"Los argentinos desconfían del peso y resolver eso llevará tiempo"

Hentschel, ayer, en la Bolsa de Comercio cordobesa
Hentschel, ayer, en la Bolsa de Comercio cordobesa
Para el director del Banco Mundial en la Argentina, se está en la dirección correcta
Gabriela Origlia
(0)
6 de abril de 2019  

CÓRDOBA.- "Confiar en que el Banco Central es independiente, confiar en las instituciones y en las leyes. La confianza es un ingrediente clave para reducir la volatilidad del dólar. Hoy la volatilidad es menor a la que había antes de las nuevas políticas acordadas con el Fondo Monetario Internacional (FMI), pero los argentinos desconfían del peso y resolver eso llevará mucho tiempo". La definición es de Jesko Hentschel, director del Banco Mundial (BM) para la Argentina, Paraguay y Uruguay.

Enfatizó que el cambio de reglas de juego en la Argentina es "permanente" a lo largo de su historia y que ese factor impacta en la macroeconomía. A su entender, el país "no tenía otra opción" que recurrir al FMI aunque el costo en términos de actividad -como describió el informe del Banco Mundial- sea alto.

En esa línea, Hentschel entiende que diciembre y enero habrían marcado el piso de la baja de la producción y que, hacia adelante, los indicadores mejorarán, pero el año cerrará con una caída de alrededor de 1,7% del PBI; recién habría crecimiento en 2020. Además, señaló que la combinación de medidas indicadas por el Fondo constituye un "carril correcto", a lo que se suma la política "procompetencia" que el Gobierno lleva adelante.

Hentschel, que participó en Córdoba de la presentación de un trabajo elaborado por la Bolsa de Comercio, adelantó a LA NACION que a fines de mayo o principios de junio llegará la primera parte de un desembolso de US$1000 millones del Banco Mundial, destinado a apoyar los planes en marcha para los sectores más vulnerables como la Asignación Universal por Hijo (AUH) y becas escolares; además de la tarifa social en servicios públicos.

Esos recursos van al gobierno nacional; la institución trabaja también con la administración bonaerense en la absorción del pago de la tarifa social.

A lo largo de toda su presentación, el directivo enfatizó la necesidad de instrumentar reformas estructurales, como la de seguridad social y la laboral, pero acompañadas de programas que "protejan a los más vulnerables, a la clase media baja". Reconoció que siempre es "más simple y mejor" hacer esas transformaciones con una actividad económica en crecimiento, "pero es una tarea a realizar". Hentschel insistió en que ese tipo de reformas requieren amplio consenso entre partidos políticos y los distintos sectores de la sociedad.

En ese contexto, sostuvo que la Argentina es, todavía, una de las economías más cerradas del mundo (el grado de apertura es del 25%). "Es el cuarto país más cerrado y abrirse es necesario, pero hay que hacerlo con una política social extremadamente fuerte y focalizada". A modo de ejemplo, señaló que un estudio del BM marca que, por falta de competencia, hay alimentos 50% más caros en el país que en otros lugares.

Alta inflación

"Claramente una convergencia fiscal de 2,7% del PBI tiene un impacto en la economía y causa recesión; de todas maneras, para nosotros el marco de esta combinación de política fiscal y monetaria es la adecuada y va en la dirección correcta", sostuvo, y admitió que un mercado cambiario menos volátil es "importante porque ataca las expectativas inflacionarias".

Aunque reconoció que la inflación es "muy alta", descartó el riesgo de una hiperinflación y volvió sobre el tema de la confianza: "En la inflación no impacta solo la política monetaria, sino también la confianza en las instituciones y en que las políticas cambiarias se mantendrán a lo largo del tiempo".

El Banco Mundial advirtió también que los ingresos reales "perdieron 17% frente a la inflación" en el último año, a lo que se suma el pase de muchos trabajadores formales a la informalidad.

Nuevo jefe en el Banco Mundial

  • David Malpass, un alto funcionario del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, fue nombrado ayer presidente del Banco Mundial para un mandato de cinco años que comienza la próxima semana. La elección de Malpass, que era el único candidato, fue un proceso "abierto y transparente", dijo la entidad.
  • Malpass, de 63 años, es subsecretario del Departamento del Tesoro de EE.UU., encargado de Asuntos Internacionales, y fue respaldado por el presidente de ese país, Donald Trump.
  • El ahora titular del BM se convirtió en una figura polémica después de que en 2017 criticó a las instituciones internacionales por derrochadoras, "no eficientes" y "a menudo corruptas en sus prácticas crediticias". También se quejó por el financiamiento que reciben países como China.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.