Jorge Macri: el primo que desafió a Mauricio y ahora busca un nombre propio

Hace dos años se distanció de Pro, pero volvió y desbancó al "Japonés" García pese a la resistencia del jefe de gobierno; una historia no exenta de polémicas
Iván Ruiz
(0)
8 de noviembre de 2011  • 00:55

Jorge Macri nunca olvidará el 26 de febrero de 2009. La campaña recién comenzaba. Eran días de negociación en Pro. El primo de Mauricio Macri era el encargado de articular las candidaturas de Francisco de Narváez y Felipe Solá, que estaban cada vez más cerca de sellar una alianza.

Los primos se reunieron en el despacho del jefe de gobierno. Minutos después, luego de una discusión, Jorge Macri se alejaba de Pro. Eran días difíciles para él.

Nunca quedaron claros los motivos de su desplazamiento, pero apenas circuló la noticia comenzaron los rumores. La versión oficial sostenía que había sufrido una recaída por su by-pass gástrico. Sin embargo, sus detractores aseguraban que dentro de partido molestó cierto abuso de su apellido. También se deslizó la inminente publicación de un supuesto video hot que lo involucraba.

Con el tiempo saldó sus diferencias con Mauricio hasta que, este verano, supo decirle que no en el momento justo. Lo convenció de que lo mejor era competir por la intendencia de Vicente López. Sin chances de ganar la gobernación, no quería volver a dar esa pelea. El tiempo le dio la razón: destronó a Enrique "Japonés" García.

A la sombra de su primo, este empresario intenta hacer su camino en territorio bonaerense. Por lo pronto, será el segundo dirigente de Pro que gobernará. Pero no es un novato en el arte de negociar. En sus diez años como armador bonaerense, fue el nexo con De Narváez, Solá y el duhaldismo. Tampoco le escapó a la polémica. Intentó alianzas frustradas, como la fallida candidatura de Juan Carlos Blumberg. Fue candidato testimonial y hasta se animó a una doble postulación.

Comenzó a cultivar una relación más profunda con su primo en la adolescencia, cuando se dedicaba a ser DJ en las fiestas de Mauricio. Era tiempos de negocios. Apenas pasado los 20 años quedó a cargo de las empresas familiares.

El fútbol los enfrentó desde temprano. "El Gordo", como lo apoda su primo, es confeso fanático de River. En diálogo con LA NACION, recordó una anécdota: "Cuando Boca ganaba todo y Mauricio era presidente, era todo un problema explicarle a mis hijos por qué había que ser de River".

La política llegó varias décadas después, de la mano de otro familiar. Desde su entorno aseguran que la muerte de Antonio "Tonino" Macri, su padre, aceleró su interés por la cosa pública. Dejó de prestarle atención exclusiva a sus empresas y creó la fundación Creer y Crecer, su primer paso dentro de Compromiso para el Cambio. Enseguida tomó su mayor desafío: fundó Pro en territorio bonaerense.

Sus allegados lo describen como un hombre simpático y trabajador, aunque dentro del espacio político miran con recelo los supuestos beneficios que obtiene con su apellido.

"Macri es una marca política. Me abrió muchas puertas, aunque no dentro de Pro. Mauricio me exige a mí más que a otros", replicó el intendente electo de Vicente López.

Relación de primo.

Un integrante de la "mesa chica" porteña confirmó la "super-exigencia" de Mauricio para con su primo, aunque advirtió: "No es uno más dentro de Pro. Su mayor ventaja es que su boleta dice Macri".

Un hombre clave en el armado de Pro aseguró que "El Gordo" tiene línea directa con Mauricio para tratar los temas de la provincia, pero no forma parte de su círculo de máxima confianza.

Jorge Macri reconoce que la relación con su primo se hizo más íntima en los últimos meses, cuando apareció su flamante esposa, Juliana Awada. Pero marcó las diferencias con Mauricio: "Soy mucho más remador, más cercano, más simpático y, sobre todo, más pyme".

Los primeros resultados de su armado bonaerense llegaron en 2005, cuando fue electo diputado provincial. Hábil en la negociación legislativa, poco afín a la confrontación y con buena relación con sus pares, fue todo un precursor con sus métodos Pro.

"Me encanta unir partes, convencer que tres o más se pongan de acuerdo", afirmó. Jorge Macri –según dice- está siempre dispuesto a dialogar.

Para preparar la siguiente contienda electoral, "El Gordo" bajó casi 20 kilos a fuerza de dieta y viandas. La campaña de 2007 ameritaba semejante esfuerzo. Intentó tres alianzas, fue candidato a gobernador pero las negociaciones lo ubicaron como vice de De Narváez.

La polémica lo rozó cuando Pro intentó incorporar como candidato a Juan Carlos Blumberg. El padre de Axel transitaba el climax de su imagen positiva, pero el infortunio los encontró juntos. Jorge Macri ofició de anfitrión entre su primo y el "ingeniero" en la presentación de la alianza. Todo se desvaneció algunas semanas después, cuando se hizo pública la usurpación de título.

Pero las polémicas no se terminaron con la campaña. Jorge Macri fue doble candidato: se postuló como vicegobernador y como diputado nacional. Y, tras los comicios, dobló la apuesta: fue candidato testimonial. Cuando Néstor Kirchner ni siquiera imaginaba en esa posibilidad –la utilizó en 2009-, "El Gordo" renunció a su banca como diputado para continuar como legislador bonaerense.

"Eramos un espacio muy chico. Era imposible imaginar que tuviera que optar entre los dos cargos. Además, necesitábamos tener el nombre. No lo volvería a hacer", justificó.

En la campaña de 2011 también ofició de armador, un rol que conoce a la perfección. Intentó una alianza con De Narváez que no prosperó y durante el verano se acercó al duhaldismo.

Porno Pro.

En esos días de elevadas temperaturas, el escándalo volvió a rozarlo. LA NACION reveló que dos jóvenes militantes rentadas que lo acompañaban en su gira por la costa Atlántica eran una actriz porno y una stripper. El entonces diputado provincial afirmó que no tuvo nada que ver con la contratación.

Pero le quedaba algo más difícil de explicar. Convencido de que la pelea por la Gobernación bonaerense no sería redituable, tenía que convencer a su primo de que podía vencer al "japonés" García, un barón que gobernaba desde hacía 24 años Vicente López.

"Mauricio tenía dudas porque lo veía muy difícil. En un principio, creía que lo mejor era que fuera candidato a gobernador sin la boleta de presidente. Después de hablar, de razonarlo, terminó entendiendo la intención", explicó Jorge Macri.

Las heridas de aquel 2009 parecen haber quedado totalmente curadas con la victoria. "En aquel momento pudo haber parecido más grave. Pero viendo las cosas en el tiempo, no fue para tanto. En el peronismo hubiese sido una charla amena", reflexionó una pieza clave de Pro.

Desde diciembre, Jorge Macri deberá gobernar Vicente López. En una entrevista publicada por LA NACION, el intendente electo ya avisó que está dispuesto a negociar con el gobernador Daniel Scioli. Por cuestiones geográficas y políticas, también dialogará con su primo. Aunque, de ante mano, dejó en claro: "El es el pater-familia, el que va a tomar la posta familiar. Es el heredero".

Por: Iván Ruiz

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.