Felipe Solá advirtió que el futuro gobierno no acompañará una baja de aranceles en el Mercosur

El posible futuro canciller advirtió que "sería gravísimo" que Macri acepte liberalizar el bloque "a cinco días" de dejar el poder
El posible futuro canciller advirtió que "sería gravísimo" que Macri acepte liberalizar el bloque "a cinco días" de dejar el poder
Alan Soria Guadalupe
(0)
28 de noviembre de 2019  • 20:23

Felipe Solá fue claro: el próximo gobierno no acompañará una baja en los aranceles externos del Mercosur. El diputado nacional y posible futuro canciller de Alberto Fernández dijo hoy que si Mauricio Macri avala una reducción del Arancel Externo Común en la cumbre del bloque de la semana que viene "sería gravísimo" y representaría "un bombazo" para la economía. Además, reveló que el kirchnerismo entabló conversaciones con el gobierno de Uruguay para intentar evitarlo.

" Si Macri lo acepta a cinco días de irse sería gravísimo. Los datos que tenemos es que [la decisión] podría pasar para 2020. Sería un bombazo económico muy fuerte que nos pondría en una situación complicada", sostuvo el dirigente al responder a una consulta de LA NACION.

El dirigente habló en la Universidad Torcuato Di Tella, durante el seminario "Los retos y dilemas de la democracia en América Latina", organizado conjuntamente con el German Institute of Global and Area Studies (GIGA) y la revista Nueva Sociedad.

Horas después de que trascendiera la intención del Gobierno de alinearse con Brasil y acompañar una mayor liberalización del Mercosur, los equipos del Frente de Todos contactaron al gobierno de Tabaré Vázquez -que deberá dejar el poder en manos de la oposición en marzo- para que "no acepten el arancel ni ningún cronograma" para reducir las barreras comerciales. "No es el momento", dijo Solá.

En un panel moderado por el flamante vicerrector de la institución, Juan Gabriel Tokatlian, el diputado nacional se refirió también al futuro del acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea (UE) y pareció apartarse de la ambigüedad con la que el Frente de Todos se manifestó en los últimos meses.

"O nos dejan cambiarlo o lo lamento mucho", lanzó Solá durante su intervención. El posible futuro sucesor de Jorge Faurie cuestionó que el macrismo "no consultó" a todos los sectores comprendidos en el pacto.

"No vamos a aceptar un acuerdo que pueda perjudicar a quien no fue consultado. Nosotros decimos que el acuerdo se puede y se debe cambiar. Tiene puntos abiertos. [Los europeos] nos apuran. ¡Más respeto con la economía argentina!", sostuvo.

El pacto, que fue uno de los objetivos centrales de la política exterior de Macri, todavía debe terminar su revisión legal y ser aprobado por todos los parlamentos de los países involucrados, lo que podría llevar dos años. Pero para Solá, el texto hoy no sería aprobado. "El acuerdo no pasa el Congreso ni aunque el Gobierno lo pida. Es más difícil que recular en chancletas", señaló.

Además, agregó que rediscutir el acuerdo sería complicado mientras los gobiernos de la Argentina y de Brasil mantienen posturas enfrentadas.

En ese sentido, durante la exposición de más de una hora, Solá fue contundente también cuando se habló sobre los roces permanentes entre el kirchnerismo y el gobierno de Jair Bolsonaro en Brasil.

"Estamos haciendo un duelo con Brasil. Es inesperado que un país hermano con el que hemos tenido encuentros con buen impacto en general sorpresivamente caiga en un gobierno con un nivel de agresión alto contra la Argentina y el Mercosur", lamentó Solá, y adelantó que el gobierno de Alberto Fernández buscará "desideologizar" el vínculo bilateral. "Si se quiere ideologizar una relación no tenemos que hacer lo mismo. Será ideología contra desideologización. No vamos a aceptar que el debate sea ideológico hasta que se cansen", agregó.

El diputado nacional subrayó además que Bolsonaro "no tiene claro" qué hacer con el futuro del Mercosur.

Solá ratificó hoy la intención de Fernández de resignificar la unidad de los países de América Latina y evitar que Venezuela sea el tema central de debate.

Aunque cuestionó al Grupo de Lima (integrado por la Argentina, Brasil y la mayoría de los países de la región), que busca ejercer presión al gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela, aseguró que la Argentina no abandonará el grupo. "Nos vamos a quedar para ir a hablar, para conversar", dijo el diputado. Y agregó: "Para discutir Venezuela hay que discutir otras cosas. No podemos tener una unidad latinoamericana basada solamente en qué pensamos sobre Venezuela porque se muere".

Por su parte, aunque aseguró que Fernández buscará tener una buena relación con Estados Unidos, Solá dijo que está "seguro" de que Washington "puso mucha plata" para forzar la salida de Maduro del poder.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.