La veda de Mauricio Macri: aplauso a Marcos Peña y relax en Los Abrojos

Macri compartió un asado en Olivos con su equipo de campaña y comunicación
Macri compartió un asado en Olivos con su equipo de campaña y comunicación Crédito: Presidencia
Maia Jastreblansky
(0)
25 de octubre de 2019  • 20:24

Ayer a la mañana, Mauricio Macri entró en el salón que utiliza la jefatura de Gabinete en Olivos y sintió un aplauso. El Presidente, que el domingo peleará por su reelección con los pronósticos en contra, miró a sus más estrechos colaboradores y respondió: "El aplauso es de mí hacia ustedes".

Tras culminar una campaña electoral intensa, con unos treinta actos callejeros -incluido el más multitudinario de su carrera política- el mandatario miró a su principal hombre de confianza y, una vez más, le tendió la mano. "En especial, pido un aplauso para Marcos", dijo.

Macri arrancó la veda electoral intercambiando algunos comentarios con su equipo de campaña y comunicación, que -completo- se reunió en la quinta presidencial, con la mira puesta en el domingo a la noche. También siguió atento los vaivenes económicos, con otro día con el dólar en alza.

A la mesa se sentaron, además de Marcos Peña, los estrategas Jaime Durán Barba y Santiago Nieto; el secretario general de la Presidencia, Fernando de Andreis, y el publicista Joaquín Moya. También, la encargada de los discursos presidenciales, Julieta Herrero; la responsable de sondeos y mesas testigo, Mora Jozami; la secretaria de Relaciones Políticas y Parlamentarias y mano derecha de Peña, Lucía Aboud; el estratega digital de la Presidencia, Julián Gallo; el responsable de las propuestas de campaña, Hernán Iglesias Illa; los encargados de contenidos Fanny Peña y Diego Copello; el secretario del Presidente, Darío Nieto, y los responsables de comunicación, Jorge Grecco y Gustavo Gómez Repetto.

Luego, Macri se sumó al almuerzo de Peña con los ministros, una cita que el gabinete tiene todos los viernes, pero que esta vez tuvo al Presidente como comensal, sentado a una amplia mesa que se dispuso en los jardines de Olivos. Todos los ministros estuvieron presentes, incluido el titular de Hacienda, Hernán Lacunza, encargado de trazar distintos escenarios económicos para el lunes poselectoral.

Según señalaron los colaboradores del Presidente, Macri tenía previsto mantener "reuniones de trabajo" en Olivos, aunque no trascendió con detalle quiénes serán los interlocutores.

En la antesala de las PASO, a Olivos se habían acercado la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal; el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y el compañero de la fórmula presidencial, Miguel Ángel Pichetto, para tomarse fotos en los jardines.

En esta ocasión, Vidal, que enfrenta el escenario más adverso en las urnas, mantuvo reuniones en sus oficinas de Retiro. La gobernadora tenía previsto ir al cine con su hijo y cenar con amigos el sábado a la noche, para el domingo ir a votar temprano, junto a sus hijas, y almorzar con sus padres en su casa de Haedo.

Rodríguez Larreta, que aspira a ganar en primera vuelta y asegurarse su continuidad en la Ciudad, habló en Radio Mitre ayer a primera hora de la mañana y se reunió con su equipo. El jefe de gobierno porteño no solo quiere saldar el pleito de la Ciudad lo antes posible, también lo obsesiona poder organizar su gabinete con tiempo, un plan que se complicaría en caso de ir a un ballottage.

Con perfil más bajo está Elisa Carrió, quien interrumpió la campaña el martes de esta semana y, desde entonces, se refugió en su casa de Exaltación de la Cruz, en busca de tranquilidad.

Abrojos

Según pudo conocer LA NACION, se espera que Macri se traslade con su familia a la quinta Los Abrojos, su refugio de fin de semana en el partido bonaerense de Malvinas Argentinas, para descansar hasta su hora de votación, el domingo.

Sus colaboradores no descartan que, si el clima acompaña, el Presidente se distraiga con algún partido de paddle o tenis, dos deportes a los que se aferra a pesar de las afecciones que sufrió en su rodilla derecha.

Cuando promediaba la caravana de campaña, al Presidente se lo vio en una oportunidad con una faja en la espalda y molesto para caminar. "Jugó al fútbol y se lesionó", había explicado un funcionario. Quienes rodean a Macri no descartan la posibilidad de que Macri se calce los pantalones cortos durante el fin de semana para algún partido. "No se quejó", dijo un colaborador del Presidente, en alusión a sus afecciones musculares. Incluso, el jefe de Estado cumplió con todo el itinerario de actos.

El domingo, Macri votará, a las 12, en la Escuela N° 16 Wenceslao Posse, en la calle Juncal 3131, acompañado por Juliana Awada, como en cada comicio. Después, volverá a Olivos. Antes de ir al búnker de Juntos por el Cambio en Costa Salguero, el Presidente comenzará a conocer los primeros datos de las mesas testigo de Juntos por el Cambio. Es el momento que determinará su futuro político.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.