Fernández y Negri polemizaron por la "herencia" del líder radical

Mario Negri
Mario Negri Fuente: LA NACION - Crédito: Enrique Villegas
El candidato tildó de "mentiroso" al diputado, que le enrostró maltratos a Alfonsín
Jaime Rosemberg
(0)
26 de septiembre de 2019  

La polémica entre el oficialismo y la oposición en torno de la herencia política de Raúl Alfonsín, primer presidente en el retorno de la democracia, subió ayer varios peldaños, con Alberto Fernández y Mario Negri como protagonistas principales del contrapunto.

Todo comenzó anteayer, cuando Fernández fue el invitado principal de un encuentro, en el restaurante Lalín, de "alfonsinistas" que apoyan la candidatura de Matías Lammens a jefe de gobierno porteño. Allí, Fernández afirmó que él también era el "resultado" del expresidente radical, para quien trabajó en su período de gobierno.

El radical Mario Negri le recordó, de inmediato, que en 2006 la Casa Rosada (bajo la presidencia de Néstor Kirchner y la Jefatura de Gabinete a cargo de Fernández) le impidió la entrada al propio Alfonsín para rendir homenaje al también expresidente Arturo Illia.

"Negri miente, como siempre mintió Cambiemos y como siempre le mintieron a los argentinos. Miente y confunde como mintió Macri. Los argentinos ya los conocen y saben lo que hicieron con las banderas del radicalismo", escribió el candidato presidencial del Frente de Todos.

A los pocos minutos, Negri volvió a responderle. "No te enojes Alberto, la única verdad es la realidad", retrucó el dirigente cordobés, recordó el episodio de Alfonsín y también los calificativos de "patético y deplorable" con el que Fernández caracterizaba al gobierno de Cristina Kirchner antes de su reconciliación política.

Edificio con su nombre

En otro capítulo de esa polémica, que siguió durante toda la jornada en las redes sociales, el Gobierno bautizó ayer con el nombre de Raúl Alfonsín al edificio en la sede de la ex-ESMA a la que trasladará el Ministerio de Justicia.

Por medio de la resolución 761, publicada en el Boletín Oficial y con la firma del ministro de Justicia, Germán Garavano, se asigna el nombre del expresidente radical fallecido en marzo de 2009 "al Edificio Institucional del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos", conocido como edificio N° 11 identificado como "ex-Casino de Aspirantes y Cantina".

En los considerandos de la resolución, Garavano destaca a Alfonsín y su "fuerte compromiso con la Justicia y los derechos humanos, aun en los difíciles años de interrupción del orden constitucional". También recuerda que "al ser electo presidente de la Nación, y a pocos días de asumir, impulsó una línea de acción histórica en el campo de la defensa de los derechos humanos, creando la Comisión Nacional para la Desaparición de Personas, para recibir denuncias de violaciones a los derechos humanos".

"A todas luces es muy importante. Alfonsín ocupará por siempre un lugar destacado en nuestra historia política como constructor de la democracia fortalecida en la independencia de poderes, y como impulsor y defensor de los derechos humanos y la Justicia. Honrar su nombre en la edificio del ministerio es un acto enorme, sobre todo en este lugar de la ex-Esma", afirmó a LA NACION el secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj.

"Sostenemos desde el primer día de nuestra gestión que este predio debe ser un polo de derechos humanos, alejado de todo uso ideológico y partidario. Es un espacio del Estado para todos los ciudadanos. Este es un hito más en este camino que vamos a consolidar en los próximos cuatro años", agregó el funcionario, con un agregado de tono electoral.

Anteanoche, el candidato del Frente de Todos tuvo su "noche radical" en Lalín. Estuvieron, entre otros, el diputado cristinista Leopoldo Moreau -fundador en 1968 de la Junta Coordinadora que luego apoyara a Alfonsín en su llegada a la presidencia-, el sindicalista bancario Sergio Palazzo, el candidato a senador Mariano Recalde y Leandro Santoro, entre otros dirigentes.

Fernández calificó de "inigualable" a Alfonsín y reivindicó que el expresidente "nos enseñó que la política es el camino", en crítica indirecta al macrismo. Sus seguidores recordaron ayer otras frases del expresidente, ya en el final de su vida, en las que criticaba a Elisa Carrió y decía, además, que su "límite" eran "la derecha" y Macri.

Así volvió a encenderse un debate que está, en tiempos electorales, muy lejos de tener su punto final.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.