Lavagna apuesta a los debates presidenciales para sumar más votos

Fuente: LA NACION - Crédito: Enrique Villegas
Trabaja en una segunda propuesta y se reunió con empresarios y dirigentes de la sociedad civil
Mariano Obarrio
(0)
23 de agosto de 2019  

El candidato presidencial de Consenso Federal, Roberto Lavagna, se encerró con sus equipos técnicos en sus oficinas para elaborar una segunda tanda de propuestas, adaptadas a la situación económica post-PASO. Quiere apostar todo su capital a su intervención en los debates presidenciales para intentar una sorpresa en las elecciones del 27 de octubre próximo.

"Roberto apostará a los debates para dar el zarpazo y ser segunda fuerza", dijo a LA NACION uno de sus colaboradores. Lavagna considera que luego de la sorpresa de las PASO del 11 de agosto podría capitalizar votos blandos de Juntos por el Cambio y del Frente de Todos. "Está encerrado con los equipos y con reuniones con infinidad de empresarios y de representantes de la sociedad civil", señalaron en el búnker de Consenso Federal, en Paraguay y Cerrito.

Los debates presidenciales, organizados por la Cámara Nacional Electoral, serán pocos días antes de las elecciones, los domingos 13 de octubre, en la Universidad Nacional del Litoral, en Santa Fe, y 20, en la Facultad de Derecho de la UBA, en esta ciudad. Consideran que en esos encuentros Lavagna podría mostrarse más entero que el derrotado Macri y más consistente que Alberto Fernández.

En la sede de la campaña lavagnista consideran que "puede dar la sorpresa para ser segunda fuerza y entrar al ballottage". Pero la perspectiva más realista consiste en la posibilidad de lograr un crecimiento significativo que le permita ingresar una decena de diputados en el Congreso.

El equipo de campaña comenzó a investigar con encuestas y focus groups cuáles serían los ejes, las fortalezas propias y las debilidades ajenas para obtener votos de ambos candidatos. Lavagna trabaja con la hipótesis de que Macri, candidato por Juntos por el Cambio, puede tener un estancamiento o retroceso por los votos desencantados por la derrota en las PASO y por la situación económica.

Pero también el exministro de Economía apuesta a invitar a los votantes del candidato presidencial del Frente de Todos, Alberto Fernández, para que se sumen a su propuesta. Podría encontrar una franja de votos "blandos" que puedan encontrar que "ya no es necesario el voto castigo" a Macri y "recapacitar para no darle tanto poder" al peronismo.

Según pudo saber LA NACION, Lavagna está dedicado a reuniones con sus equipos de trabajo para diseñar el paquete de propuestas para la segunda parte de la campaña, que se presentará en algunas semanas en el nuevo esquema electoral. Contendrá medidas para los efectos de la devaluación post-PASO, con propuestas de reactivación.

"Se están preparando los debates y serán muy propositivos para esta situación de crisis y para el país que nos van a dejar", dijo un ladero de Lavagna. Para ello recibió empresarios, incluso algunos miembros del grupo de WhatsApp "Nuestra voz". El exministro de Economía está satisfecho porque, tras las PASO, tanto Macri como Alberto Fernández tomaron su agenda. La idea de "poner dinero en el bolsillo de la gente", nombre de su programa de campaña, fue adoptada por ambos. Fernández dijo que le gustaría Lavagna como ministro de Economía y también pidió renegociar el acuerdo con el FMI. La Casa Rosada avanzó en la rebaja del IVA, Ganancias, beneficios a la clase media y baja y el aumento del salario mínimo. Ahora Lavagna reclama un acuerdo de precios y salarios, un consejo económico y social, un plan antiinflacionario, uno de inversiones y la baja de la tasa de interés.

"Los debates son la gran oportunidad frente a Macri, quien va a estar débil de argumentos, y frente a Alberto, que en lo técnico no es tan bueno como Roberto", dicen.

En medio de esa expectativa, en el entorno de Lavagna hubo críticas a algunos ruidos de comunicación. Cuando el candidato anunció la semana última que suspendería su campaña para aplacar la crisis cambiaria, muchos de sus dirigentes llamaron para saber si se había bajado de su candidatura.

"En las primeras horas luego del discurso, algunos medios dijeron que Roberto se bajaba, hubo un momento de dudas en el interior, pero luego quedó claro que el mensaje de Lavagna era hacia el resto de las alianzas: la campaña electoral no deja ver la crisis. Una vez claro el mensaje todo el mundo se acopló en ese gesto: no hacer marketing político", celebraron en el búnker céntrico.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.