Manzanares: "Cristina me dijo que no podía ayudarme porque era jubilada y vieja"

Manzanares dio una entrevista a La Cornisa
Manzanares dio una entrevista a La Cornisa Crédito: Gentileza La Cornisa
(0)
21 de abril de 2019  • 21:44

El excontador de la familia Kirchner, Víctor Manzanares, dio su primera entrevista televisiva al programa La Cornisa, conducido por Luis Majul, y aseguró que se sintió "abandonado, ninguneado y desprotegido" por la expresidenta Cristina Kirchner y que por eso confesó como arrepentido ante la Justicia en la causa de los cuadernos de las coimas .

Manzanares estimó que el exsecretario de Néstor Kirchner, Daniel Muñoz, manipuló bolsos por 96 millones de dólares por año desde 2003 hasta 2015 y confesó que pensó en quitarse la vida. También aseguró que la exmandataria no podía ignorar la maquinaria de corrupción durante sus gobiernos y el de su marido.

Manzanares se sintió "abandonado, ninguneado y desprotegido" tanto por la familia Kirchner como por los Muñoz - Fuente: América TV

08:08
Video

En un momento dado de la entrevista, confesó: "Le pregunto a Daniel [Muñoz]: "¿Para qué robar tanto si ya tenés el bronce por conducir los destinos de la patria?" y él, me dijo: "No, no, acá nadie robó nada. Esto es la comisión que se le cobra a la patria por hacer las cosas bien. Una comisión que se le "cobraba al pueblo por hacer las cosas bien, por eliminar la deuda externa".

A continuación, los tramos principales de la entrevista:

-¿Qué lo llevó a arrepentirse?

-Fue un conjunto de causas. La primera fue sentirme abandonado, ninguneado, desprotegido, tanto por la familia Kirchner como por la familia Muñoz.

-¿Es cierto que alguna vez fue a pedirle una ayuda a Cristina?

-Es cierto. Se le llevó una lista de gastos y la doctora dijo que ella era una mujer jubilada, embargada y vieja. Me dijo que me bancara mi suegro.

-¿Por qué sugirió que tiene miedo de que lo maten? ¿Quién lo podría matar?

-No tengo miedo a mi propia muerte. Sí le tengo miedo a que le pase algo a mi familia, a mis hijos. Cuando tomás decisiones sabés que puede llegar a haber consecuencias o represalias.

-¿Pensó en matarse?

-Sí. Mis compañeros de pabellón, mi abogado [Alejandro] Baldini y mi primo Roberto Fernández, que siempre fue un psicólogo para mí, lo saben. Había leído el libro El origen, de Dan Brown. Decía que con una pastilla de 10 miligramos te podes matar. Yo le pedí a mis abogados y a mis amigos esa pastilla. Me sacaron "vendiendo almanaques". Pero esa decisión tenía más que ver con llevarme los secretos a la tumba y no aceptar una condena en donde no soy culpable.

-¿La plata que le guardaba a Muñoz era de Néstor y Cristina?

-No, no. La plata de Muñoz procedía de lo que él retiraba de estas remesas que llegaban a Río Gallegos, que venían en el Tango 01 y en un avión privado.

-La plata de Muñoz se entiende como una comisión de la plata que podía ser de Néstor Kirchner. ¿Está mal pensado eso?

-No. Está bien pensado. Eso es lo que me dijo. También podría caber la posibilidad de que él la hurtara. Muñoz me dijo que era la comisión por las cosas que hacía. Pero también tenía depósitos en Buenos Aires. [Confensé que él] traía esas valijas [con dinero]. Y cuando se sentaba en el auto llamaba y avisaba que terminaba la tarea.

-¿A quién llamaba?

- Presumo que sería al "mandante", pero nunca escuché que lo nombrara o que dijera alguna palabra que me significara que estaba hablando con quien yo pienso que estaba hablando.

-¿Actuaba solo o bajo el mandato de Néstor y Crisitina?

- El mandato era de Néstor.

-Usted contó que Cristina le llegó a decir personalmente "menos mal que se murió Daniel Muñoz", ¿En qué contexto lo dijo?

-Estábamos en su casa de la calle Mascarello y cuando salió todo el tema de los Panamá Papers, como ella sabía que yo hacía trabajos para Muñoz, me preguntó si sabía algo. Le dije que no. Que me había enterado unos días antes por un mensaje de texto de Muñoz. Ahí ella me dice "menos mal que se murió". Pienso que me lo dijo por todos estos problemas y lo que podía llegar a significar que Daniel revelara sus secretos. Creo que se refería a Néstor. Porque el contacto fundamental era con Néstor más que con Cristina.

-¿Cristina sabía de todos estos movimientos?

- Yo creo que no.

-No podía ignorarlo.

- Exacto.

-Ella sabía.

-Pero es conjetural.

-Por su experiencia.

- Exacto. Una vez me invitaron a viajar en el Tango 01. Yo venía en la primera fila, que daba directamente a la pared del cuarto presidencial. Adelante mío tenía una valija enorme. Años después me cayó un poco la ficha de qué sería esa valija ahí. Después vino Néstor a saludar. Debe haber pensado, para adentro, "si supiera Alejando lo que hay ahí...".

-Las llaves por las que aparentemente se pelean Osvaldo Sanfelice y Muñoz tras la muerte de Néstor...

-(Interrumpe) Sí, igual Daniel iba a ir... Había fallecido un amigo, un jefe. Él es el último en llegar a el Calafate. Y él me cuenta después que lo fueron a recibir Sanfelice y algunas personas más. Iban por las llaves.

-¿Las llaves de qué?

- De los tesoros…

-¿Qué estaban dónde?

- En El Calafate. El que yo conocí físicamente es el de la casa de la mamá de Néstor, más el departamento de la calle de Uruguay y Juncal.

-¿Algunos de esos tesoros se pueden encontrar hoy?

- No. Muñoz vació todo lo que era depósitos de Río Gallegos y se lo llevó. Y calculo que esos tesoros deben estar vacíos también.

-Usted tiene plena conciencia que cometió actos de corrupción, por eso se arrepintió. ¿No hay duda de eso?

- Si. Cometí delitos.

-Cuando Muñoz se llevó esos 20/30 millones y usted pensó que era lo último que tenía y resulta que después venía más. ¿Cuál fue la explicación que le dio?

- Muñoz me dijo que le hiciera un favor. Porque en el lugar en el que estaba habían intentado robarle. Y que le guardara el dinero hasta que elija un nuevo lugar. Era hacerle un favor. Pero después empezaron a aparecer más cosas, como la operación Neuquén que era preexistente a mi entrada en el ámbito de la economía de Muñoz. Y más. Y más. Entonces empecé a darme cuenta que era como un barril sin fondo. Le pregunto a Daniel "¿para qué robar tanto si ya tenés el bronce por conducir los destinos de la patria" y él me dijo "no, no, acá nadie robó nada. Esto es la comisión que se le cobra a la patria por hacer las cosas bien. Una comisión que se le "cobraba al pueblo por hacer las cosas bien, por eliminar la deuda externa"…

-¿Cómo fue cuando guardaban los bolsos con dinero en recovecos y Muñoz le dijo "este tren pasa una sola vez en la vida"?

- Daniel me llama y me pide que nos encontremos en un lugar de poco tránsito. Él venía con Roberto Sosa [un secretario de Néstor y Cristina) en una camioneta. Estaciono atrás de ellos y me pide que le guarde unos bolsos porque en el lugar donde los tenía guardados había tenido un intento de robo. Entonces bajamos los bolsos entre los tres y le pregunté: "¿Qué es esto?" Y me dice: "¿Qué va a ser ‘Polo’?: Plata". Me quedé medio shockeado. Al instante me dice si quería trabajar con él. Le digo que me dé 24 horas para pensarlo. Era una situación shockeante. Eran unos quince bolsos con 30 millones de euros. Yo no estaba decidido. Tonto no soy. Lo que me estaba pidiendo era lavar dinero negro. Entonces me dice que el tren o el colectivo pasan una sola vez en la vida.

-¿Pasaron muchos bolsos de esos por el Sur?

-En cada viaje de avión, Daniel se llevaba uno o dos bolsos. Te puede dar de $400 a $800 millones si sumamos un viaje por semana durante los años que él prestó funciones.

-Si cada avión hubiese recogido lo que tuvo usted en su casa…

- Tendrías 96 millones de dólares al año, más o menos.

-Si Muñoz podía llegar a blanquear esa cantidad de dinero, ¿Cuánto podía blanquear su jefe, Néstor Kirchner?

-Algunos hablaron de un PBI. No me parece razonable, pero las cifras pueden ser realmente escandalosas. No le encuentro una lógica, yo creo que fue simplemente un acto de quitar dinero a empresarios a los cuales habría ayudado.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.