Lava Jato: cierran en Brasil una causa por coimas que involucra a De Vido, pero sigue en la Argentina

Es una causa por coimas en la venta de la transportista eléctrica argentina Transener a la firma Electroingeniería durante el kirchnerismo
Es una causa por coimas en la venta de la transportista eléctrica argentina Transener a la firma Electroingeniería durante el kirchnerismo Fuente: Archivo - Crédito: Emiliano Lasalvia
Hugo Alconada Mon
(0)
27 de abril de 2019  • 12:46

Solo con arrepentidos no alcanza. Tras varios años de investigación y a pesar de contar con las confesiones de cuatro "delatores", la Procuración brasileña archivó la pesquisa penal contra cuatro legisladores de ese país acusados de cobrar sobornos para apoyar la venta de la transportista eléctrica argentina Transener a la firma Electroingeniería durante el kirchnerismo.

La decisión de la procuradora Raquel Dodge implicó el cierre de una de las investigaciones que integran el Lava Jato en las que se identificaron de manera explícita y por sus nombres al exministro de Planificación Federal, Julio de Vido , y a su asesor Roberto Dromi como supuestos receptores de coimas en esa compraventa.

La investigación brasileña, sin embargo, sólo se concentró en los posibles delitos cometidos por funcionarios y lobistas de ese país para destrabar la venta de Transener. Pero tanto De Vido como Dromi siguen bajo la lupa judicial en la Argentina, donde el juez federal Sebastián Ramos y el fiscal Gerardo Pollicita investigan aquella negociación.

Dodge estimó que las delaciones de los cuatro arrepentidos -aunque detalladas y complementarias entre sí- resultaron insuficientes para formalizar una acusación contra los sospechosos porque jamás aparecieron otras piezas que consideró indispensables para verificar si se pagaron sobornos.

"Sin la identificación del operador financiero o de una cuenta [bancaria] vinculada, la pesquisa queda prácticamente inviabilizada", explicó la procuradora general, que argumentó que "se agotó la línea investigativa sin una perspectiva concreta de nuevas diligencias" en un plazo razonable.

El archivo del expediente beneficia a los senadores oficialistas Renan Calheiros y Jader Barbalho y al exsenador Silas Rondeau y al exdiputado Aníbal Gomes, también oficialistas, delatados por cuatro arrepentidos: Fernando Antonio Falcao Soares -más conocido como "Fernando Baiano"-, los operadores Jorge y Bruno Luz -padre e hijo-, y el exdirector del área internacional de la petrolera estatal brasileña Petrobras, Néstor Cerveró.

El mecanismo

¿Qué confesaron los arrepentidos brasileños? Que en 2006, Petrobras había sellado un acuerdo con el fondo de inversión estadounidense Eton Park para venderle su 50% de las acciones en Citelec, la firma que controlaba el 52,65% de Transener. Pero que esa operación se canceló para, coimas mediante, venderle a Electroingeniería por US$ 54 millones.

Según expuso en una resolución de febrero de 2017 el entonces juez del "Lava Jato", Sergio Moro, todos los involucrados mantuvieron varias reuniones en Brasil y en Buenos Aires, en las que participaron Luz, Soares, Cerveró, De Vido, Dromi y los dueños de Electroingeniería, Gerardo Ferreyra y Osvaldo Acosta, quienes ahora integran el lote de empresarios acusados en la causa de los cuadernos de la coimas. El primero continúa detenido; el segundo recuperó su libertad tras convertirse en "arrepentido".

"A pesar de que el negocio estaba cerrado con el fondo americano Eton Park -explicó el juez Moro-, después de que Cerveró aceptó beneficiar a Electroingeniería, la combinación del pago de una coima y la negativa del gobierno argentino a [aceptar] al fondo americano como comprador de Transener, incluso con la intervención criminal de políticos argentinos, Transener fue comprada por Electroingeniería", relató Moro, lo que dijo que ocurrió "con la intervención criminal de políticos argentinos".

Los arrepentidos confesaron que Petrobras había sellado en 2006 un acuerdo con el fondo de inversión Eton Park para venderle su 50% de las acciones en Citelec, la firma que controlaba el 52,65% de Transener. Pero que esa operación se canceló para, coimas mediante, venderle a Electroingeniería por US$ 54 millones.

Cerveró admitió que cobró una coima por US$ 300.000 que destinó a la compra de un departamento pero también prendió el ventilador. "Ciertamente el ministro De Vido recibió más que eso como propina [coima]", declaró en Brasil; mientras que Soares se llevó la misma cifra, con destino incierto. En su fallo, Moro sólo consignó que sirvió para "el pago de propinas a diversos funcionarios públicos como resultado de tal negocio".

Ya detenidos, Moro condenó a Cerveró a 12 años de prisión y a Soares a 16 años, aunque ambos se acogieron al régimen de la "delación premiada" al igual que Jorge y Bruno Luz, quienes confirmaron los sobornos. Pero aun así resultó insuficiente para completar la pesquisa, según estimó ahora la procuradora Dodge.

"Esta circunstancia, asociada al prolongado lapso temporal transcurrido para los hechos sospechados criminales minimizan la chance de éxito de la pesquisa", estimó, "que en rigor ya agotó la línea investigativa entonces existente sin una perspectiva concreta de nuevas diligencias".

Pesquisa abierta en la Argentina

En la Argentina, no obstante, la pesquisa sigue abierta con De Vido, Dromi y los dueños de Electroingeniería como imputados y con medidas de prueba desarrolladas en el país, Brasil, Uruguay, Estados Unidos y Suiza, que ya contestó un pedido de informes sobre una cuenta en Lugano que los Luz utilizaron para actividades delictivas y debe ahora responder una consulta aclaratoria enviada por exhorto.

"El desafío es probar de dónde salió el dinero para el pago de sobornos a De Vido y Dromi denunciado en Brasil", explicó una fuente tribunalicia, que detalló que se libraron pedidos de colaboración internacionales y se convocó a la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP).

Tanto Ramos como Pollicita también decidieron avanzar con las autoridades brasileñas y firmaron acuerdos de intercambio de información, como así también requirieron que uno de los "delatores premiados", Soares, sea interrogado en Brasil con preguntas específicas sobre los presuntos sobornos a De Vido y Dromi.

Mientras ese interrogatorio se concreta, los investigadores locales ya verificaron que las reuniones que habrían ocurrido en Buenos Aires en efecto se llevaron a cabo, lo que surge de registros migratorios, de vuelos y del Ministerio de Planificación Federal. Pero resta lo más arduo: reconstruir la supuesta ruta del dinero negro.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.