La receta de Durán Barba para que Pro aproveche el optimismo del conurbano