En Entre Ríos quieren investigar la votación que rescató a Montiel

Buscan establecer si hubo un soborno
(0)
19 de abril de 2002  

PARANA.- Después del controvertido revés en el intento de llevar a juicio político al gobernador radical Sergio Montiel, la mayoría opositora en la Cámara de Diputados de Entre Ríos buscaba anoche conformar una comisión investigadora para establecer si existió, como afirma ese grupo de 18 legisladores, un soborno para conseguir el voto clave del peronista Félix del Real.

La medida fue promovida por el presidente de la Cámara baja, el radical Julio Rodríguez Signes, que votó en favor de iniciar el enjuciamiento de Montiel por mal desempeño de sus funciones.

El clima político se mantiene muy tenso, por lo que ese mismo grupo de diputados (12 hombres del PJ, dos radicales y cuatro ex aliancistas) procuraba también hacer valer su mayoritaria alianza para frenar la emisión de 112 millones en bonos federales, que el Senado provincial (con mayoría radical) aprobó a pedido del gobernador.

Montiel buscó alejarse del conflicto: "Somos ajenos a toda esta cuestión de las denuncias de soborno; es un problema de los legisladores y de los partidos. Reunido con 35 intendentes anunció anoche que producirá cambios en su gobierno que "irán provocando ajustes en la cuestión política y administrativa".

En la Justicia

El juez de instrucción Héctor Vilarrodona llamó ayer a declarar al diputado Raúl Taleb, uno de los acusadores de Del Real. "En lo personal, tengo la plena convicción de que ha existido algo de esto", dijo, en alusión al soborno, y aclaró que se amparará en sus fueros, que le dan inmunidad de palabra como legislador.

Le reprochó a Del Real romper "una tradición de un bloque justicialista; cuando la mayoría decide algo, esto se acata. Se le puede dar el margen de que un diputado que no esté de acuerdo no concurra a la sesión -agregó-, pero nunca votar en contra".

Adolfo Lafourcade, del bloque Intransigencia para el Cambio (y ex de la Alianza), afirmó que el voto de Del Real ponía de manifiesto "que todo hombre tiene su precio".

Del Real, el peronista que completó el número de diputados necesarios para abortar el juicio político al gobernador radical Sergio Montiel, pasó ayer de la defensiva a la ofensiva y rompió un supuesto pacto de silencio.

"Yo pateo el tablero para el bien de la democracia. No había una sola denuncia de corrupción contra el gobernador", comentó.

De acusado a acusador, el dirigente que algunos hacían "escondido en Paysandú" atendió ayer la llamada de LA NACION en su casa de la ciudad de Colón y anunció que pedirá a la Justicia que investigue con el sistema Excalibur las llamadas telefónicas del senador nacional Jorge Busti, a quien acusó de impulsar un "golpe de Estado" contra el gobierno provincial.

En su contraataque, Del Real anunció que se despojará de sus fueros, que pedirá que lo hagan simultáneamente todos los legisladores de la provincia, y solicitará que sean investigados sus bienes en relación con las declaraciones juradas que deben figurar en el Estado. "Yo poseo una casa y un auto que estoy pagando en cuotas", afirmó.

Del Real fue duro con Montiel: "Es un mal gobernador. Pero me parece de mala leche que le den un golpe de Estado".

-¿Un golpe de Estado?

-Sí, golpe de Estado. Había compañeros que no querían acompañar, pero no quisieron romper con el bloque. Yo fui el pato de la boda. Hubo reuniones de Busti y Rodríguez Signes, que investiguen las charlas telefónicas, los acuerdos, las reuniones secretas. Pretendían un acuerdo para las elecciones de 2003 y Busti les iba a dejar el territorio de Paraná.

-¿Por qué no fundamentó el voto?

-Mi secretario me dijo que no dijese el voto porque me iban a utilizar. Yo tenía el voto decidido; si lo fundamentaba se levantaban. Todos especulaban. Iba a ser una agonía. Iban a dejar la sesión sin quórum. Yo no iba a poder volver al recinto. Y creí que aportaba para apaciguar los ánimos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.