La reforma de la ex SIDE hoy sería ley

Diputados tratará el proyecto oficial que ya aprobó el Senado; la oposición irá al debate
Gabriel Sued
(0)
25 de febrero de 2015  

Si no hay sorpresas, la Cámara de Diputados convertirá hoy en ley en una sesión especial la reforma del sistema de inteligencia que impulsó el Gobierno para superar la crisis por el caso Nisman.

El debate contará finalmente con la presencia de los principales bloques de la oposición, que ayer resolvieron rever la decisión de ausentarse del recinto, como habían hecho en el Senado.

La discusión sobre la ley de inteligencia será el cierre de una sesión que empezará con el debate sobre los acuerdos con China, otra iniciativa que reúne el rechazo de toda la oposición. Se prevé que todo termine en la madrugada de mañana.

El proyecto del Poder Ejecutivo, al que le hicieron varios cambios en el Senado, propone la disolución de la Secretaría de Inteligencia (SI) y su reemplazo por la Agencia Federal de Inteligencia (AFI). Todo el personal de la SI pasará a la AFI, pero el proyecto faculta al actual secretario de Inteligencia, Oscar Parrilli, a jubilar a los agentes que cumplan con los años de aportes necesarios, es decir, a los que trabajan en el organismo desde la dictadura.

La iniciativa establece además que la Dirección de Observaciones Judiciales, la dependencia encargada de hacer las escuchas telefónicas, pasará al ámbito de la Procuración General de la Nación. Este punto genera rechazo en la oposición, enfrentada con la procuradora, Alejandra Gils Carbó, a la que acusan de responder al Gobierno.

Se propone además transparentar los gastos de la AFI, salvo aquellos destinados a tareas de inteligencia, y la fijación de límites claros para la realización de investigaciones criminales por parte de los agentes de inteligencia, un punto reclamado por el Centro de Estudios Legales y Sociales. La ONG presidida por Horacio Verbitsky fue crítica del texto original, pero después se mostró conforme con los cambios.

En la versión definitiva del proyecto las tareas de control siguen estando a cargo de la Comisión Bicameral de Fiscalización de Organismos y Actividades de Inteligencia, un cuerpo que sólo se reunió dos veces en 2014. Si bien la iniciativa indica que se reforzarán los mecanismos de transparencia, el control sigue teniendo una traba concreta: un decreto de 2002 que determina que el Poder Ejecutivo decide qué información le entrega a la comisión y cuál no.

El dictamen de mayoría se aprobó en una reunión de comisión a la que sólo asistió parte de la oposición. Como anticipo de lo que se verá en la sesión, en ese encuentro los opositores apuntaron al jefe del Ejército, César Milani, al que acusan por tareas de espionaje ilegal.

"Iremos a la sesión a desenmascarar al kirchnerismo, que después de haber usado los servicios de inteligencia clandestinos nos quiere entretener con un proyecto de reforma gatopardista que empeora la situación", dijo el diputado de GEN Omar Duclós.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.