Las Fuerzas Armadas encaran un contrarrevisionismo histórico

Pasqualini y Aguad participaron esta semana del acto homenaje a los muertos en La Tablada
Pasqualini y Aguad participaron esta semana del acto homenaje a los muertos en La Tablada Crédito: Hernán Zenteno
En contraste con el kirchnerismo, el Gobierno apoyó en los últimos meses actos de reivindicación a los militares en acciones producidas en períodos democráticos
Nicolás Tosi
(0)
27 de enero de 2019  

El revisionismo es una tendencia que busca someter a un nuevo examen doctrinas, interpretaciones o prácticas establecidas con el propósito de actualizarlas, corregirlas, enmendarlas y a veces negarlas.

Las ceremonias que realizaron las Fuerzas Armadas en los últimos meses, en homenaje a los caídos en las tomas de la guarnición militar de Azul (1974), del regimiento de Formosa (1975) y del cuartel de la Tablada (1989) se pueden interpretar como una reivindicación hacia aquellos soldados abatidos en combate por defender la democracia contra el ataque de grupos armados que buscaban desestabilizar a los gobiernos constitucionales.

¿Son estos homenajes actos aislados o forman parte del comienzo de un movimiento de contrarrevisionismo de las Fuerzas Armadas?

El analista político Rosendo Fraga plantea dos puntos importantes para entender las diferencias en la política de revisión del pasado de las Fuerzas Armadas. El primero, la actitud del Estado frente al conflicto, y el segundo, la conmemoración de los muertos en el conflicto armado de los años setenta.

En cuanto a la actitud del Estado frente al conflicto sugirió dos escenarios: uno de revisión del pasado que llevó adelante el kirchnerismo, donde se "denunciaban e impulsaban causas contra el personal de las Fuerzas Armadas", y otro distinto, como el que tiene actualmente con Cambiemos, que "se ubica como un neutral que no carga jurídicamente contra el personal militar que actuó en los años setenta, pero que no impide los juicios que se están desarrollando ni los que se inician".

En la conmemoración de los muertos en el conflicto, Fraga señaló que "en el kirchnerismo se prohibió conmemorar los caídos en las Fuerzas Armadas, y en cambio ahora no solo se permite, sino que el Gobierno participa de ellos".

Así lo demostrarían las tres ceremonias antes mencionadas, que contaron con la presencia de funcionarios. Claudio Avruj , secretario de Derechos Humanos, estuvo en octubre en el acto por el aniversario del ataque -realizado por Montoneros- contra el regimiento de Formosa en 1975. Fue inédito. Ese tipo de actos no contaba con la presencia de ningún funcionario.

El 23 de enero pasado, el Ejército rindió homenaje a los excombatientes y caídos en el ataque contra el cuartel de La Tablada, ocurrido durante el gobierno de Raúl Alfonsín , por parte de manifestantes del Movimiento Todos por la Patria. La conmemoración contó con la presencia del ministro de Defensa, Oscar Aguad , y del propio Avruj. Y en la conmemoración del ataque a la guarnición de Azul, por parte del Ejército Revolucionario del Pueblo, ocurrida en el último gobierno de Juan Domingo Perón, en 1974, estuvieron presentes funcionarios locales.

El periodista y politólogo Ceferino Reato coincidió con Fraga en que existe una diferencia entre las actitudes de los últimos dos gobiernos: "El macrismo tiene una visión de las Fuerzas Armadas muy distinta de la que tenía el kirchnerismo". Y dentro de este último, hizo una distinción entre el pensamiento de Cristina y Néstor Kirchner.

"El cristinismo imponía la visión de que los militares se dividen en los que son realmente populares, como las Fuerzas Armadas venezolanas o [César] Milani, y otras que, en cambio, representan a la oligarquía", sostuvo Reato.

Mientras que Néstor Kirchner iba más allá porque "impugnaba totalmente a las Fuerzas Armadas", para el historiador Sebastián Miranda, durante el kirchnerismo existía "la teoría en la cual había ocurrido una represión feroz, a partir del Proceso, que se había volcado hacia los jóvenes idealistas que luchaban por un mundo mejor, que tenían ideas distintas, y que estaban enfrentados, reprimidos y desaparecidos por las Fuerzas Armadas por el simple hecho de pensar distinto".

Miranda señaló que "hay una merma en la agresividad sobre las Fuerzas Armadas". Y que esta baja en el nivel de virulencia ayuda a establecer "una especie de tregua" que permite que la situación se perciba "bastante más tranquila desde el punto de vista de la opinión pública".

El jefe del Estado Mayor del Ejército, teniente general Claudio Pasqualini, destacó que la imagen de la fuerza "se encuentra actualmente en muy buen nivel y que está dando claras muestras de su integración con la sociedad, a la cual se debe y de la cual se nutre", y pone como ejemplo los trabajos realizados recientemente en las inundaciones de Chaco, Santa Fe, Corrientes, Entre Ríos y Formosa.

Aguad remarcó: "Voy a ser más enfático que Pasqualini, hay un reconocimiento y una adhesión de la sociedad hacia las Fuerzas Armadas".

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.