Interrogantes en el cavallismo sobre el final del empresario

Pésame: conmovido, Domingo Cavallo envió sus condolencias a la familia de Alfredo Yabrán; escepticismo y precauciones.
(0)
21 de mayo de 1998  

-Quería saber qué análisis puede hacer Cavallo ante el supuesto suicidio de Yabrán.

-¿Qué suicidio?, me estás cargando.

-No, ya fue confirmado.

-A ver..., llamame en cinco minutos.

Tras este diálogo con La Nación , uno de los voceros de Acción por la República (AR) le informó a Domingo Cavallo sobre la muerte del empresario postal, segundos antes de que el diputado diera una conferencia de prensa donde repitió las denuncias contra su otrora enemigo. "Acabo de enterarme de que habría fallecido. Si es así, lo lamento como ser humano y envío mis condolencias a su familia", dijo un Cavallo preocupado.

Las caras alegres que desde el viernes último se podían observar en el cavallismo tras el pedido de captura del empresario realizado por el juez Macchi, fueron reemplazadas ayer por expresiones de consternación.

La muerte de Yabrán trajo preocupación al riñón cavallista. Luego de la conferencia de prensa, Cavallo se reunió con los integrantes de la mesa ejecutiva de AR donde se analizó la trágica noticia. "Toda muerte me conmueve", les habría dicho Cavallo a Alfredo Castañón, Guillermo Francos, Pablo Caulier, Raúl Carignano, César Albrisi y Bernardo García Hamilton, en una de las salas del nuevo edificio partidario de Junín al 200.

Una alta fuente partidaria confió a La Nación que el cavallismo, tras el impacto inicial del hecho, tiene serias dudas sobre el suicidio. "Creemos que, por ahora, el 80% de las posibilidades se inclinan por la muerte dudosa y el 20% por el suicidio. No era el proceder de Yabrán contemplar el suicidio. Es más, ayer -por anteayer- evaluamos la posibilidad de la muerte de Yabrán, pero no del suicidio."

Las especulaciones políticas ante la muerte de una persona son crudas pero, paradójicamente, vitales para los dirigentes políticos, entre ellos los de AR. "Nosotros vamos a mantenernos alertas de acá en adelante. La muerte de Yabrán no implica que desaparezca toda la estructura que montó en el Gobierno y en la Justicia", dijo una de las voces que más escucha Cavallo.

La fuente especuló sobre los beneficios y los costos que tendrá un hecho desagradable para los sectores del poder: "La más beneficiada es la Alianza; el Gobierno detiene el debilitamiento provocado por la fuga de Yabrán, y el más perjudicado es Duhalde, que perdió la carta fuerte que protegía su carrera presidencial".

Los hombres de Cavallo no descartan represalias del entorno yabranista. Por eso, en las próximas horas, intentarán identificar la ingeniería de testaferros que, se presume, tiene. Entre ellos cuentan a Andrés Gigena, Héctor Colella y a Natalio Levitán.

Un hecho que preocupa a Cavallo ya no pasa inadvertido. Es la promesa de venganza que hizo pública Yabrán en diciembre último, a través de una solicitada. "Se verá quién cumple su voluntad", dicen, expectantes, los operadores de Cavallo.

Duelo verbal

Wenceslao Bunge, vocero de Yabrán, acusó a Cavallo de llevar a la muerte al empresario. "Ha sucedido una cosa repugnante. Esa cosa tiene nombre y apellido: Domingo Cavallo." El diputado y enemigo declarado del magnate le contestó en el programa "A dos voces": "Hay que tomarlo como de quien viene. Bunge es el vocero de una organización criminal".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.