Hagelin aceptó la reparación

Indemnización: el padre de la joven desaparecida en 1977 dijo sentirse aliviado por el acuerdo alcanzado; visita a De la Rúa.
(0)
21 de marzo de 2000  

"Se trata simplemente de una forma de aliviarme la carga que llevo, junto con mi familia, desde hace tanto tiempo." Fue la sencilla explicación con la que Ragnar Hagelin confirmó ayer que acordó con el Gobierno la indemnización que recibirá por los daños morales sufridos por causa de la desaparición de su hija, Dagmar Hagelin, el 27 de enero de 1977.

"No es dinero por mi hija", aclaró en la Casa de Gobierno, donde fue recibido, al mediodía, por el presidente Fernando de la Rúa.

Había llegado a la Argentina hacía exactamente una semana para participar, en el Palacio San Martín, de una reunión con autoridades de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), el secretario general de la Presidencia, Jorge de la Rúa, y el representante especial para derechos humanos en el ámbito internacional, Leandro Despouy.

Luego, el viernes último, concurrió a la Cancillería y firmó el acuerdo de indemnización, cuyo monto no fue difundido por pedido del propio beneficiario, según las explicaciones de algunos diplomáticos. Sin embargo, trascendió que la suma del acuerdo sería de 700.000 dólares.

Esa cifra se pagará "parte en efectivo y parte en bonos", precisó el ministro de Justicia, Ricardo Gil Lavedra. "El resarcimiento económico simboliza cuál fue la responsabilidad del Estado en todos esos hechos similares", agregó.

Sin privilegios

"El Gobierno no me ha dado ningún tratamiento de privilegio, sino que no hizo más que cumplir con la sentencia que los tribunales argentinos ya habían determinado", sostuvo Hagelin.

En 1989, antes de volver a vivir a Estocolmo, Hagelin demandó al Estado por el daño moral que implicó, a él y a su familia, la desaparición de Dagmar, ocurrida en la mañana del 27 de enero de 1977. Hasta entonces, la joven vivía, junto con sus padres, en una vivienda del barrio porteño de Belgrano. Además, presentó otras dos demandas para que se castigara a los culpables del crimen.

"Continuaré luchando más activamente para que se resuelvan los dos juicios penales aún abiertos por el secuestro y la desaparición de mi hija", dijo ayer Hagelin, después de visitar a De la Rúa.

Esta es la segunda vez que se entrevista con el Presidente: De la Rúa recibió en el Grand Hotel de Estocolmo a Hagelin el mismo día en que se cumplieron 23 años de la desaparición de Dagmar.

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.