Elecciones 2019: Vidal no pudo recuperarse y ahora evalúa cómo encarar su reposicionamiento político

Vidal quedó señalada por la Casa Rosada porque en la provincia se explicó parte de la derrota de Macri
Vidal quedó señalada por la Casa Rosada porque en la provincia se explicó parte de la derrota de Macri Crédito: Ricardo Pristupluk
Jaime Rosemberg
(0)
28 de octubre de 2019  

"Tengo esperanza. Siempre tengo esperanza", repitió María Eugenia Vidal, con tono tranquilo ante la insistencia de los cronistas que la esperaban luego de votar, en el Colegio Don Bosco de Castelar. No se trataba, por cierto, de un espejismo de los que abundan en los despachos del poder: sabedora de sus escasas chances de revertir el resultado de las PASO, la gobernadora bonaerense aspiraba, antes y después de la mañana del domingo, a una mejor performance electoral, sobre todo pensando en los días que le quedan de mandato y en su futuro personal en la política.

El resultado final, conocido poco después de las 21, modificó su ánimo y el de sus colaboradores, consciente de que los 38 puntos obtenidos en la elección de ayer le dan un mejor punto de partida para la continuidad de su carrera política, esta vez desde el llano. Pese a ello, desde la Casa Rosada, la apuntaban por considerar que en la provincia de Buenos Aires no hubo un repunte, como Macri experimentó en otros distritos, después de haber realizado una campaña más autónoma.

"Las urnas no cambiaron nuestros sueños, por eso voy a seguir estando allí", dijo Vidal, con tono emocionado, pasadas las 22, cuando su derrota electoral a manos del kirchnerista Axel Kicillof ya era un hecho. "Nunca me dejaron sola, a lo sumo me dieron un descanso", agregó, dejando en claro que el traspié no marcará el fin de su carrera.

Quienes conversaron con ella en las últimas horas la notaron "tranquila por todo lo hecho", aunque inquieta por las repercusiones negativas que pudieran sobrevenir del resultado de la elección presidencial. "Está, sí, inquieta por mañana [hoy] y por cómo van a seguir las cosas en el país", afirmaban a su lado durante la jornada electoral.

Junto con la ilusión -compartida con la Casa Rosada- de que "Mauricio entre en el ballottage" convivía la posibilidad de acortar de manera significativa la brecha con el postulante del Frente de Todos. "No es lo mismo terminar 20 puntos abajo que 9 o 10", especulaba un estrecho colaborador de Vidal con su pensamiento proyectado hacia el 11 de diciembre próximo, "el día después".

Con el resultado puesto se abren, en la mente de la dirigente con mejor imagen del macrismo, varios interrogantes. Sus colaboradores afirman que se dedicará "a lo social" en la provincia de Buenos Aires y que "de ninguna forma" se sumará al equipo porteño de Horacio Rodríguez Larreta, quien cada tanto recuerda que fue él quien le consiguió su primer empleo, en la sede porteña de la Anses.

Maria Eugenia Vidal, tras perder contra Axel Kicillof

11:20
Video

Los tiempos cambiaron: la relación es "inter pares", tanto que Rodríguez Larreta terminó apurando su acto de cierre para estar en el de ella, el jueves por la noche, en Vicente López. "Son amigos, entre ellos hay cero mezquindad. Siempre van a estar espalda con espalda", resumió un incondicional de ambos.

¿Será Vidal la próxima presidenta de Pro nacional, un cargo para el que también suenan Diego Santilli y Rogelio Frigerio? "No lo evaluó, hasta hoy tenía la cabeza puesta en la elección", contestaron a su lado al caer la tarde. Tiene, sí, deseos de participar en el nuevo armado de la fuerza a la que se incorporó en 2002, y en la que tuvo roles siempre relevantes. No lo dirá, pero ni la relación con Mauricio Macri ni (mucho menos) con Marcos Peña será la misma luego de que ambos le obturaron (con su consentimiento final) la posibilidad de desdoblar la elección bonaerense, lo que hizo que debiera cargar con el lastre de la crisis económica nacional.

Por lo pronto, y en lo personal, sigue en pie la decisión de mudarse a la casa de sus padres, cerca de la estación de Haedo, y buscar un empleo. "Varios amigos le ofrecieron casa, o un departamento, pero por ahora no aceptó", contaron a su lado. Salir de la base militar de Morón en la que vivió custodiada los cuatro años de gestión junto a Camila, María José y Pedro, sus tres hijos ya adolescentes, será para ella un gran alivio. "Hemos dado todo", repitió la gobernadora poco después de dejar un mensaje de tono político. "Juntos por el Cambio sigue siendo una alternativa en la Argentina", desafió, un rato antes de felicitar a su rival.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.