Los fiscales del Lava Jato denunciaron en Brasil a ejecutivos de Techint

El grupo indicó que toda la operatoria en Brasil se ajustó a la legalidad
El grupo indicó que toda la operatoria en Brasil se ajustó a la legalidad Crédito: Gentileza
Hugo Alconada Mon
(0)
4 de junio de 2020  • 18:11

El Ministerio Público Fiscal brasileño acusó a once ejecutivos e intermediarios del Grupo Techint por el presunto pago de sobornos a un alto funcionario de la petrolera estatal de ese país, Petrobras, para asegurarse contratos multimillonarios e "influir en la política de negocios internacionales" de esa compañía petrolera.

Firmada por los trece fiscales federales que investigan el "Lava Jato" en Curitiba, la denuncia detalla que Techint le habría pagado más de US$10 millones al entonces director de Servicios de Petrobras, Renato Duque, para que beneficiara a una empresa del holding, Confab Industrial, por casi 2700 millones de reales.

La denuncia acusa a diez brasileños por el presunto pago de "ventajas indebidas", como así también contra un exalto ejecutivo argentino de Techint, Héctor Alberto Zabaleta , quien también quedó bajo la mira de la Argentina en el "caso Cuadernos", investigación en la que se acogió al régimen del "arrepentido" y confesó la entrega de dinero a Roberto Baratta , el entonces número dos de Julio De Vido en el Ministerio de Planificación Federal.

Exdirector general de administración de Techint, Zabaleta habría lidiado con ambas maniobras al mismo tiempo. Según los fiscales, los supuestos sobornos al brasileño Duque se habrían pagado entre 2007 y 2010, a través de cuentas bancarias encubiertas, mientras que las entregas de dinero en el subsuelo de la casa matriz del holding en Buenos Aires se sucedieron entre abril y diciembre de 2008, de acuerdo a lo que consta en el cuarto cuaderno del chofer Oscar Centeno.

Consultados por LA NACION , voceros de Techint dijeron no estar al tanto de la denuncia de los investigadores del "Lava Jato", en tanto que la posición oficial desde que quedó bajo la lupa de los investigadores en Itala y Brasil fue reafirmar la legalidad de sus actos. En esa línea, en enero pasado indicaron que la pesquisa que se sigue en Italia deriva de sospechas nacidas en Brasil, donde afirmaron que Petrobras elaboró un informe a pedido los fiscales del Lava Jato en el que indicó que "no se encontraron evidencias de que haya habido un beneficio a Confab de forma doloso o culposa".

Ahora, los fiscales brasileños basaron su acusación en testimonios de arrepentidos y copias de correos electrónicos que intercambiaron los acusados , como así también en información que recibieron de otros países y que incluyó el levantamiento del secreto bancario y copias de los registros de movimientos de fondos en las cuentas sospechadas.

Desde mediados de octubre pasado, cuando iniciaron la 67° fase del "Lava Jato", centrada de manera específica en el grupo Techint, los investigadores brasileños también completaron 23 órdenes de búsqueda y detención en los estados de Río de Janeiro y San Pablo, donde decomisaron información sobre la operatoria.

Con esas evidencias, los fiscales liderados por Deltan Dallagnol concluyeron que Techint simuló contratos de "consultoría que no prestaron ninguna actividad técnica", pero que le permitieron justificar la salida de dinero hacia cuentas en paraísos fiscales a nombres de sociedades offshore que intermediaron en los pagos a Duque.

"El esquema de corrupción involucró a muchos agentes y fue más allá de la mera práctica criminal de la corrupción de agentes públicos, afectando directamente la política de negocios de Petrobras", planteó el también fiscal del "Lava Jato", Marcelo Ribeiro de Oliveira . Lo ocurrido, afirmó, "corrompió el debido proceso licitatorio y la garantía de una amplia concurrencia [a las licitaciones], que resulta fundamental cuando se trata de grandes contratos públicos".

Según el Ministerio Público Fiscal brasileño, los emisarios acordaron pagarle coimas a Duque por el 0,5 % del valor de cada contrato que le otorgó a Confab, lo que se plasmó en sobornos por US$6 millones y otros 3,6 millones de francos suizos.

Al describir esa presunta operatoria ilícita a lo largo de 35 carillas, los fiscales brasileños mencionaron 18 veces el apellido Zabaleta, al que adjudican supervisar la operatoria en nombre del "grupo empresarial", coordinar con los ejecutores y "gestionar las cuentas pertenecientes al grupo Techint en instituciones financieras en Suiza", según consta en el escrito que los fiscales presentaron ante el Juzgado Federal de Curitiba .

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.