La CIA y el Mossad, socios en un atentado

En 2008 mataron a un sospechoso del ataque a la embajada de Israel
(0)
1 de febrero de 2015  

WASHINGTON (EFE).- Estados Unidos e Israel prepararon el coche bomba que mató a Imad Fayez Mughniyah, líder del grupo islamista Hezbollah, el 12 de febrero de 2008, sospechoso de haber coordinado el atentado contra la embajada de Israel en la Argentina, que dejó un saldo de 29 muertos y 242 heridos, el 17 de marzo de 1992.

La información sobre la autoría de la muerte del terrorista fue confirmaron ayer por cinco ex altos funcionarios de Inteligencia del gobierno de Estados Unidos al diario The Washington Post. Según estas fuentes, la bomba fue activada de manera remota desde Tel Aviv por agentes del Mossad, el servicio de inteligencia israelí en el exterior, que estaban en comunicación con agentes sobre el terreno en Damasco; en ese momento, Fayez Mugniyah era uno de los terroristas más perseguidos por el FBI.

Estados Unidos, según el diario norteamericano, colaboró en la preparación de la bomba, que se probó hasta 25 veces en una instalación de Carolina del Norte para asegurar que no habría daños colaterales, una participación en el coche bomba que el Estados Unidos nunca ha reconocido.

"Detonamos 25 bombas para asegurarnos de que saldría bien", explicó uno de los ex altos funcionarios de Inteligencia en Washington.

Hezbollah culpó en su momento a Israel del asesinato de un líder del grupo chiita que estuvo implicado en algunos de sus atentados más graves, como los perpetrados contra la embajada de Estados Unidos en Beirut (Líbano) en 1983 y el de la sede diplomática israelí en Buenos Aires.

Con pocos avances en la Justicia, la causa aún no encontró a los responsables. Además de Imad Fayez Mughniyah, el otro acusado de haber participado fue Samuel Salman el-Reda, un colombiano de origen libanés, casado con una argentina, sospechoso de ser el coordinador local del ataque. Pero, como sucede también en la causa AMIA, aún no hay responsables.

Hasta ahora había trascendido escasa información sobre esta operación conjunta del Mossad y la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA), explicó The Washington Post.

El asesinato del terrorista abrió un debate legal sobre la forma en que se realizó. En primer lugar, porque Estados Unidos no estaba en guerra en ese momento. Además, fue asesinado con un coche bomba, una técnica que algunos expertos legales considera una violación de las leyes internacionales, que prohíben matar con perfidia.

"Es un método de asesinato usado por terroristas y gánsteres. Viola una de las más antiguas reglas de la batalla", consideró, en declaraciones al Post, Mary Ellen O'Connell, profesora de derecho internacional de la Universidad de Notre Dame.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.