Junín: comprometen al hijo de la diputada Rubini en la Justicia

Declaró el manifestante que fue herido
Declaró el manifestante que fue herido
Pablo Morosi
(0)
29 de enero de 2002  

LA PLATA.- Antonio Luis Bustos, el joven de 21 años que resultó herido por un disparo de escopeta hace una semana en un escrache frente a la casa de la diputada nacional Mirta Rubini (PJ) en Junín, presentó ayer una notable mejoría y pudo declarar ante la Justicia en un testimonio que, según fuentes judiciales, habría comprometido al hijo de la legisladora.

La recuperación de Bustos fue tan auspiciosa que al mediodía declaró ante la fiscal Silvia Ermácora y comprometió aún más al único detenido en la causa: Marcos Alberti, hijo de la diputada Rubini.

Fuentes judiciales confiaron a LA NACION que Bustos no sólo habría asegurado que nunca ingresó en la vivienda -tal como algunas versiones sostenían- sino que ni siquiera habría tenido una participación activa en el escrache a la casa de la legisladora.

"Yo fui solamente a ver qué pasaba", habría dicho el joven que durante cinco días permaneció asistido con respiración artificial en la sala de cuidados intensivos del Hospital Interzonal Abraham Piñeyro.

Como se recordará, Bustos fue herido en la noche del miércoles último, cuando unas 1500 personas llegaron hasta la casa de Rubini y su familia en el barrio Sarmiento, de Junín. Entonces, un grupo desprendido de la gruesa columna de manifestantes comenzó a golpear las puertas y las ventanas y a lanzar insultos contra la mujer.

En ese momento se oyó un disparo que, según los primeros peritajes realizados, partió del interior de la vivienda, donde se encontraba Alberti junto con otras dos personas (Hugo Poroto y Sergio Sobrepera) que, pese a haber sido detenidas, recuperaron rápidamente su libertad.

Estado crítico

Bustos quedó detenido en medio de la calle por una perdigonada que se le incrustó a la altura del estómago. Por un rato permaneció consciente. Luego se descompensó y su estado fue verdaderamente crítico.

Ante este panorama, la situación perdió todo control y los manifestantes terminaron incendiando la vivienda y rompiendo lo que encontraron a su paso.

Los investigadores lograron secuestrar del domicilio de Rubini un revólver calibre 38 y una escopeta Pietro Beretta. Los peritajes determinaron que esta última fue el arma que hirió a Bustos.

En los Tribunales de Junín se asegura que existen suficientes pruebas para incriminar a Alberti, abogado de 31 años. Sin embargo, sus defensores, los letrados Osvaldo Páez y Carlos Acevedo, confían en cambiar el expediente por "homicidio en grado de tentativa".

El sábado último, al declarar en la causa, el imputado habría reconocido la autoría del disparo. Ese mismo día, sus defensores interpusieron un recurso de excarcelación extraordinaria que la jueza Marisa Muñoz Saggese deberá responder en cinco días corridos. La defensa planteó que el disparo fue en defensa propia.

En tanto, mañana, a las 20, los vecinos volverán a reunirse para recorrer, una por una, las casas de los políticos que viven en la ciudad y pedirles, una vez más, que renuncien.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.