Guernica. Denuncian "hostigamiento policial" hacia Médicos del Mundo que hicieron tareas sanitarias en la toma

Un equipo de trece profesionales voluntarios de la organización llegó hoy a Guernica y debieron presentar documentación al retirarse. "Fue una situación sumamente irregular", dijo la directora de Médicos del Mundo, Natalia García
Un equipo de trece profesionales voluntarios de la organización llegó hoy a Guernica y debieron presentar documentación al retirarse. "Fue una situación sumamente irregular", dijo la directora de Médicos del Mundo, Natalia García Crédito: Médicos del Mundo
Paula Rossi
(0)
19 de septiembre de 2020  • 22:36

El desalojo de la toma de terrenos en Guernica, en el municipio de Presidente Perón, está dispuesto para que ocurra entre el 23 y el 25 de septiembre. En plena cuenta regresiva, trece voluntarios de Médicos del Mundo, una organización independiente que trabaja desde hace años para dar respuesta a la emergencia de salud en asentamientos de la provincia de Buenos Aires, llegaron al predio este sábado por la mañana para realizar tareas de atención primaria de la salud entre las familias.

Los delegados y organizaciones presentes en Guernica denunciaron, a través de un comunicado, que al momento de retirarse, los profesionales fueron víctimas del "hostigamiento policial", al ser abordados por efectivos que les pidieron documentación. En Médicos del Mundo también entendieron la situación como "sumamente irregular". Sin embargo, fuentes del Ministerio de Seguridad de la Provincia aclararon a LA NACION que, como el "predio está judicializado", la policía actúa "bajo las órdenes de la Justicia" y debe controlar los ingresos y los egresos.

En la nota de prensa, los delegados de Guernica señalaron que cerca de las 18 y, al momento de retirarse, la comitiva de Médicos del Mundo "fue interceptada por una camioneta policial que solicitó acompañarlos a la comisaría a dejar sus datos". Indicaron, también, que el personal de la policía expresó que "dejaban entrar a las personas al predio, pero tenían la orden de pedir los datos a la salida".

Los referentes de distintas agrupaciones que colaboran con las 2500 familias, en diálogo con LA NACION, coincidieron en que existió un "mecanismo de hostigamiento", ya que puntualizaron que la llegada de la organización voluntaria "estaba prevista", al igual que el tipo de tarea que desarrolló el grupo de médicos pediatras, clínicos, obstetras, psicólogos, trabajadores sociales y personal de logística y coordinación.

La directora de Médicos del Mundo, Natalia García, se mostró en una postura similar ante este medio. "Fue una situación sumamente irregular por dos razones. La primera, porque cruzaron con un patrullero en velocidad a una camioneta que transportaba voluntarios de Médicos del Mundo, sin siquiera acercarse a nosotros en buenas condiciones, ni para hablarnos correctamente. Siempre estamos en contacto con fuerzas de seguridad y nunca nos hacen esto porque están para cuidarnos", expresó.

Como segunda razón, García señaló: "Nos llevaron a la comisaría porque supuestamente 'una fiscal quería hablar con nosotros' y era falso. Solo salió una persona, sin identificación, a pedir nuestros datos. Tuvimos una conversación, di los datos y nos retiramos".

Los delegados de Guernica emitieron un comunicado en el que mencionaron "hostigamiento policial" hacia el equipo que realizó tareas de atención primaria a parte de las 2500 familias
Los delegados de Guernica emitieron un comunicado en el que mencionaron "hostigamiento policial" hacia el equipo que realizó tareas de atención primaria a parte de las 2500 familias Crédito: Médicos del Mundo

La coordinadora del área de Salud Colectiva de Barrios de Pie-Libres del Sur, Laura Lonatti, quien acompañó al equipo de Médicos del Mundo y se retiró del predio en Guernica junto a ellos, en un colectivo ploteado con el sello de la organización voluntaria y una combi, replicó el relato de García. La mujer dijo a LA NACION, además, que le pareció "intimidatoria la medida", a pesar de que sostuvo que los efectivos policiales les notificaron que "estaban cumpliendo órdenes" y que "no podían dejarlos retirarse sin notificarse".

Lonatti indicó: "Una camioneta de la Policía nos detuvo como si fuésemos delincuentes. Vieron el camión, que estuvo todo el día en Guernica. No queríamos que los profesionales vivieran esa situación, que no tenía ningún sentido".

Fuentes del Ministerio de Seguridad bonaerense explicaron a LA NACION que la policía actúa "por orden de la Justicia", ya que es "el brazo" de ese poder en la toma. Sobre lo ocurrido la tarde del sábado, detallaron: "No puede ingresar cualquier persona, no funciona de esa manera. El predio está judicializado y, si no te frenaron cuando ingresás, cuando salís te paran para pedirte la documentación. Cualquier organización tiene que ajustarse a derecho".

De todas maneras, entendieron que tal vez "que te pidan la documentación es antipático" para aquellos "que tratan de ayudar", pero informaron que "nadie fue maltratado y tampoco hubo detenidos, ni demorados".

Fuentes del Ministerio de Seguridad de la provincia señalaron que como el predio está judicializado, la policía actúa por orden de la Justicia y debe controlar los ingresos y los egresos
Fuentes del Ministerio de Seguridad de la provincia señalaron que como el predio está judicializado, la policía actúa por orden de la Justicia y debe controlar los ingresos y los egresos Crédito: Médicos del Mundo

La coordinación de delegados y delegadas de Guernica no solo denunció esa problemática, sino que incluso sostuvo que "la policía actuó en complicidad con una persona del sindicato de Estaciones de Servicio, dirigido por Carlos Acuña, marido de Blanca Cantero, intendenta de Presidente Perón, quien reclama en los medios el desalojo del predio" y alertaron que, durante el censo que se lleva adelante para relevar a las familias, "se hicieron presentes personas del sindicato de televisión, sin ninguna función vinculada al censo, sino solo para intimidar a los vecinos".

En referencia con ello, la referente de Barrios de Pie-Libres del Sur, Silvia Saravia, dijo a LA NACION: "Son situaciones extrañas, las familias no están en una actitud agresiva". En esa misma línea se manifestó el dirigente del Polo Obrero, Eduardo Belliboni, quien también entendió como "muy extraño" ese accionar denunciado en el comunicado ya que, según comentó a este medio, "no pareciera" que la presunta presencia de personal sindical "haya estado apoyando la toma". Ambas organizaciones colaboran con las familias en el predio de más de 100 hectáreas. Sobre ello, sin embargo, la directora de Médicos del Mundo indicó que su equipo "solo habló con tres policías y con el uniformado sin identificación que salió de la comisaría".

En la nota de prensa, los delegados y delegadas de Guernica escribieron: "A diez años del asesinato de Mariano Ferreyra a manos de una patota sindical, en el marco de una lucha de los trabajadores, hacemos responsables a las autoridades políticas nacionales, provinciales y municipales por la integridad de los vecinos de las tierras recuperadas de Guernica y de las organizaciones solidarias".

Desde el Ministerio de Seguridad de la Provincia se refirieron a esa cuestión y desmintieron esa "complicidad" denunciada por los delegados en el escrito. "¿Qué tiene que ver un sindicalista? ¿Qué autoridad tiene? El Estado no necesita ampararse en un sindicalista. Estamos trabajando con paz en una situación delicada", refirieron a LA NACION.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.