La CGT evalúa desplegar un ejército de militantes para controlar los precios

La comitiva sindical siguió desde un palco del segundo piso el discurso de Alberto Fernández
La comitiva sindical siguió desde un palco del segundo piso el discurso de Alberto Fernández Crédito: Imagen de TV
Nicolás Balinotti
(0)
1 de marzo de 2020  • 16:50

La difícil imagen de la unidad sindical quedó escenificada en uno de los balcones del Congreso. Héctor Daer , uno de los dos jefes de la CGT , no dejó pasar la oportunidad y capturó la selfie rodeado de sus aliados, pero también de sus detractores. La presencia más llamativa entre la comitiva sindical fue la de Hugo Moyano , el jefe camionero que amenaza con impulsar en agosto próximo un frente gremial opositor para desplazar a "los Gordos" del control de la central obrera peronista. Lo de Moyano es más hoy un deseo que una posibilidad real.

Al margen de la interna, que aparenta estar neutralizada desde la llegada de Alberto Fernández a la Casa Rosada, los referentes sindicales reforzaron ayer su alineamiento con el Gobierno. Hubo una valoración general del discurso presidencial y hasta ofrecieron a sus afiliados como posibles custodios de los precios. Es una iniciativa que algunos gremios o seccionales cegetistas ya adoptaron de manera aislada, pero que podría ampliarse si es que surge una señal desde el oficialismo.

"Salir a controlar los precios es algo que se debate entre nosotros, pero en el consejo directivo todavía no se bajó una postura común", reconoció un sindicalista que asistió ayer a la apertura de las sesiones ordinarias. Quien abrió la discusión, hace ya un mes, fue el taxista Omar Viviani . "El movimiento obrero debería colaborar con el Gobierno en el control de los precios. Si los formadores de precios no respetan los acuerdos nosotros tenemos que salir a verificarlo y denunciarlo", desafío.

Alberto Fernández evalúa el despliegue de inspectores. Lo reconoció en su discurso cuando prometió avanzar en un "control legal" de los formadores de precios al apuntar a los abusos en las remarcaciones.

Por ahora, la participación de inspectores gremiales se dio en casos aislados, como con algunos delegados de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) o con la seccional cegetista de Villa María, en Córdoba.

"Hay una inconducta del sector empresario. En enero se desaceleró la inflación, pero ellos subieron los precios igual. Nosotros estamos haciendo el esfuerzo para no irnos de mambo en los reclamos salariales, ahora les toca a ellos", planteó otro dirigente gremial que siguió la hora y veinte del discurso de Fernández desde un palco del segundo piso.

Los gremios consideran que vienen haciendo bien los deberes. Aceptaron casi sin resistencia una nueva dinámica de paritarias, con sumas fijas en lugar de porcentajes y con acuerdos cortos a cambio de los anuales. Asumieron, además, que la cláusula gatillo atada a la inflación fue un atajo durante el macrismo, pero que ya no corre más. Giros acordes a la historia del sindicalismo. Pero también se trata de gestos para exhibirse alineados tras el regreso del peronismo al poder. Los gremios movilizaron sus columnas a la plaza del Congreso para escenificar su cercanía. Hubo más despliegue de militantes gremiales que de sectores del kirchnerismo duro, como La Cámpora .

"El discurso del Presidente fue realista. Dejó en claro cómo recibió el Gobierno y lo importante que será la renegociación de la deuda", dijo Sergio Sasia , líder de la Unión Ferroviaria y uno de los gremialistas que asistió al Congreso.

José Luis Lingeri , de Obras Sanitarias, agregó: "El Presidente tocó todos los temas y dejó en claro su defensa al salario y a las fuentes de trabajo. Hasta que no se resuelva lo de la renegociación de la deuda será difícil avanzar con otros temas, pero debemos poner en marcha el consejo económico con los empresarios".

Además del control de precios y de la puesta en marcha del Consejo Económico y Social, la CGT abrió una negociación con Eugenio Zanarini para agilizar el reparto de fondos de las obras sociales que administra la Superintendencia de Servicios de la Salud. El grifo de dinero se abriría hoy, con una porción de los $24.000 millones que se les adeuda a las prestadoras médicas.

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.