Gesto de distensión de Alberto Fernández para recomponer lazos con Brasil

"Transmitan a Bolsonaro mi respeto y valoración", le dijo a un grupo de legisladores
Laura Serra
Gabriel Sued
(0)
6 de diciembre de 2019  

Cinco días antes de asumir, Alberto Fernández hizo ayer su intento más serio de recomponer la relación con el gobierno de Brasil: recibió a una delegación de diputados de ese país, encabezada por el titular de la cámara, Rodrigo Maia, y les pidió que le transmitieran al presidente Jair Bolsonaro su deseo de trabajar juntos.

"Si nos respetamos, convivir es más fácil. Transmitan al presidente Jair Bolsonaro mi respeto y valoración para trabajar juntos. Mi primer gesto con Brasil es enviar como embajador a alguien muy valorado por mí", dijo Fernández, en referencia a Daniel Scioli. Fue uno de los que estuvieron presentes en la reunión, de la que también participaron Felipe Solá, confirmado como canciller, y Sergio Massa, presidente electo de la Cámara de Diputados.

"Tenemos un destino en común, tenemos que cuidar que ninguna coyuntura altere nuestra relación: Brasil es un hermano con otro idioma", agregó el presidente electo. Las frases de Fernández coronan una serie de gestiones apuntadas a desactivar la disputa con el gobierno de Brasil y a avanzar en la recomposición del vínculo con el principal socio comercial de la Argentina.

El presidente electo le hizo un pedido especial en ese sentido a Scioli, con quien se reunió anteayer a solas durante más de una hora. "Me pidió que ponga toda mi energía para multiplicar el intercambio comercial y afianzar el vínculo político. Tenemos que priorizar la relación con nuestros hermanos brasileños y superar cualquier tipo de diferencias", dijo Scioli a LA NACION. El futuro embajador viajará antes de fin de año a Brasilia, para entrar en contacto con el cuerpo diplomático argentino apostado en esa ciudad.

La visita de la delegación de diputados brasileños la organizó Massa, como presidente electo de la Cámara baja. "Más allá de las personas y de las diferencias de ideas que podamos tener, la relación de la Argentina con Brasil es imprescindible, indestructible y permanente. La vamos a consolidar con todas las herramientas que tengamos en nuestras manos", enfatizó Massa, al término de una primera reunión, realizada en el Congreso, de la que participaron representantes de todos los bloques.

En una declaración conjunta, diputados de los dos países expresaron "su convicción de que los poderes legislativos de Argentina y Brasil deben estar al frente de los procesos de discusión y aprobación de iniciativas que permitan retomar el crecimiento económico, recuperar la capacidad de acción del sector público, fomentar la inversión privada, combatir el desempleo y reducir la pobreza y la desigualdad social en sus naciones".

Destacaron además "la voluntad de contribuir para que la Argentina y Brasil, por medio de sus comisiones permanentes y grupos parlamentarios de amistad, puedan continuar profundizando su cooperación bilateral en las áreas de medio ambiente, salud, educación, cultura, turismo, ciencia y tecnología, energías renovables, defensa, energía nuclear, espacio y Antártida, siempre en pos del desarrollo sostenible y el bienestar de sus poblaciones".

El diputado Maia, quien comunicó que Bolsonaro avaló su visita a la Argentina, exaltó la importancia de la "diplomacia parlamentaria" como herramienta para el acercamiento de ambos países. El legislador evitó, sin embargo, dar precisiones sobre cuándo podría producirse el primer encuentro entre Bolsonaro y Fernández. El presidente brasileño se reunió ayer con Mauricio Macri, en la Cumbre del Mercosur.

El jefe del Frente Renovador concibió el encuentro con su par brasileño como un gesto: quería que su primera actividad como presidente electo fuera un gesto de aproximación al oficialismo de Brasil. El nombre de Maia se hizo conocido en la Argentina hace un mes, cuando frenó una iniciativa de Eduardo Bolsonaro, hijo del presidente, para repudiar la posición de Fernández sobre la liberación del expresidente Lula da Silva.

En la reunión de ayer, en las oficinas de Puerto Madero, el presidente electo agradeció el gesto de Maia. Eso sí, reafirmó que no modificará su postura sobre la situación de Lula. "Es mi amigo y le tengo mucho cariño. No esperen que diga nada distinto a lo que dije hasta ahora", advirtió. En la delegación de diputados de Brasil había también referentes de todas las bancadas, entre ellos, el del Partido de los Trabajadores (PT), Paulo Pimenta.

También estuvieron Sérgio França Danese, embajador de Brasil en la Argentina; Aguinaldo Ribeiro, líder del bloque oficialista; Baleia Rossi, del Movimiento Democrático Brasileño; Elmar Nascimento, de Demócratas, y Orlando Silva, del Partido Comunista. En el Congreso, junto con Massa, participaron Máximo Kirchner, Mario Negri, Álvaro González, José Luis Ramón y María Cristina Álvarez Rodríguez.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.