En Inglaterra también investigan a la firma que controla la SUBE