Indicadores de cambio y de continuidad en el horizonte

Fabián Perechodnik
(0)
13 de abril de 2014  

Faltan dieciocho meses para la primera vuelta de las elecciones presidenciales de la Argentina. Un par de meses menos si se mantiene el actual sistema de elecciones primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias, las tan mencionadas PASO. Pero la dinámica política actual pareciera mostrar que ya comenzó la disputa electoral y 2015 se asoma mucho más cerca de lo que indica el calendario.

No obstante, sería un error interpretar esta coyuntura como el momento definitivo para la conformación del mapa político-electoral del país : los ciudadanos cambian sus miradas y preferencias mes tras mes, escribiendo páginas con tinta que se borra más fácilmente de lo que muchos creen.

LA NACION y Poliarquía presentan hoy los resultados de un estudio nacional de opinión pública realizado esta semana, que pone de manifiesto algunos indicios interesantes sobre cómo empieza a formarse la opinión de la gente frente a este proceso. Sostenemos una vez más que las preocupaciones ciudadanas, especialmente las vinculadas con la seguridad, la economía y el empleo, están muy por encima de las cuestiones políticas y electorales.

Es cierto, también, que el resultado electoral de 2013, con la imposibilidad de avanzar con la re-reelección presidencial, dejó marcas en la política y en la opinión pública que dan sustento al anticipo que se vive por estos días para la carrera presidencial.

La encuesta revela algunas cuestiones de época que son interesantes para analizar. Cuando se indaga la intención de voto por partido/espacio, en las respuestas espontáneas de los entrevistados aparece la idea de que los partidos tradicionales ya no cuentan con el peso que supieron tener.

La idea de espacios políticos flexibles y con mucha movilidad pareciera primar en la opinión de la gente. Al mismo tiempo, se observan "marcas partidarias" con fuerte instalación, al igual que los nuevos espacios como el Frente Renovador y UNEN, que han debutado en el último proceso electoral en distritos de gran peso y que se encuentran aún en etapa de conocimiento y crecimiento en el escenario nacional.

El peso de las figuras políticas, en términos personales, sigue teniendo claramente una mayor incidencia en las preferencias de la gente que los mencionados espacios. Aunque la combinación de figura más espacio, en algunos casos, potencia y modifica los resultados.

La otra cuestión para destacar, a estas alturas de los acontecimientos, es que casi la mitad de los encuestados prefieren un candidato presidencial que sea capaz de cambiar algunas cosas y continuar con las que están bien del actual gobierno.

En una mirada aun más amplia y más allá de los resultados que muestra esta encuesta, en los últimos meses se puede observar cierta expectativa favorable de la opinión pública para con la dirigencia política en general. Cuando se viven situaciones económicas tan complejas como han sido los últimos meses, el impacto negativo solía abarcar el conjunto de la clase política. En este tiempo, ese costo negativo queda casi exclusivamente en cabeza del gobierno nacional y al margen de los candidatos y los dirigentes de los distintos niveles y espacios. Es un dato no menor en el análisis que nos toca hacer.

En general, después de largos procesos políticos, como es el caso del kirchnerismo en el poder, el clivaje cambio o continuidad es el que suele primar en la opinión pública. No pareciera ser éste el caso típico, aunque todavía es temprano para cerrar una afirmación tajante al respecto.

Sin embargo, se puede atisbar cierta inclinación creciente de la opinión pública hacia la búsqueda de cambios parciales, moderados, más que hacia escenarios abruptos y de cambios totales.

Una vez más, tenemos más preguntas que respuestas. El discurrir del tiempo, la política y los políticos nos darán las certezas de que esperamos y necesitamos.

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.