La denuncia a Alperovich: un fiscal pidió una consigna policial para cuidar a la sobrina

Se trata de una de las primeras medidas de cuidado de la mujer de 29 años que se dispone
Se trata de una de las primeras medidas de cuidado de la mujer de 29 años que se dispone
(0)
22 de noviembre de 2019  • 17:18

La justicia porteña dispuso que se instale una consigna policial en la casa de la sobrina del senador y exgobernador de Tucumán, José Alperovich, luego de que la joven lo denunciara por violación.

A través de un comunicado, la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional N°10 de la Capital Federal, interinamente a cargo del fiscal Santiago Vismara, informó que "en el día de la fecha tomó intervención en la denuncia que vincula al exgobernador de Tucumán José Alperovich en delitos contra la integridad sexual".

"Como primera medida, y antes de tomar la declaración testimonial de la víctima, la Fiscalía requirió al Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional 35 que disponga de una consigna policial a los fines de resguardar la seguridad de la denunciante", explicó la fiscalía.

En otro párrafo detallaron: "La intervención de la Fiscalía tiene lugar luego de que la Unidad Fiscal Especializada en Violencia contra las Mujeres (UFEM), a cargo de la fiscal federal Mariela Labozzetta, recibiera la denuncia y la remitiera a la Cámara del Crimen para el sorteo de rigor, ya que en la misma se solicitaban medidas de protección de resorte jurisdiccional".

Se trata de una de las primeras medidas de cuidado de la mujer de 29 años que se dispone luego de que radicara dos denuncias: una en San Miguel de Tucumán y otra en la ciudad de Buenos Aires ya que los ataques sexuales denunciados habrían ocurrido en ambas localidades.

En el escrito, los representantes de la mujer que colaboró en la campaña de Alperovich durante 20018 y mediados de 2019, habían pedido una restricción perimetral y la prohibición de salida del país para el actual senador del Frente de Todos.

"Mi monstruo se llama José Jorge Alperovich"

La joven, a través de una carta abierta, publicada hoy en distintos medios locales, contó los abusos que sufrió durante más de un año.

"No escribo para convencer a nadie de nada. Estoy aquí contra la opresión del silencio y por la necesidad de recuperar mi vida, de sanar llamando a las cosas como son, sin suavizarlas ni teñirlas, poniéndole al monstruo nombre y apellido. Cuando no le ponés nombre, no existe", dice la carta

"El mío se llama José Jorge Alperovich, mi tío segundo y jefe, por quien fui violentada sexual, física y psicológicamente desde diciembre del 2017 hasta mayo de 2019. Durante un año y medio sufrí violaciones a mi integridad física y sexual. El avasallamiento fue demoledor. Tanto que ni siquiera pude ponerlo en palabras. Él oscilaba libre y cómodamente en los tres escenarios ante los que me posicionaba: el familiar, el laboral y el del horror de la intimidad que me forzaba a vivir con él", relató.

"No quería que me besara. Lo hacía igual. No quería que me manoseara. Lo hacía igual. No quería que me penetrara. Lo hacía igual. Inmovilizada y paralizada, mirando las habitaciones, esperando que todo termine, que el tiempo corra. Ya saldría de ahí y estaría en mi casa, ya habría más gente alrededor, ya el disimulo y el trabajo lo iban a alejar de mí", denunció.

La joven escribió: "La sensación de que nunca nadie iba a salvarme, de que no iba a haber una interrupción o algo que me sacara de esos lugares. Era expresamente su voluntad. Yo no podía salir sola del encierro porque sabía que tras la primera puerta había caseros, y policías y custodios armados. Todos sabiendo lo que estaba pasando adentro y cuidando las fronteras de él".

"Estaba completamente atrapada", manifestó la joven en su escrito.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.