Lavagna se resiste a participar de las PASO para definir la candidatura

Schiaretti recibió a Lavagna ayer en la sala de reuniones de la gobernación
Schiaretti recibió a Lavagna ayer en la sala de reuniones de la gobernación Crédito: Prensa Schiaretti
Se reunió con el gobernador Schiaretti y disertó frente a empresarios en Córdoba; insistió en resolver las postulaciones presidenciales por "consenso"; fue crítico del plan económico
Gabriela Origlia
(0)
21 de marzo de 2019  

CÓRDOBA.- Roberto Lavagna ratificó ayer su negativa a competir en primarias contra otros postulantes del peronismo para definir la candidatura presidencial en Alternativa Federal.

Lavagna insiste en que su postulación decante a través de un acuerdo. Pero en Alternativa Federal quieren que participe de las PASO. Por eso había despertado expectativas la reunión de ayer con el gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, sobre la posibilidad de que se llegara a un acuerdo.

El gobernador, aunque evitó hacer declaraciones, mantiene la idea de que las internas son la vía acordada, por ahora, para definir al postulante. "No estoy en campaña"; "no soy candidato", repitió varias veces Lavagna en su jornada en Córdoba, aunque siempre se mostró como presidenciable.

Desde el círculo del gobernador indicaron que el cordobés entiende que todavía queda tiempo para definiciones y que, por ahora, el acuerdo en Alternativa Federal es que los postulantes definan al ganador en internas.

"La definición política es la coincidencia en la necesidad del consenso. De un gobierno de unidad nacional. Justicialismo, radicalismo, socialismo, juntos", describió Lavagna, quien se refirió a Schiaretti como un "amigo".

Ante una consulta puntual de LA NACION sobre si el "consenso" incluye las candidaturas, Lavagna contestó: "Lo absolutamente dominante son los consensos sobre el programa de propuestas y sobre las candidaturas: primero consenso". Fue el concepto que más repitió en su paso por esta provincia, que incluyó un almuerzo con empresarios en la Fundación Mediterránea.

"Mi tarea es trabajar por los consensos. No hay que poner el carro delante del caballo. Se trata de juntar voluntades y las candidaturas se resuelven después de los consensos. Después de los consensos se define el candidato. Ese es el orden natural de las cosas", dijo.

En reserva, otros colaboradores de Lavagna prefieren no ser tajantes sobre las PASO y dejan una puerta abierta para más adelante.

Schiaretti, aunque juega a nivel nacional en el armado del peronismo federal, está concentrado en la búsqueda de su reelección el próximo 12 de mayo y, antes de esa fecha, no es esperable que haga definiciones sobre qué candidato prefiere para la presidencia.

Antes de reunirse con Lavagna lo hizo con Juan Manuel Urtubey, Sergio Massa y Miguel Ángel Pichetto.

El economista le reservó un elogio aparte al jefe de los senadores peronistas. "Hizo un enorme trabajo en el Senado, en un país dividido y tironeado, para brindar gobernabilidad; pero la gobernabilidad vacía de resultados no sirve", destacó Lavagna, en referencia a Pichetto.

Para el exministro, Córdoba es una pieza clave en su armado. En 2007 -cuando se postuló para la presidencia- salió primero; le sacó una diferencia de 22 puntos a Cristina Fernández de Kirchner, quien quedó segunda. Además, en su entorno ponderaron el rol que juega Schiaretti en el espacio nacional.

El exministro sostuvo que hay sectores "del justicialismo, del radicalismo, del socialismo, con acuerdos en Santa Fe y Córdoba" que avanzan hacia "una composición de unificación de criterios".

La semana próxima, Marcelo Tinelli llegaría a Córdoba e intentaría una charla con el gobernador; busca escenarios para ShowMatch y, de paso, seguir con los contactos políticos que viene manteniendo.

Lavagna -con quien el conductor de TV almorzó hace unos días- sostuvo que no hablaron de candidaturas, pero se enfocaron "en particular en la realidad de Buenos Aires".

Desde el entorno de Tinelli deslizaron la posibilidad de que el conductor compita como postulante a gobernador de Buenos Aires.

"Me encontré con que había estudiado, con que tenía datos; es un empresario exitoso, paga el sueldo a 400 empleados y hay que prestarle la atención que merece", definió el exministro.

A su vez, Lavagna buscó alejar la idea de que su candidatura incluiría un acuerdo para frenar las investigaciones judiciales. "Terminantemente, no indultaría a los condenados por corrupción", afirmó Lavagna ante la consulta de un empresario. Pero aclaró que las causas de corrupción no deben ser parte de la campaña.

En materia económica, Lavagna fue muy crítico. Sobre el círculo de tasas altas y dólar, aseveró: "Se revierte con un programa económico integral, porque con el 48% del parque industrial parado y siete millones de desocupados eso no se revierte". "Si la sociedad no cree, ningún plan económico funciona", agregó.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.