Los mecanismos de la ley de Acefalía

Por Gregorio Badeni (*)
(0)
20 de diciembre de 2001  • 21:02

Habiendo renunciado el presidente Fernando de la Rúa a su cargo, corresponde que las Cámaras del Congreso reunidas en asamblea y por mayoría de votos decidan si aceptan o no esa renuncia.

Si aceptan la renuncia en ese caso De la Rúa cesa como presidente y asume el cargo Ramón Puerta, en su carácter de presidente provisorio del Senado

Conforme a la ley de Acefalía, tiene el deber, dentro de las 48 horas siguientes, de convocar a las Cámaras del Congreso para que se reúnan en Asamblea y, por mayoría absoluta de votos, elijan a la persona que ejercerá la presidencia hasta el 9 de diciembre del 2003.

Esa elección solamente podrá recaer sobre un diputado nacional, un senador nacional o un gobernador de provincia.

Pero también es posible que el Congreso, actuando ambas cámaras por separado, modifique la ley de Acefalía, disponiendo que corresponde acudir a la voluntad popular para la designación de una nueva fórmula presidencial.

Si la ley modificatoria es aprobada por ambas cámaras del Congreso, promulgada y publicada por quien ejerce la presidencia provisoriamente, corresponderá convocar a una elección popular para que el pueblo elija a un nuevo presidente y vicepresidente, quienes asumirán los cargos por un período de cuatro años.

En circunstancias tan particulares, graves y dramáticas, como las que se plantean actualmente, es necesario más que nunca respetar fielmente la Constitución, obrando con prudencia, cautela y sensatez.

De ahí que las ideas expuestas acerca de una concentración absoluta del poder en una asamblea legislativa, son absolutamente inviables e importarían una ruptura del orden constitucional, o si se quiere, un golpe de Estado.

Las características de la crisis que afrontamos se asemejan a las producidas en 1890 cuando el caos económico y político suscitados determinó la renuncia del presidente Juárez Celman y la asunción del cargo presidencial por parte de Carlos Pellegrini.

Auguremos que este último resultado se repita para el bien de todos los argentinos.

(*) Badeni es abogado constitucionalista.

Fuente : DyN

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.