Fernández, sobre la deuda y Kicillof: "Va a ser muy difícil poder seguir la lógica del gobernador"

Alberto Fernández en Alemania
Alberto Fernández en Alemania Crédito: Presidencia
(0)
7 de febrero de 2020  • 00:00

Un balance muy positivo de la gira, una sumatoria de respaldos internacionales y una advertencia velada para los acreedores privados de la Argentina: la Nación no va a seguir los pasos de Axel Kicillof si llega a la misma situación que enfrentó la provincia esta semana, cuando debió pagar a los acreedores por falta de acuerdo.

"Comprendo perfectamente bien al gobernador, pero va a ser muy difícil poder seguir la lógica del gobernador", dijo ayer el presidente Alberto Fernández al finalizar sus actividades en París y antes de emprender su regreso por la noche a la Argentina.

De ese modo, pareció enviarles un mensaje a los bonistas respecto de que no proyecten a nivel nacional la solución a la que recurrió Kicillof, cuando, al no lograr que el 75% de los acreedores aceptaran su propuesta de postergación del vencimiento, debió pagar 250 millones de dólares más los intereses.

En un diálogo con la prensa, Fernández también planteó que con la deuda contraída en pesos sería muy cauto y dejó en claro que no está dispuesto a emitir para hacer frente a esos pagos. "Hay que esperar, igual para el caso es lo mismo, porque nosotros también tenemos disciplina fiscal, no vamos a andar emitiendo dinero a lo loco, y menos para pagarles a los acreedores", dijo cuando le preguntaron por la deuda en moneda nacional.

"Lo que pasó en la provincia de Buenos Aires es una decisión que comprendo perfectamente al gobernador. Nosotros estamos trabajando de buena fe en la negociación de la deuda. Ese fue un vencimiento que cayó anticipadamente en dólares y no quisimos que nadie pensara que quisimos defaultear, queremos encontrar una solución real a la deuda sin caer en default, pero también sabemos que la deuda es insostenible y que va a ser imposible cumplir con las obligaciones", completó el concepto sobre el pasivo bonaerense.

Desde que la renegociación bonaerense ingresó en su etapa decisiva, la Casa Rosada buscó transmitir la idea de que las estrategias estaban coordinadas, pero al mismo tiempo que la responsabilidad de resolver el tema correspondía a la provincia, incluso al rechazar la posibilidad de auxiliarla financieramente.

Fernández realizó un balance muy positivo de su viaje a Europa, en donde pasó por Italia, Alemania, España y Francia. Según su definición, a partir de su gestión, "el acuerdo con el Fondo está más cerca ahora".

"La gira salió como quería que saliera. En algún momento sentimos dos cosas. La necesidad de plantearle a Europa que Europa es importante, y segundo, plantearle a Europa lo que nos pasa y pedirle su ayuda", explicó Fernández, quien resaltó cada una de las reuniones que mantuvo con el primer ministro de Italia, Giuseppe Conti; con la canciller de Alemania, Angela Merkel; con el presidente de España, Pedro Sánchez, y con el presidente de Francia, Emmanuel Macron.

Un párrafo especial le dedicó al Papa, con quien se vio en el inicio de su gira. "Siempre es muy gratificante para mí hablar con él, y él sabe cuánto valoro y pondero sus juicios, donde pudimos hablar además de los problemas que tiene la Argentina, y que de algún modo ese fue el inicio de lo que ayer culminó en el Vaticano con el seminario sobre la situación actual, sobre el capitalismo, la deuda". No mencionó el Presidente el tema del aborto, que es el único punto de diferencia con Francisco.

Fernández recibió a organismos de derechos humanos en París
Fernández recibió a organismos de derechos humanos en París Crédito: Presidencia

Cuando le preguntaron si lo había sorprendido el apoyo del Pontífice a la renegociación de la deuda, el Presidente dijo que no lo sorprendió, sino que lo alegró que hiciera público lo que él había escuchado en privado cuando tuvo la audiencia privada con él.

"No, no me sorprendieron porque en la charla privada con él hablamos de la Argentina y tuvimos una visión muy parecida en materia económica y en materia social, la necesidad de resolver el tema de la deuda para poder crecer, y la necesidad de que los argentinos dejemos de pelearnos por zonceras y de enfrentarnos y que unidos podamos enfrentar la crisis".

Como conclusión de todos los encuentros, Fernández puntualizó el cambio de posicionamiento relativo de la Argentina en su negociación con el FMI, su objetivo central en materia de política exterior.

"Yo creo que siempre hay una instancia de diálogo y negociación y yo siento que estamos más acompañados que antes. Hace una semana nos sentíamos un poco más solos, y ahora nos sentimos acompañados por las grandes potencias europeas", expresó Fernández, quien se reivindicó como un europeísta.

En su última actividad en París, Fernández se reunió con una veintena de argentinos que pertenecen a organismos de derechos humanos, al igual que ocurrió al inicio de su gira en Roma y en su primer viaje al exterior a Israel.

De esa actividad participaron también la ministra de Justicia, Marcela Losardo, y el diputado y exembajador en el Vaticano Eduardo Valdés. Más tarde, mantuvo un encuentro con directivos de una multinacional de minería y metales, antes de cerrar definitivamente su gira por Europa para buscar apoyo ante la renegociación de la deuda con el FMI.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.