Kirchner definió su estrategia mediática

A la Secretaría de Medios irá Albistur
Mariano Obarrio
(0)
30 de mayo de 2003  

El presidente Néstor Kirchner define en estas horas el rumbo de su política de comunicación, y el hombre por el que ayer terminó de definirse como futuro titular de la estratégica Secretaría de Medios de Comunicación es el publicista Enrique "Pepe" Albistur, según confirmaron fuentes allegadas a la presidencia.

Albistur, que asumiría el lunes próximo, es un creativo publicitario experto en campañas electorales y muy vinculado históricamente con el PJ. Su nombre había sido mencionado en los últimos días en el propio Gobierno, aunque luego se esfumó.

El nombramiento traería aparejado, en realidad, un cambio de estructura en el actual organigrama. La Secretaría de Medios, que actualmente depende de la Presidencia de la Nación, pasaría a revistar dentro de la jurisdicción de la Jefatura del Gabinete, que conduce Alberto Fernández. El cambio no es menor: Albistur tiene una fuerte relación con el jefe de Gabinete.

Lo que todavía no se definió, según relataron a LA NACION fuentes allegadas al propio Kirchner, es quién retendrá el manejo real de los medios de comunicación oficial, como lo son Canal 7, Radio Nacional y la agencia de noticias Télam.

Esta es la competencia central de la Secretaría de Medios, cuyo último titular fue Carlos Ben. Aunque también el funcionario en cuestión tiene la responsabilidad de articular la relación política y la solución de diferendos entre la Casa Rosada y los medios privados.

"Es probable que todo lo vinculado a los medios oficiales y privados quede en manos de Alberto Fernández", dijo un hombre de extrema confianza de Kirchner. Fernández cuenta con mayor manejo administrativo que Albistur, explicaron las fuentes.

Albistur, en rigor, retendría para sí, como creativo que es, el control de los lineamientos propagandísticos de la comunicación oficial y toda la organización publicitaria del mensaje de los actos del Gobierno. El esquema se completará con Miguel Núñez, que seguirá como vocero y encargado principal de la relación cotidiana con la prensa.

Los hombres de Kirchner, empero, se ocuparon de aclarar que no están totalmente definidos aún la nueva estructura y los roles que dentro de ella ocupará cada funcionario. Y es por ello que la resolución se demorará al menos unas horas más y Albistur sólo asumiría el lunes próximo.

Fernández y Núñez, hombres de extrema confianza de Kirchner, se abocaron ayer a resolver ese problema.

"Hechos y no discursos"

Dentro de la nueva estrategia comunicacional oficial sobresalió anteanoche una advertencia de Kirchner a todos sus ministros y principales secretarios de Estado. "Hablen menos de lo que van a hacer. Y sólo hablen de lo que ya está realizado", los instruyó.

"Hay que mostrar hechos y no discursos. Y cuando hablen no lo hagan en mi nombre", les advirtió. Kirchner se dedica en estos días a marcar los límites del terreno en el que se mueve con sus propios allegados y con los diversos sectores.

"Albistur le imprimirá una impronta creativa al mensaje del Gobierno", dijo un hombre de Kirchner.

La primera tarea del nuevo experto será probablemente medir, la semana próxima, el impacto que tuvieron en la sociedad los primeros actos de gobierno, con los que Kirchner buscó transmitir la imagen de una gestión fuerte y decidida. La primera medición podría ser respecto de los drásticos relevos que el Presidente ordenó en las Fuerzas Armadas.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.