La percepción sobre los beneficios de organizar la reunión del G-20 divide a los argentinos

Según un sondeo de Poliarquía y el Wilson Center, el 47% cree que ser país anfitrión es favorable y otro 47% opina lo contrario
Según un sondeo de Poliarquía y el Wilson Center, el 47% cree que ser país anfitrión es favorable y otro 47% opina lo contrario Fuente: Archivo - Crédito: Silvana Colombo
(0)
25 de noviembre de 2018  

La grieta llegó a las percepciones de los argentinos sobre la reunión del G-20 , que el país albergará dentro de cinco días: casi la mitad cree que la realización de la cumbre en estas tierras beneficiará a la Argentina. La otra mitad opina lo contrario. Esa es la principal conclusión de una encuesta realizada por Argentina Pulse, una iniciativa conjunta de Poliarquía Consultores y el centro de investigación Wilson Center.

Según el estudio, el 47 por ciento de los consultados cree que el hecho de que la próxima reunión de los presidentes de los 20 países más poderosos del mundo sea en la Argentina será favorable para el país. De ese porcentaje, el 25% sostiene que el beneficio será "mucho" y el 22%, que será "bastante". El reparto de opiniones se repite calcado entre los que, por el contrario, sostienen que la cumbre tendrá "pocos" (25%) o "ningún" (22%) efecto favorable para la Argentina. La percepción negativa también suma 47%.

La mirada sobre la utilidad de que el país albergue la reunión del G-20 a partir del viernes próximo varía sustancialmente según la identificación política de los encuestados. Así, entre quienes aprueban la gestión de Mauricio Macri , son amplia mayoría (81%) los que aseguran que la organización de la cumbre favorecerá al país. Entre los que reprueban la gestión de Cambiemos se invierte la ecuación: el 64 % de los consultados considera que la Argentina no conseguirá beneficios significativos.

"Por lo general los ejes de la política internacional se leen en clave domestica. Entre quienes aprueban la gestión de Cambiemos prevalece la idea de que el G-20 traerá beneficios al país, y la percepción de que Macri debe buscar primordialmente el apoyo de Estados Unidos. Entre el electorado opositor, en cambio, se sostiene que el G-20 beneficiará poco y nada a Argentina y se destaca la importancia de China como aliado", señaló Alejandro Catterberg, director de Poliarquía. En la misma línea, los encuestadores preguntaron para qué debería servir que la Argentina reciba al G-20. El 38% dijo que "para conseguir inversiones", mientras que el 18% consideró que se tendría que apuntar principalmente a "establecer políticas conjuntas entre los países" del G-20.

El estudio también indaga sobre cuál debería ser el rol de la Argentina en el mundo. Seis de cada 10 encuestados consideraron que el país debería mostrarse más activo en política exterior, mientras que tres de cada 10 opinaron que la Argentina debería adoptar una política más aislacionista. Entre los simpatizantes del Gobierno son mayoría los que defienden una mayor integración con el mundo. Entre los detractores, el 55% defiende esa posición. La "reinserción" de la Argentina en el mundo es una de las banderas discursivas de Macri desde que asumió el poder.

La encuesta también explora la percepción de los argentinos sobre otros países. La mayor imagen positiva la registra Alemania, con 81 puntos (32% de evaluaciones "muy buenas" y 49% de calificaciones "buenas"). Apenas por debajo del país europeo aparece Japón, con 80 puntos (25% de "muy buena imagen" y 55% de "buena imagen").También con buenas calificaciones aparecen Rusia (79% de imagen positiva), la Unión Europea (77%) y China (72%). En el otro extremo de figuran Estados Unidos, con imagen favorable de 60% y desfavorable de 36% y Brasil (imagen positiva del 54% y negativa del 42%). Una vez más, el cruce del ranking con el nivel de aprobación del gobierno de Cambiemos arroja otra conclusión interesante. La mayoría de los partidarios de Macri tiene una buena imagen de los Estados Unidos (75%) y de Brasil (65%). Esos porcentajes bajan entre los opositores al Gobierno, que asignan una buena imagen del 52 por ciento a EE.UU. y de 48 por ciento a Brasil.

La tendencia vuelve a aparecer cuando la pregunta es por dirigentes mundiales. Pese a que su nivel de desconocimiento es alto, el mejor evaluado es el chino Xi Jinping , con una aprobación del 58% y un rechazo del 17%. En las antípodas se ubican la directora del FMI, Christine Lagarde (que también participa del G-20), con 40% de imagen positiva y 43% de negativa; el presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro (37% y 44%), y el presidente de EE.UU., Donald Trump (36% y 59%, respectivamente).

La superposición de esos datos con los de aprobación al Gobierno muestra que Lagarde cosecha una evaluación positiva muy alta entre quienes apoyan a Macri (71%) y muy baja entre los opositores (26%). La misma relación se verifica con Trump y Bolsonaro, aunque no con el grado de polarización de los registros de Lagarde. La imagen de Xi, en cambio, no muestra vinculación con la posición respecto del Gobierno.

La encuesta es nacional y telefónica y se hizo entre el 2 y el 15 de este mes con una muestra de 1009 casos. El margen de error es de +- 3,15% para un nivel de confianza de 95%.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.