Espías a examen: la AFI toma una prueba a sus agentes antes de resolver despidos

La interventora Cristina Caamaño decidió evaluar a toda la plantilla como una forma de comenzar a depurar el organismo tras los nombramientos de Arribas
La interventora Cristina Caamaño decidió evaluar a toda la plantilla como una forma de comenzar a depurar el organismo tras los nombramientos de Arribas
Iván Ruiz
Candela Ini
(0)
16 de enero de 2020  • 12:03

La Agencia Federal de Inteligencia (AFI) pondrá a prueba a toda su plantilla de espías. La interventora Cristina Caamaño decidió en los últimos días que le tomará un examen escrito a los 1400 espías que integran la central de inteligencia como una forma de comenzar a depurar el organismo después de los nombramientos masivos realizados por su predecesor Gustavo Arribas antes de dejar el cargo.

"Rendir mal el examen es una causa justa de despido", dijeron desde la intervención. Y apostaron que varios de los espías que cobran sueldo hasta la actualidad directamente renunciarán antes de rendir la prueba. La decisión, una idea de Caamaño, fue avalada esta semana por el presidente Alberto Fernández cuando la funcionaria le entregó su informe semanal en la Casa Rosada.

El examen para los espías estará compuesto por distintos temas, que incluyen desde preguntas de cultura general hasta cuestiones puntuales sobre acciones de inteligencia, aunque desde la AFI remarcaron que no será una prueba difícil para alguien que esté en tareas desde hace años. La prueba será para todos los integrantes del organismo, excepto a los recientemente nombrados por la intervención.

LA NACION publicó el pasado 5 de enero que Arribas, extitular de la AFI, había ordenado el pase a planta permanente de 523 agentes desde agosto pasado, lo que representa gastos del Estado por casi $31 millones mensuales. Desde la intervención de la agencia aseguraron que el primer objetivo es lidiar con la "megaestructura" que dejó Arribas para luego implementar una reforma dentro del organismo similar a la que emprendió Cristina Kirchner en 2015.

La interventora Caamaño ya rediseñó el organigrama: achicó a casi la mitad la cantidad de direcciones dentro de la central de inteligencia: eran 105 y ahora habrá 65, informaron fuentes oficiales. Para esas direcciones ya fueron nombrados nuevos directores, que deberán informar con cuánta gente trabajan y qué tareas cumple cada persona. Entre los planes de la intervención también está el de bancarizar a la mayor cantidad de personal posible. Según pudo reconstruir LA NACION, se encontraron casos de personal contratado que cumplía con apenas 1 hora y media de trabajo por día. Caamaño nombró, además, a un nuevo director para la Escuela Nacional de Inteligencia (ENI).

Uno de los principales objetivos de la intervención de la AFI que dispuso Fernández es achicar y transparentar los gastos. De hecho, el Presidente ordenó eliminar los fondos reservados que había restaurado Mauricio Macri y Caamaño trabaja por estos días con el análisis de esos fondos opacos.

El análisis de los fondos de la gestión anterior está en curso. Pero entre la auditoría de las finanzas, Caamaño se encontró con un detalle: el extitular Gustavo Arribas, proveniente de los negocios del fútbol, había contratado durante su gestión el "Pack Fútbol" de Cablevisión. Las fuentes oficiales informaron que ese gasto ya se dio de baja.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.