La izquierda demandó un paro de 36 horas