Alberto Fernández rediseña los "ravioles" del organigrama del Gobierno

El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y la secretaria de Legal y Técnica, Vilma Ibarra, avanzaron este miércoles durante todo el día con las definiciones del mapa del Estado
El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y la secretaria de Legal y Técnica, Vilma Ibarra, avanzaron este miércoles durante todo el día con las definiciones del mapa del Estado Fuente: LA NACION - Crédito: Ricardo Pristupluk
Maia Jastreblansky
(0)
11 de diciembre de 2019  • 20:58

El esquema sigue en etapa de definiciones, pero varios cargos cambiarían y otros se mudarían del organigrama de la Casa Rosada que comenzó a comandar Alberto Fernández.

La secretaría General de la Presidencia -el área que asiste al jefe de Estado en su agenda, logística y relacionamiento- tendrá con Alberto Fernández un amplio rediseño, con una impronta distinta a la que tuvo con Mauricio Macri.

La dependencia, a cargo de Julio Vitobello, quedará con una estructura mucho más tradicional, aunque conservará un costado político. Varios "ravioles" (direcciones del organigrama) serán reconfigurados. Vitobello, según pudo reconstruir LA NACION, tendría cuatro subsecretarios: Miguel Cuberos, Gerardo Serrano, Claudia Sosa y Julián Massolo. Los nombres de los cargos estaban ayer bajo definición.

El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y la secretaria de Legal y Técnica, Vilma Ibarra, avanzaron este miércoles con las definiciones del mapa del Estado.

"La estructura general ya está definida. Se está ejecutando cuestiones normativas de lo organizacional", señalaron fuentes del Gobierno.

Presidencia

La secretaría General de la Presidencia ya no tendrá, como hasta la semana pasada, una subsecretaría de Comunicación Presidencial. Tampoco una dirección de Discurso. Eran estructuras que había creado Macri para tener una asesoría cercana y que donde estaban designadas Fátima Micheo y Julieta Herrero, respectivamente.

Presidencia también se desprenderá de deportes y turismo. Ahora tienen un ministerio propio, a cargo de Matías Lammens.

La secretaria de Comunicación presidencial, que quedó a cargo de Juan Pablo Biondi, absorberá a buena parte del esquema comunicacional de la Secretaría General de la Presidencia. Se ocupará de manejar la prensa y las redes de Fernández.

Francisco "Pancho" Meritello, a cargo de la secretaría de Comunicación y Sistema de Medios Públicos, se ocupará de la difusión general de las actividades del Gobierno. Dentro de esa órbita, se evaluaba crear una subsecretaría dedicada a la "imagen y el discurso", a cargo de la consultora y politóloga Victoria Banegas.

Amigo de Fernández desde hace más de veinte años, Vitobello tendrá un rol político, operativo y administrativo. Cuadro técnico de estrecha confianza del Presidente, estará a cargo de cuidar la logística y la seguridad del mandatario, además de asesorarlo en la gestión diaria del Gobierno.

Conocedor de los resortes del Estado, durante el kirhnerismo Vitobello pasó por la jefatura de gabinete, la Sigen y la Oficina Anticorrupción y volvió para acompañar a Fernández en su campaña.

Debajo suyo estará otro incondicional de Fernández, Cuberos. Se moverá con línea directa con jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, como asesor en el armado y el relacionamiento político. Similar al papel que tuvo Carlos Kunkel en los dos años primeros años de la gestión de Néstor Kirchner, según se imaginaban en el entorno presidencial.

Cuberos puede pasar al despacho presidencial sin avisar. Ayer, por caso, en el ingreso a la Casa Rosada le sostuvo la banda y el bastón presidencial. Y a la noche cenó con Fernández en Olivos, junto a Biondi y al jefe de asesores, Juan Manuel Olmos, que buscó en la Casa Rosada un despacho más reservado que el que tenía su antecesor, José Torello.

Este miércoles fueron oficializados en el Boletín Oficial los ministros que juraron el martes. Se espera que mañana salgan publicadas las designaciones de las estructuras que están inmediatamente por debajo de esos funcionarios.

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.