Entre versiones de salida, Macri ordenó a su gabinete dejar la campaña y focalizarse en la gestión

Rogelio Frigerio, con teléfono en mano, al salir de la residencia de Olivos tras otra jornada de rumores de cambio
Rogelio Frigerio, con teléfono en mano, al salir de la residencia de Olivos tras otra jornada de rumores de cambio Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Filipuzzi
Maia Jastreblansky
Santiago Dapelo
(0)
17 de agosto de 2019  • 21:01

Tras la derrota en las PASO, y en medio de una crisis económica, Mauricio Macri ordenó a sus ministros dejar de lado temporalmente la campaña electoral y focalizarse en la gestión. El Presidente envió el mensaje a su gabinete, que se reunió ayer en Olivos en otra jornada guiada por las fuertes versiones de cambios y renuncias.

Aunque la atmósfera electoral hace indivisible uno y otro plano, el pedido de Macri a su equipo de ministros fue dejar el tono proselitista para exhibir medidas y actos de gobierno. Mostrarse lo más fuertes posible y sin un discurso derrotista hacia el 27 de octubre. Y que la campaña quede en manos de los que pelearán por retener territorios y de las listas de candidatos a legislador, que también se juegan su ingreso al Congreso en las elecciones generales.

El Gobierno aún no logra reponerse del tembladeral: después del shock por la derrota del domingo siguió la vertiginosa devaluación del inicio de la semana. Y en las últimas 48 horas se diseminaron rápido los rumores sobre los cambios de gabinete. Trascendieron versiones fuertes sobre las salidas del jefe de Gabinete, Marcos Peña, y del ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, rumores que fueron alimentados también por miembros del oficialismo, mientras que desde la Casa Rosada se ocupaban de desmentirlos.

"Hoy no hay ninguna salida prevista y en los próximos días tampoco. Por supuesto que si más adelante hay una decisión de cambios en el equipo será pura y exclusivamente del Presidente", dijeron ayer los colaboradores de Macri.

El principal apuntado fue Dujovne. El ministro estuvo ayer en la quinta presidencial de Olivos. Participó del almuerzo que todos los viernes organiza Peña con los ministros y durante la tarde trabajó con Macri en las oficinas compartidas de la residencia presidencial.

"No hay nada. Sigue trabajando como todos los días", dijeron cerca del equipo económico. El ministro mantiene un bajísimo perfil público desde antes de las elecciones del domingo.

Ayer, mientras el ministro estaba en Olivos, en la puerta del Palacio de Hacienda un grupo pegó en la escalinata de ingreso un dibujo gigante con la figura del ministro y un traje a rayas. A los minutos, el afiche fue retirado.

En la reunión de gabinete del último miércoles, Dujovne recibió facturas internas, sobre todo por su defensa del programa acordado con el Fondo Monetario Internacional (FMI). "¡Para qué nos sirve el equilibrio fiscal en diciembre si no vamos a ganar!", le reprochó uno de los presentes.

Ayer, según pudo reconstruir LA NACION, Dujovne se mostró con mejor semblante frente a sus pares. La calma cambiaria ayudó a descomprimir el almuerzo entre todos los ministros, que se quedaron conversando en los jardines luego de comer.

En medio de los rumores sobre posibles cambios, fue el candidato a vicepresidente por Juntos por el Cambio, Miguel Ángel Pichetto, el encargado de salir al cruce. "Descarto la versión de las modificaciones en el Gobierno", dijo en Radio Mitre, y pidió no hablar de "transición". Pichetto había sonado como posible fusible por Peña.

"En ningún momento me ofreció absolutamente nada y descarto totalmente esa versión". Y agregó: "No hay ningún elemento o dato que indique por ahora ningún cambio en el Gobierno".

Los ministros ayer se encaminaron a trabajar en los anuncios de gestión que puedan dar desde sus carteras. "Ya terminó de caer la ficha", aseguraron en el Gobierno sobre la derrota de las PASO.

En Juntos por el Cambio ayer nadie se animaba a descartar de plano que pueda haber modificaciones en el gabinete en los próximos días. "Quizás definan algo el fin de semana, el tema sigue abierto", aventuraba una fuente oficial.

¿Cómo se expandió la versión de los cambios en el gabinete? En la Casa Rosada la adjudican a presiones (y pases de facturas) desde la provincia de Buenos Aires, la Ciudad e incluso algunos radicales. Entre las administraciones y los socios no cicatrizan las heridas por la mala performance en la elección y la pésima previsión de los resultados.

En la Casa Rosada, de todos modos, eligieron cuidadosamente a las caras visibles de esta semana. El miércoles, los voceros de las medidas fueron el ministro de Interior, Rogelio Frigerio, y la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley. El jueves, cuando se anunció la deducción del IVA de una canasta básica de alimentos, habló el ministro de Producción, Dante Sica. Fue el único ministro que ayer tuvo una reunión oficial con el Presidente.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.