Lavagna cambia la estrategia electoral y ahora polariza contra La Cámpora

El candidato presidencial confía en mejorar su cosecha de las PASO, en las que obtuvo el 8,23% de los votos
El candidato presidencial confía en mejorar su cosecha de las PASO, en las que obtuvo el 8,23% de los votos
Mariano Obarrio
(0)
10 de septiembre de 2019  • 11:57

En la nueva etapa, el equipo de campaña del candidato a presidente de Consenso Federal, Roberto Lavagna, agudizará su confrontación contra el kirchnerismo duro para crecer entre los votantes del macrismo y del peronismo moderado tras haber obtenido el 8,23 por ciento de los votos en las PASO. La premisa consiste en que el presidente Mauricio Macri ya no tiene chances de ganar en las elecciones del 27 de octubre y que por ese motivo la pelea y la polarización debe ser entre Lavagna y la agrupación kirchnerista La Cámpora.

El candidato a diputado bonaerense lavagnista Alejandro "Topo" Rodríguez puso hoy en marcha esa nueva estrategia al decir que "Sergio Massa está trabajado de gerente de recursos humanos de La Cámpora y buscando trabajo para quienes no le estamos pidiendo empleo".

El mensaje de Lavagna será más moderado, pero irá en igual sintonía y será complementario al de su mano derecha, Rodríguez. "Después de una gran orgía financiera, aparecen los sectores conservadores con la idea de la dolarización", dijo hoy el candidato a presidente en radio La Red.

"Los datos indican que Macri ya perdió y que Lavagna debe polarizar contra La Cámpora y el kirchnerismo, que ahora es el adversario a vencer", sostienen el bunker de campaña de Consenso Federal.

En el lavagnismo afirman que Macri tuvo un "voto blando" (que puede trasladarse a otro candidato) que buscaba una opción para impedir que llegue el kirchnerismo al poder y que tras la derrota en las PASO del 11 de agosto no encontrará en el Presidente ese vehículo. Pero podría votar a otro candidato que se perfile para ganarle a Alberto Fernández.

Y también interpretan que el candidato presidencial del Frente de Todos, Alberto Fernández, también recibió un "voto blando" o "voto castigo" a Macri, que podría trasladarse si hay una opción presidencial que no sea Macri y que sea una alternativa más moderada que La Cámpora.

El "Topo" Rodríguez ensayó esa línea discursiva con una crítica al primer candidato a diputado bonaerense del Frente de Todos, Sergio Massa, que sugirió no votar a Lavagna porque Alberto Fernández lo convocaría como ministro de Economía. "A partir del 11 de diciembre tenemos que trabajar con dirigentes como Lavagna, (Emilio) Monzó y (Nicolás) Massot", había dicho Massa.

"Lo digo con todo respeto por lo que ha planteado Sergio Massa, quien apeló directamente a que la gente no vote a Lavagna. Él planteó que los votantes de Lavagna elijan al kirchnerismo porque él, según lo que él dijo, después del 10 de diciembre, le va a dar trabajo a Lavagna y a su equipo. Y la verdad que eso no es una actitud democrática", dijo Rodríguez, para diferenciarse abiertamente del kirchnerismo.

"Yo creo que está al borde de la falta de respeto y de la desconsideración hacia lo que ha significado el esfuerzo enorme que hemos venido haciendo desde Consenso Federal y, bien analizado, pareciera que Sergio Massa está trabajado de Gerente de Recursos Humanos de La Campora y buscando trabajo para quienes no le estamos pidiendo empleo", agregó Rodríguez.

"Como es de público conocimiento, Macri ha fracasado en su gobierno. Me parece que ya perdió. Y el riesgo de dejar a la Argentina electoral en manos de Macri, frente al kirchnerismo, es que vuelva a gobernar La Cámpora. Por eso, el único hombre que tiene la capacidad de enfrentar al kirchnerismo y a La Cámpora para que ese sector no quede a cargo del manejo de la Argentina es Roberto Lavagna", dijo Rodríguez.

Según señalaron a LA NACION en el entorno de Lavagna, existen encuestas que indican que el 66% de los que votaron a Macri podrían votar a Lavagna y que el 60% de los que votaron a Fernández también. "Existe una posibilidad de traslado de votos que vamos a aprovechar. Hay que darles la opción, que no sea Macri para unos ni Fernández para otros", dijeron.

"Lavagna sigue empatando en un ballottage contra el kirchnerismo según nuestras encuestas y tiene una imagen positiva del 53% porque hizo bien las cosas luego de las PASO", señalaron. "Antes decíamos ni Macri ni Cristina, ahora decimos 'ni Cristina ni La Cámpora'", señaló un vocero. "Hoy el adversario a vencer es La Campora", resumió.

La batalla económica

En tanto, Lavagna se paró en el discurso económico y planteó una distancia de los sectores más liberales, que piden la dolarización en medio de la crisis. "Después de una gran orgía financiera, donde se hacen enormes diferencias financieras mientras la economía se hunde, siempre aparecen los sectores conservadores con la idea de la dolarización", señaló Lavagna.

"Creo que es una mala idea. La intentaron imponer en 2002 y la rechazamos. Evidentemente, toda el apoyo empresario, nacional e internacional, estuvo muy ligado al mundo de las finanzas", agregó el candidato.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.