Alberto Fernández dijo que no le pedirá al FMI los US$ 11 mil millones que restan del préstamo

El presidente recibió ayer al embajador de los Estados Unidos, Edward Prado
El presidente recibió ayer al embajador de los Estados Unidos, Edward Prado Crédito: Frente de Todos
(0)
27 de noviembre de 2019  • 00:57

Cuando faltan dos semanas para que asuma como presidente, Alberto Fernández reafirmó ayer su estrategia para renegociar la deuda con el Fondo Monetario Internacional ( FMI): reclamó que le den más tiempo al país para pagar lo que debe y anticipó que no pedirá el envío de los 11.000 millones de dólares que restan del crédito con el organismo.

"Hay un punto donde vos decís: '¿Tengo un problemón y voy a pedir 11.000 millones más?'. Yo lo que quiero es dejar de pedir y que me dejen pagar", dijo el presidente electo, durante una entrevista en Radio Con Vos. "La primera regla que tenemos que seguir nosotros es dejar de pedir dinero", agregó, en diálogo con Patricio Barton y Alejandro Dolina.

Si bien Fernández ya había dejado trascender que no solicitaría el envío de lo que queda del préstamo con el Fondo, es la primera vez que lo dice en público. En su entorno lo interpretaron como parte de la prédica que sostuvo el presidente electo en la campaña electoral. También es un adelanto de la negociación que entablará Fernández con el FMI. Ese tironeo empezó incluso antes de que el Frente de Todos ganara las elecciones generales.

"Si vos tenés un problema porque estás muy endeudado, ¿vos creés que la solución es seguir endeudándote? No es la solución. Es como el tipo que ha tomado mucho y está un poco borracho. La solución no es seguir tomando vino. La solución es que dejes de tomar", manifestó, para justificar la decisión de cortar los giros de dinero de parte del FMI.

De los 57.000 millones de dólares que contempla el préstamo firmado en junio de 2018, la Argentina recibió casi 45.000 millones de dólares. De ese total, el 94 por ciento se usó para cancelar servicios de deuda pública, según un informe del gobierno de Mauricio Macri.

De acuerdo con los equipos del presidente electo, 22.000 millones de dólares se usaron para financiar la fuga de capitales. Con ese argumento, Fernández ya había solicitado a fines de agosto que se detenga el envío de fondos a la Argentina. Después de la derrota del oficialismo en las PASO, el FMI canceló el desembolso de 5700 millones de dólares previsto para septiembre.

"La primera regla que tenemos que seguir es dejar de pedir dinero", sostuvo Alberto Fernández, y ratificó que la Argentina necesita que los acreedores le den más tiempo para recuperar su capacidad de pago
"La primera regla que tenemos que seguir es dejar de pedir dinero", sostuvo Alberto Fernández, y ratificó que la Argentina necesita que los acreedores le den más tiempo para recuperar su capacidad de pago

Lejos de reclamar la liberación de ese dinero, Fernández sostuvo ayer que la Argentina puede salir de la crisis sin esos fondos. "Yo no quiero firmar acuerdos que no voy a cumplir. Esos acuerdos ya los firmó Macri. Firmó uno, dos, tres y no cumplió ninguno. Yo quiero firmar uno que lo podamos cumplir", dijo.

Acto seguido expuso el planteo que ya hizo ante las autoridades del Fondo con las que mantuvo contacto después del 27 de octubre, entre ellas Kristalina Georgieva, con quien conversó la semana pasada.

"Lo único que tenemos que hacer para cumplir es decir: 'No nos presten más plata. Pero déjenme desarrollarme para poder pagarles. Es tan simple como esto'. ¿Cuánto tiempo necesito? No sé. Discutamos cuánto tiempo necesito para volver a poner en marcha la economía, pero no me presten más plata, porque es como querer calmar la borrachera mientras uno sigue tomando más vino", insistió.

Los interrogantes

El reclamo de Fernández coincide con la propuesta de renegociación de la deuda que elaboró en su momento el economista Martín Guzmán, un investigador de la Universidad de Columbia al que el presidente electo escucha con mucha atención.

Discípulo de Joseph Stiglitz, Guzmán se reunió en septiembre con el gobernador de Tucumán, Juan Manzur, y a principios de octubre con Sergio Massa en Nueva York. La semana pasada llegó a sonar como carta sorpresa para el Ministerio de Hacienda y Finanzas.

En el entorno de Fernández relativizaron esa posibilidad, pero confirmaron que el presidente electo tomó en consideración su propuesta para abordar el problema de la deuda: suspender los pagos de intereses y capital entre 2020 y 2022 para reactivar la economía y recuperar la capacidad de pago a los acreedores.

El presidente electo insistió ayer en que un ajuste fiscal no estará en su menú de opciones a partir del 10 de diciembre.

"Nadie me pide un ajuste porque saben que no hay por dónde ajustar. Se ajustó tanto que se dejó de dar vacunas. Se lo dije a la directora del Fondo, en la Argentina reaparecieron enfermedades porque se dejó de dar vacunas, sarampión, varicela, tuberculosis. Para que se haya dejado de darles vacunas a los chicos es que ajustaron en lo que no debían", afirmó.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.