Luis Majul: "Por qué no avanza la causa por espionaje ilegal contra Cristina, si las pruebas ya están"

Luis Majul
Luis Majul LA NACION

Luis Majul: ¿Por qué no avanza la causa por espionaje ilegal contra CFK, si las pruebas ya están?

17:55
Video
(0)
9 de julio de 2020  • 21:47

  • Hace 20 días, desde aquí mismo, nos preguntamos: ¿Qué hubiese pasado si en la casa de Mauricio Macri hubieran encontrado carpetas y documentos con el resultado de pinchaduras ilegales de decenas de teléfonos? ¿Qué hubiese pasado si le encontraban información confidencial sobre los viajes al exterior de Sandra Arroyo Salgado, la viuda del fiscal Alberto Nisman; datos sensibles de Francisco de Narváez y de Carlos Reutemann; o material secreto sobre la minera Barrick Gold, la petrolera Petrobrás y la automotriz General Motors?
  • Nos preguntamos también: ¿Qué hubiese pasado si le hubieran encontrado a Macri, en la casa, carpetas con la desgrabación de una teleconferencia múltiple coordinada por el exCEO de Repsol YPF Antonio Brufau y datos secretos y falsos sobre el agente de contrainteligencia asesinado e íntimo amigo de Jaime Stiuso, Pedro Tomás Lauchón Viale?

  • Nuestra respuesta deductiva es que ya se habría acusado a Macri de encubrimiento por el delito de espionaje ilegal, ya se lo habría llamado a indagatoria y ya se lo habría procesado. Sin embargo, te recuerdo que los documentos no los encontraron en la casa de Macri, sino en la que Cristina Fernández tiene en El Calafate.
  • La vicepresidenta está imputada. El próximo paso que el juez necesariamente tiene que dar es llamarla a indagatoria o a una testimonial, si considera que es inocente. Eso es lo que le va a pedir al magistrado, en las próximas horas.
  • Pero no me malentiendas: estoy tan interesado en seguir las alternativas de esta causa como de la que tramita Juan Pablo Auge por presunto espionaje ilegal de la AFI durante el gobierno de Macri. La única diferencia es que no vamos a agitar la causa de Lomas de Zamora para ocultar o minimizar esta, que parece más avanzada desde el punto de vista procesal. Las pruebas ya están sobre la mesa del juez federal.
  • Hace 20 días, consultamos al juzgado que la tramita acerca de su evolución. El fiscal es Eduardo Taino y el juez, Marcelo Martínez Di Giorgi. Las fuentes nos respondieron que las actuaciones estaban atrasadas por el coronavirus. Dijeron que estaban esperando una respuesta de sus colegas desde España al exhorto enviado el 20 de abril pasado. ¿Exhorto para qué? Para que Brufau prestara declaración testimonial, ya que había sido uno de los espiados. Dicen que es la frutilla del postre que necesita el juez para llamar a Cristina a indagatoria.
  • Estamos buscando a Brufau. Vive en España y, tarde o temprano, lo vamos a encontrar. Quizá podamos hablar con él para confirmar que fue espiado. Lo podremos hacer con una simple conversación de WhatsApp. Queremos saber lo mismo que el juez, aunque tenemos la sospecha de que ya lo sabe. Queremos saber si esa conversación que mantuvo Brufau con varios expertos a la vez, en abril de 2012, el día siguiente de que el Congreso aprobara la expropiación de YPF, fue grabada de manera subrepticia e ilegal.
  • También queremos confirmar si los que intervinieron las llamadas fueron espías orgánicos de la SIDE de Cristina, inorgánicos o -¿por qué no?- de la inteligencia paralela e ilegal cuya conducción le adjudican al general César Milani. En aquel momento, el número dos de la SIDE era Francisco Larcher y el dos, Francisco Icazuraga. Tan difícil no debería resultar.
  • De hecho, el juez, ya confirmó:

- Que ninguna de las desgrabaciones de las escuchas fueron pedidas por un fiscal o un juez de ninguna causa de la Argentina.

- Que tampoco fueron solicitadas por la SIDE ni ningún otro organismo de seguridad o inteligencia.

- Que ninguna de las víctimas del espionaje ilegal las grabaron, ellas mismas, como una forma de control.

  • Por eso, decimos que la causa "Carpetas encontradas con escuchas ilegales en la bóveda de la casa de El Calafate" está más avanzada que la de Lomas de Zamora.
  • Las carpetas fueron halladas entre el viernes 23 y el domingo 26 de agosto de 2018, por el juez Claudio Bonadio en una zona del inmueble que Cristina no mostró cuando subió un video quejándose por la invasión a su propiedad y diciendo que Bonadio la allanó para humillarla. El allanamiento se hizo dentro de la causa de los cuadernos de la corrupción. Bonadio la mandó a sorteo y, por eso, ahora la tramitan Taiano y Martínez de Giorgi.
  • La propiedad posee exactamente 485 metros cuadrados. Tiene subsuelo, planta baja dos pisos y un jardín de grandes proporciones que linda con el hotel boutique Los Sauces Casa Patagónica. En el allanamiento, participaron perros de la AFIP y equipos de escaneo que usaron para inspeccionar el subsuelo.
  • En una detallada crónica que Nicolás Wiñazki escribió para Clarín contó que las fuerzas de la Policía Federal detectaron un espacio de 2,85 metros de ancho, casi un metro de profundidad y 2,20 metros de hormigón que ni pudieron romper.
  • El mismo día, nuestra colega Lucía Salinas escribió que los Kirchner, en su momento, decidieron cambiar una puerta normal por una más pesada en un cuarto ubicado debajo de la escalera. Según Salinas, necesitaban esconder elementos muy valiosos o reservados. La periodista sostuvo que allí se construyó una bóveda e informó que los investigadores la encontraron reluciente, mucho más nueva y cuidada que el resto de los elementos de la casa.
  • En la página 535 de su libro Sinceramente, la vicepresidente hace referencias al allanamiento de Víctor Hugo Morales, al que considera injusto. Sin embargo, Morales fue allanado porque desobedeció la orden judicial de resarcir a los damnificados por tomar de manera ilegal imágenes de un partido sin pagar los derechos. De hecho, aparentó insolvencia. Por eso, los demandantes fueron a buscar los bienes y las obras de arte para poder cobrar lo que la Justicia ya les había reconocido.

  • La pregunta que se hizo Cristina en su libro nos involucra. La reproducimos, textual: "Ahora, ¿alguien se imagina qué hubiera pasado si en mi gobierno hubieran hecho un allanamiento similar en la casa de Jorge Lanata, Marcelo Longobardi o de Luis Majul? Hubiera sido tomado como una declaración de guerra contra 'el periodismo independiente', como les gusta definirse, y me hubieran condenado".
  • A confesión de parte, relevo de pruebas. Ella ya tenía en la cabeza su plan de impunidad y venganza. Ya maquinaba que, para lograr la impunidad, necesitaba la venganza; es decir: demoler a los periodistas que siguen cubriendo sus problemas judiciales.

Por: Luis Majul
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.