Kirchner asumió la presidencia

En una breve sesión de la Asamblea Legislativa se proclamó a la fórmula ganadora y se le tomó juramento al nuevo mandatario; "El pueblo ha marcado una fuerte opción por el cambio en los comicios del 27 de abril", dijo en el comienzo de su discurso y agregó "que este es el momento de la transformación"
(0)
25 de mayo de 2003  • 16:30

"Sabemos a dónde vamos y sabemos a dónde no queremos volver" fueron las primeras palabras expresadas por Kirchner en su discurso ante la Asamblea Legislativa, que se extendió durante 49 minutos, con una enfática mención sobre el camino a seguir en política nacional, deuda externa, educación y salud.

Además, el flamante presidente convocó esta tarde a los argentinos a "inventar el futuro" y a colaborar por el bien del país "por encima de cualquier divisa partidaria".

Tras el discurso, que recibió efusivos aplausos, el Presidente se retiró del Congreso Nacional, a las 16.20, y saludó junto a su antecesor Eduardo Duhalde a la gente que ocupaba la Plaza de los Dos Congresos. Luego, se dirigió a la Casa de Gobierno para participar de la jura de los ministros de su gabinete.

"El cambio es el nombre del futuro"

"Venimos desde el sur del mundo" para cumplir con la "construcción de políticas de Estado a largo plazo para crear futuro y generar tranquilidad", dijo Kirchner, ante un Congreso lleno de mandatarios, invitados especiales y medios internacionales.

Afirmó que "colapsó el ciclo de anuncios grandilocuentes" y "de la desilusión constante, la desesperanza permanente". En su discurso con previsible tono social y político, Kirchner abogó por un "cambio cultural y moral. Esta es la oportunidad: el cambio es el nombre del futuro", expresó.

El santacruceño manifestó que intentará "reconciliar a la política, las instituciones y al gobierno con la sociedad", aunque sostuvo que "nadie piense que las cosas cambiarán de un día para otro".

"Un gobierno no debe distinguirse por los discursos, sino por las acciones de sus equipos", remarcó el nuevo jefe del Estado.

Advirtió esta tarde que impulsará "las condiciones para generar un incremento en la calidad institucional". Además, ante la Asamblea Legislativa, dijo que tendrá una "conducta sin dobleces para impedir la pobreza cívica". También abogó porque su gobierno tendrá "pleno apego a las normas".

Adelantó, asimismo, que "estamos dispuestos a encarar junto a la sociedad todas las reformas necesarias y usaremos los instrumentos que la Constitución y las leyes contemplan para expresar la voluntad popular".

"Vamos a cambiar nuestra realidad actual para avanzar hacia una sociedad más equilibrada y más justa", prometió el presidente, al tiempo que reivindicó el rol del Estado en el manejo "como el gran reparado de las desigualdades sociales porque "el mercado no articula socialmente", resaltó.

Ante los aplausos de los legisladores presentes, el nuevo mandatario dijo que la lucha contra la corrupción "será implacable" y prometió "traje a rayas" (de presidiario) a los evasores.

Educación

La educación también tuvo un lugar en el extenso discurso de Kirchner, quien aseguró que "la igualdad educativa" será "un principio irrenunciable" en su gestión.

Según el presidente la última reforma educativa "terminó en un grado cierto de anarquía en los contenidos curriculares".

Salud

"La ley de medicamentos genéricos será aplicada con todo rigor", advirtió el flamante presidente Néstor Kirchner.

Aseguró que "seguirá el sistema nacional de salud, donde la red será el hospital público, integrándose con las políticas de acción social, políticas de Estado impermeables a los intereses provengan de donde provengan".

Deuda externa

"No se puede recurrir al ajuste ni incrementar el endeudamiento. No se puede volver a pagar deuda a costa del hambre y la exclusión de los argentinos generando más pobreza y aumentando la conflictividad social. La inviabilidad de ese viejo modelo puede ser advertida hasta por los propios acreedores, que tienen que entender que sólo podrán cobrar si a la Argentina le va bien", dijo.

"Este modelo de producción, trabajo y crecimiento sustentable y con reglas claras, generará recursos fiscales, solvencia macroeconómica y sustentabilidad fiscal creando las condiciones para generar nuevo y mayor valor agregado. Tiene además que permitir negociar con racionalidad para lograr una reducción de la deuda externa.

"Este gobierno seguirá principios firmes de negociación con los tenedores de deuda soberana en actual situación de default, de manera inmediata y apuntando a tres objetivos: la reducción de los montos de deuda, la reducción de las tasas de interés y la ampliación de los plazos de madurez y vencimiento de los bonos."

Mercosur

"Relación seria con los Estados Unidos y con los países europeos", señaló el presidente Néstor Kirchner, para remarcar que su "prioridad será el Mercosur y la ampliación a nuevos miembros".

Y agregó: "Nuestra alianza estratégica con el Mercosur, que debe profundizarse hacia otros aspectos institucionales que deben acompañar la integración económica, y ampliarse abarcando a nuevos miembros latinoamericanos, se ubicará entre los primeros puntos de nuestra agenda regional".

Asimismo, manifestó que quiere una "América Latina prósperamente estable, unida, con el sustento de la justicia social".

Fuerzas Armadas y Malvinas

Por otro lado, advirtió: "Queremos Fuerzas Armadas comprometidas con el futuro y no con el pasado".

Y además, aseguró hoy que "sostendremos inclaudicablemente nuestro reclamo de soberanía sobre las Islas Malvinas".

* * *

Luego de una breve sesión de la Asamblea Legislativa que proclamó ganadora de las elecciones a la fórmula Néstor Kirchner-Daniel Scioli, el santacruceño llegó al Congreso donde juró como presidente.

El presidente electo, Néstor Kirchner, fue recibido a las 14.30 con petardos y aplausos que partieron desde la Plaza de los Dos Congresos, cuando bajó del automóvil en la explanada del tradicional edificio.

Su esposa, la senadora Cristina Fernández de Kirchner vestía un traje color crudo -tal como lo requiere el protocolo para una ceremonia a la tarde-.

Es la primera vez en la historia de la Argentina, que a un presidente electo le toman juramento en el Congreso Nacional.

El presidente saliente, Eduardo Duhalde, le transfirió los atributos del mando al electo Néstor Kirchner, que anunciará los lineamientos generales de su gestión, que apuntará, según insistió en la campaña electoral, a la recuperación económica, el crecimiento de la producción y el empleo, y la disminución de los índices de pobreza e indigencia.

Una vez investido con la banda presidencial y el bastón de mando, se trasladará a la Casa Rosada, donde tomará juramento a sus diez ministros.

A las 18.30, junto con su esposa Cristina Fernández y autoridades nacionales, el flamante presidente se trasladará hasta la Catedral Metropolitana, para asistir al Tedeum, y completará las actividades protocolares a las 20.30 en el Palacio San Martín con el saludo a las delegaciones extranjeras.

Las pancartas y banderas se trasladan a Plaza de Mayo

Cientos de manifestantes, con carteles del "Frente para la Victoria", que postuló a Néstor Kirchner en las elecciones, se acercaban esta tarde a la Plaza de Mayo, en respuesta a la convocatoria efectuada por el ya ex presidente Eduardo Duhalde para que respalden a su sucesor. Las columnas avanzaban por Diagonal Sur, avenida Belgrano y avenida 9 de Julio para ir ocupando sus lugares frente a la Casa de Gobierno.

Antes, algunos centenares de manifestantes se concentraron en la plaza de los Dos Congresos para respaldar la asunción del patagónico, exhibiendo carteles, pancartas y banderas argentinas, en un clima de calma y bajo un pleno sol.

La mayoría de los carteles colgados frente al Congreso ofrecían frases de aliento al nuevo presidente: "Aguante Kirchner", "una Argentina unida", eran algunas de las expresiones elegidas por los militantes justicialistas.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.