Energía: renuncias, disputas por cargos e intrigas en un área clave para Fernández

Sergio Lanziani, secretario de Energía de la Nación
Sergio Lanziani, secretario de Energía de la Nación Fuente: Archivo
Maia Jastreblansky
(0)
23 de enero de 2020  • 11:09

Los socios del oficialismo desembarcan con algunos sobresaltos en los cargos vinculados a la política energética, área estratégica para Alberto Fernández en un sector con jugadores de peso y alto poder de lobby que presionan por tener interlocutores en el Gobierno. Cuando todavía no se confirmaron los nombres para varios puestos clave, ya hubo renuncias de funcionarios que generaron ruido público a un mes y medio de gestión.

El secretario de Energía, Sergio Lanziani, llegó al gabinete respaldado directamente por Fernández -a quien conoce desde 2018- en un presunto acuerdo con el PJ de Misiones. Pero en su entorno reconocen que, tras un encontronazo por los nombramientos en Yacyretá, hoy tiene rotas las relaciones con quien se atribuyó ser su espalda política, Carlos Rovira, el hombre fuerte del peronismo en esa provincia.

Ingeniero nuclear del Instituto Balseiro y exministro de Energía de Misiones, Lanziani tiene poco conocimiento entre los pesos pesados del sector hidrocarburífero, hoy muy ansiosos por conocer el proyecto de promoción que anunció Alberto Fernández y que puede definir el destino de Vaca Muerta, la joya de la Patagonia.

El puntapié de la iniciativa lo había dado el presidente de YPF, Guillermo Nielsen, quien llegó a manifestarle al sector que sería un proyecto inspirado en el modelo de Permian, el espejo de Vaca Muerta en Texas. Pero la redacción fina -en el contexto económico argentino- hoy está en manos del ministro de Desarrollo Productivo, y jefe de Lanziani, Matías Kulfas.

Sobre este sensible escenario, en las últimas horas se sumaron las renuncias de dos funcionarios del área, salidas que obedecieron a rencillas políticas pero que resonaron mediáticamente.

Ingeniero nuclear del Instituto Balseiro y exministro de Energía de Misiones, Lanziani tiene poco conocimiento entre los pesos pesados del sector hidrocarburífero, hoy muy ansiosos por conocer el proyecto que puede definir el destino de Vaca Muerta

La semana pasada renunció el subsecretario Administrativo de Energía, Maximiliano Galli, el hombre encargado de gestionar los recursos humanos y materiales de la secretaría de Lanziani. Le había presentado a Kulfas el diseño de un extenso organigrama, con decenas de cargos. Pero el ministro le dejó en claro que la Secretaría de Energía será una más de la cartera, con una estructura visiblemente más pequeña, muy lejos del superministerio que condujo Juan José Aranguren, que llegó a tener 19 subsecretarios. Y Galli se fue a dos días de haber sido oficializado en el Boletín Oficial.

El secretario de Energía, Sergio Lanziani, recibió hoy a representantes de la empresa rusa Rosatom
El secretario de Energía, Sergio Lanziani, recibió hoy a representantes de la empresa rusa Rosatom

En las últimas horas, pegó el portazo otro de los colaboradores directos de Lanziani, Federico Martelli, que había discutido con el propio Galli en los primeros días de gestión.

Sin llegar a ser oficializado en el cargo -como muchas terceras y cuartas líneas del gabinete- los motivos reales de su salida son todavía un misterio. "No vamos a hacer declaraciones", se limitaron a responder oficialmente en la secretaría de Energía.

Miembro del Grupo Callao y precandidato a intendente de La Plata, cuando recogió sus pertenencias Martelli publicó un tuit con un encriptado mensaje político y un video donde Juan Domingo Perón dice que "quien lucha contra un compañero es un enemigo o un traidor".

Trascendió que su salida obedeció a una cuenta pendiente de Enrique "Pepe" Albistur luego de que su esposa, la titular del Consejo Federal de Políticas Sociales, Victoria Tolosa Paz, disputara con él la interna del Frente de Todos en La Plata. Es esa ciudad, donde finalmente renovó Julio Garro (Juntos por el Cambio), calculan que los 11.000 votos que sacó Martelli en las PASO perjudicaron a Tolosa Paz, que quedó detrás de Florencia Saintout por unos 1500 votos.

Albistur estuvo ayer en la Casa Rosada, mientras su amigo, Alberto Fernández aterrizaba en Jerusalén. Se vio, por otros temas, con el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y con el jefe de asesores, Juan Manuel Olmos. "Es como que me acusen por el asesinato de Kennedy", les respondió, como si fuera un absurdo, cuando le preguntaron por la salida de Martelli.

Otros actores

La relación directa de Lanziani con Alberto es, a su vez, su fortaleza y su debilidad en un área que, por lo estratégica, suscita el interés de los socios del Frente de Todos. "Es normal que la coalición de gobierno se exprese en todos los ámbitos. La relación de trabajo de todos es perfecta", remarcan en el Gobierno.

Tras las renuncias, el área quedó con tres subsecretarios. Lanziani logró colocar a un viejo compañero de estudios, Juan Pablo Ordoñez, como subsecretario de Planeamiento Energético, un ingeniero nuclear y referente histórico del INVAP. Osvaldo Arrúa, histórico colaborador del misionero, fue designado subsecretario de Energía Eléctrica.

La subsecretaría más gravitante, la de Hidrocarburos, quedó sin embargo en manos de Juan José Carbajales, alguien que tiene diálogo directo con Kulfas y que mantiene, a su vez, muy buena relación con el kirchnerismo, en especial con Axel Kicillof. Conocedor del mercado, es el hombre clave para los inversores en Vaca Muerta. Como CEO de Cammesa, otro puesto estratégico, fue designado Esteban Kiper, otro nombre elogiado kirchnerismo duro, de buena sintonía con Kulfas y escaso diálogo con Lanziani.

En el área energética aún quedan vacantes claves por cubrir. En la IEASA (exEnarsa) -la empresa que administra las importaciones de gas natural y gas licuado- todavía está designado el directorio de la gestión de Mauricio Macri. Allí Claudia Mundo ya presentó su renuncia como gerenta general, pero debió permanecer en el directorio para no dejar acéfala a la compañía. La reunión de directorio será la semana que viene, y aún no hay señales claras de quién irá. En sector había sonado el nombre de Federico Bernal, un excolaborador de Julio De Vido, pero solo fue un rumor.

El presidente de YPF, Guillermo Nielsen por ahora pudo desembarcar con poca tropa propia. El referente de La Cámpora, Santiago "Patucho" Álvarez, llegó como vicepresidente de Comunicación y Relaciones Institucionales, una de las principales cajas de la empresa. Diego Gorgal -el hombre que Sergio Massa pretendía ver como ministro de Seguridad- terminó recalando como gerente de la seguridad física de la compañía. En la empresa todavía esperan el nombre más importante, el del nuevo CEO, un lugar que también pretende el kirchnerismo.

Nielsen fue quien anunció un aumento del 5% en las naftas, que Fernández ordenó desactivar. Confirmado el congelamiento, las petroleras que operan en Vaca Muerta reaccionaron con 600 despidos y 1800 suspensiones de personal y las estaciones de servicio peregrinaron los corrillos oficiales señalando que no podrían pagar la suma fija a sus playeros. Ayer, el ministro de Trabajo, Claudio Moroni, destrabó el conflicto con las empresas que están en el yacimiento de Neuquén. Para todos, la "gallina de los huevos de oro".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.