat
(0)
28 de octubre de 2019  • 00:00

El clima en el búnker del Frente de Todos era parecido al de la víspera de alguna fecha festiva. Afuera del búnker, en la avenida Corrientes al 6000, Chacarita, habían montado un escenario con pantallas y sonido a la espera de buenas noticias para el candidato kirchnerista mientras la gente cantaba su típico "vamos a volver".

Pasadas las 21 llegaron los resultados. Primero corrieron la voz aquellos que tenían señal en el teléfono celular, y decían que Alberto Fernández había ganado en primera vuelta con el 47% de los votos, sobre el 41 que obtuvo Juntos por el Cambio, luego, los organizadores lo anunciaron por altoparlante. Y llegó el estallido, a las miles de personas que estaban afuera del Complejo Cultural "C" los invadió una fuerza incontrolable, que les ponía los pies en el aire, los brazos apuntando al cielo y les mojaba los pómulos con lágrimas propias y ajenas.

Los festejos en el bunker del Frente de Todos

00:19
Video

"¿Qué te puedo decir? Yo la pasé muy mal estos años, perdí muchas cosas. Cuando a uno no le alcanza la plata, todo, de a poco, se va cayendo. Tenía un local de electrónica que cerró y tuve que salir a hacer changas. Me costó mucho a nivel personal, hubo peleas en la familia, entre los amigos. La verdad que me daba mucho miedo que siga Macri. Pero yo ya me cansé de pelearme por política, basta, vamos a abrazarnos, no podemos ser tan necios. Escuchemos al otro, y así vamos a poder entender lo que le pasa a cada uno, cuáles son sus miedos, sus convicciones. Yo creo que la mayoría quiere el bien común, solo habrá que debatir el cómo", dijo Esteban Lafuente, de 49 años.

Todos los festejos se realizaron en las inmediaciones del centro cultural, ya que hubo un pedido por parte del Frente de Todos para que las celebraciones no se trasladen a la Plaza de Mayo. La Avenida Corrientes estaba totalmente colmada de gente, por lo menos hasta cuatro cuadras desde el escenario. Lo mismo pasaba en Avenida Dorrego y en la calle Bompland.

La celebración afuera del búnker del Frente de Todos
La celebración afuera del búnker del Frente de Todos Fuente: LA NACION - Crédito: Rodrigo Néspolo

Entre la gente estaba Mabel Miranda, de 80 años, que agitaba dos libros de Eva Perón. "A esta edad estoy feliz de ver que vuelve Cristina. Hay chicos que no tienen para comer, hoy es un día feliz", dijo a LA NACION. Todo tenía una gran impronta peronista: choripanes, banderas, bombos y trompetas. De fondo sonaba rock nacional y la gente modificaba la letra original por una a favor del kirchnerismo o en contra del actual Presidente.

José Figueroa tiene 52 años y fue con sus hijos, Francisco (12) y Nitiananda (8). "Nunca tiene que faltar la unidad nacional y la igualdad de derechos para todos. Creo que durante estos cuatro años eso faltó, y mucho. Estamos todos muy contentos y esperamos un buen resultado", dijo Figueroa, que se trasladó con un tanque de oxígeno, por una insuficiencia respiratoria.

Con una corona hecha con una boleta electoral del Frente de Todos estaba Brian Ayliffe de 32 años, que expresó: "Creo que Alberto es un tipo moderado, que va a permitir el diálogo. Mucha gente que no votó a Cristina, hoy votó a Alberto. Él vino para cerrar la grieta, estoy seguro".

"Parece que viene todo bien. Hoy celebra el pueblo, mirá lo que es esto, acá está el pueblo argentino que baila que canta, vuelve la alegría", exclamaba Javier Álvarez, de 34 año mientas saltaba y agitaba una bandera del Partido Justicialista.

Entre los concurrentes se vendía de todo. La bandera con la cara de Alberto y Cristina estaban a $100, las remeras, a $200. Estaban los pines con la cara de Néstor, otros vendían muñecos de Cristina a $400. También había una oferta culinaria inusualmente amplia. Ofrecían empanadas, sándwiches, cerveza, vasos de gelatina, ensaladas de frutas y hasta porciones de budín de pan a $60. Los vendedores corrían de un lado al otro con mercadería, se preparaban para una larga noche de festejos.

En Chacarita la gente aparecía desde todos los puntos cardinales. La cumbia sonaba a todo volumen pasadas las 22.30. En las calles había una mayoría joven, muchos pañuelos verdes y banderas LGBT. La música se mezclaba con la murga, con los cánticos. Ayer hubo una parte de la sociedad cuya emoción fue proporcional a su disgusto con el actual gobierno. Ahora Alberto Fernández deberá convencer a la otra mitad, de que volvieron, como él mismo dijo, "para ser mejores" de lo que fueron.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.