Kirchner aceptó reducir los retiros en el Ejército

Daniel Gallo
Daniel Gallo LA NACION
Finalmente serán 20 generales los que dejarán la actividad El Presidente dio su conformidad a la propuesta del general Bendini Ocuparán importantes cargos siete compañeros de promoción del nuevo jefe Chretien será el subjefe
(0)
31 de mayo de 2003  

"Tengo la confirmación. Es la lista que propuse el lunes y mis compañeros se quedan." Al general de brigada Roberto Bendini se lo veía contento cuando comentó la novedad a LA NACION. En ese momento el flamante jefe del Ejército dejaba el cóctel del Estado Mayor Conjunto y daba la orden de comunicar a las unidades la nueva cúpula de la fuerza. Atrás quedaba una tumultuosa semana. El presidente Néstor Kirchner le había dado el apoyo que necesitaba.

El general de brigada Mario Luis Chretien será el subjefe del Ejército.

La crisis desatada por el profundo cambio de mandos militares conmovió al Ejército desde el sábado último. Bendini era elegido como reemplazante del teniente general Brinzoni. Y si el nuevo jefe no disponía lo contrario, 27 generales deberían abandonar el servicio activo. Serán 20, finalmente, los que pasarán a retiro.

Después de una dura reunión de generales el lunes último, Bendini decidió conservar a su lado a siete compañeros de la promoción 99ª. Se los pidió uno a uno personalmente. Tuvo sus conformidades y empezó a preparar su conducción. Resultó más complejo de lo que esperaba Bendini.

El desconocimiento civil sobre los siempre complicados reglamentos militares impuso al Gobierno una visión: se intentaba doblar el brazo del Presidente, que había iniciado su mayor operación política de autoridad. De ahí las dudas del propio Kirchner a aceptar la alternativa de Bendini.

Las versiones aumentaron casi hora tras hora. Bendini repetía en la intensidad del miércoles último, cuando asumió el mando y Brinzoni dio su discurso crítico, que sus nominaciones seguían en pie.

Después del fuerte discurso presidencial de anteayer en el Colegio Militar, el Gobierno encontró la posición de fuerza que esperaba para aceptar los nombramientos que dejan a 25 generales en actividad.

También tuvo que ver el hecho de que si se pasaba a retiro a los siete generales por los que Bendini pedía, la subjefatura del Ejército debería haber sido entregada, por antigüedad, al general de brigada Adrián Brinzoni, hermano del jefe saliente.

Los nombramientos

Además de Chretien, los oficiales ascendidos a general de brigada en diciembre de 2000 -un año antes que Bendini- que continuarán en actividad son Gonzalo Palacios (como director del Estado Mayor General), Francisco Goris (director de Bienestar), Jorge Cabrera (seguirá como jefe de Inteligencia), Néstor Pérez Vovard (comandante de Educación y Doctrina, el ex Comando de Institutos Militares), José Lorenzo (en el Estado Mayor Conjunto) y Miguel Moreno (comandante del V Cuerpo del Ejército).

El general Adrián Brinzoni se hará cargo del II Cuerpo del Ejército, con asiento en Rosario, mientras que el general Hernán Garay ocupará el mando en el III Cuerpo, en Córdoba. En la Guarnición Buenos Aires estará al frente el general Carlos Esteves.

La estratégica secretaría general del Ejército será ocupada por el general Jorge Tereso, que estaba a cargo del Colegio Militar. Ese instituto de formación de oficiales será dirigido ahora por el coronel Raúl Gallardo.

Tres brigadas estarán al mando de coroneles con más de seis años en la jerarquía. No es intención del Gobierno promover rápidos ascensos para cubrir las vacantes de generales. Los pliegos propuestos se enviarán a la Comisión de Acuerdos del Senado en los últimos meses del año, tal como ocurre habitualmente.

La sensación compartida por muchos oficiales es que al Ejército le llegó el momento de "contar las bajas y seguir adelante". No se esperan, por ahora, nuevos cuestionamientos a la decisión de Kirchner. Eso no quiere decir que el enojo de varios oficiales pase rápido, simplemente no se hará público. Más en privado, la fuerza tendrá reacomodamientos durante algún tiempo.

Fueron 20 generales, 12 brigadieres y 12 miembros de la plana mayor de la Armada los que quedaron en el camino por los cambios, que terminarán de formalizarse la próxima semana.

El general Bendini pasó la primera semana del cimbronazo interno. Kirchner le dio su apoyo. Por si se necesitaba otra muestra de confianza, en la tarde de ayer viajaron juntos a Río Gallegos, en uno de los aviones de la flota presidencial.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.