Luis Novaresio respondió a las disculpas de Cristina Kirchner: "Le molesta la existencia del periodismo"

El conductor dijo que la expresión de la senadora fue un "exabrupto inadmisible"

05:12
Video
(0)
22 de julio de 2019  • 14:34

El periodista Luis Novaresio respondió al pedido de disculpas de la expresidenta y senadora Cristina Kirchner por haber calificado como un "interrogatorio" la entrevista que le hizo hace dos años. Dijo que las disculpas lo "alegran" pero ratificó que le pareció un "exabrupto inadmisible" y analizó: "A los funcionarios públicos les molesta de manera potente la existencia del periodismo".

El viernes, durante la presentación de su libro Sinceramente en Mar del Plata, la senadora se refirió a la entrevista que le hizo Novaresio durante la campaña electoral del 2017. "Yo me sentí interrogada. Solo faltaba que me pusieran un reflector adelante y me hicieran algo desde atrás", dijo la senadora y, en ese momento, hizo un gesto como si le aplicaran una picana eléctrica.

Ante esta acusación, Novaresio anunció en Twitter que en su programa iba a hablar sobre "la imputación de cuasi torturador" que le hizo Cristina. Tras leer este mensaje, la expresidenta aclaró: "Quiero decirle que como surge claramente de la exposición y el contexto en que lo dije, lo hice en un sentido obviamente metafórico y para que pudiera entenderse claramente la diferencia en la forma de entrevistar a los candidatos del gobierno y a los candidatos de la oposición".

Luis Novaresio responde al pedido de disculpas de Cristina Kirchner - Fuente: Radio La Red

05:12
Video

Esta mañana, Novaresio respondió a las disculpas en su programa de radio La Red: "En lo personal lo doy por concluido. Cada uno evaluará si le parece sincero o no. A mí me sorprendió cuando Cristina habló de un interrogatorio y de "algo por detrás". Me dije, es cualquier cosa, menos un acto de justicia", sostuvo Novaresio.

"Creo que ella ponía en discusión qué es el periodismo. Y me parece que a esta altura, cada uno pensará lo que quiera piensar sobre este exabrupto. Pero para alguien que ha vivido en los 70, que sabe lo que era un interrogatorio con una lámpara de frente y una picana por detrás, que hizo a lo largo de su vida política una reivindicación de la lucha de los Derechos Humanos, me parece un exabrupto", añadió Novaresio.

Y continuó: "Después, algún especialista me explicará por qué uno trae determinadas imágenes cuando hace comparaciones. Pero esto es del orden de lo inadmisible. Mi expresión es que me alegra que pida disculpas. Porque Cristina o Macri no son cualquier funcionario público. Y si un presidente de la Nación utiliza esta metáfora, lo que corresponde es pedir disculpas incondicionales. No a mí, aunque sí me molesto, y me pareció sorprendente. Me quedó una situación, en lo emocional, dos años después. Una cosa es tener memoria, y otra es tener rencor. Algo habrá sucedido", dijo.

En ese sentido siguió: "Hay algo que los periodistas deberíamos reivindicar, que es el ejercicio de la entrevista como una práctica a defender a capa y espada. No corporativamente, sino como una herramienta básica. Entrevistar no es cualquier cosa, no es charlar. Es un género que defiendo, donde el contenido es rey, no el lucimiento del entrevistador, ni el lucimiento den entrevistado, sino de que el publico que te lee sepa enfrente de quién se encuentra".

"Yo repasé la entrevista, hablamos de 22 temas, sobre Nisman, la Justicia, Cristóbal López, su fortuna. Si el entrevistado se niega a dar una respuesta, no hago un acto de juzgamiento por la falta de respuesta", agregó.

"En general, a los funcionarios públicos les molesta de manera potente la existencia del periodismo. Invitaría a los funcionarios a que se despreocupen de juzgarnos, de si hacemos bien o mal el trabajo. Tenemos dos grandes juzgadores: quienes nos escuchan, y los medios donde trabajamos", dijo.

"El funcionario tiene que solucionar los problemas y este es un país donde en los últimos tres lustros llegamos a una pobreza del 30 por ciento y una inflación galopante", agregó.

Por último, Novaresio opinó que "si nos vamos a quedar en el pedido de disculpas nos equivocamos". Y enumeró su postura: "Comparar una entrevista con un interrogatorio es un disparate. Sepan que la entrevista no es una charla de café, donde uno comparte lo que le parece. Y, a quienes nos escuchan y nos ven, nuestro trabajo no es expresar amores u odios. Uno se enamora o desprecia a alguien con quien tiene un vínculo íntimo".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.