Mauricio Macri y el papa Francisco, una relación marcada por la distancia

Francisco recibió a Macri en febrero; el encuentro fue protocolar y apenas duró 22 minutos
Francisco recibió a Macri en febrero; el encuentro fue protocolar y apenas duró 22 minutos Fuente: Archivo
Un repaso por los principales cortocircuitos y desencuentros entre el mandatario y el Sumo Pontífice en los primeros seis meses de gobierno
(0)
11 de junio de 2016  • 15:07

El rechazo por parte del Papa a una millonaria donación que el gobierno Mauricio Macri le envió a la fundación pontificia Scholas Ocurrentes sumó un eslabón más a la tensa y distante relación que existe entre Francisco y el Presidente.

Desde que Macri asumió en la Casa Rosada no fueron pocos los cortocircuitos entre ambos. Esa distancia incluso envolvió la hasta ahora única visita que el jefe de Estado hizo al Vaticano, en febrero pasado.

  • Antes de ser Presidente. Siendo jefe de gobierno porteño, Macri visitó a Francisco en febrero de 2013 junto a su esposa, Juliana Awada, y a su hija menor, Antonia. Pasaron 819 días hasta que se vean cara a cara de nuevo en el Vaticano. Durante los años en los que Jorge Bergoglio fue arzobispo, se enfrentaron en más de una oportunidad. Los roces más trascendentes fueron el desencanto de la iglesia ante el sutil aval de Macri a la ley de matrimonio igualitario (fines de 2009) y cuando la Ciudad decidió reglamentar el protocolo habilitante para los abortos no punibles (septiembre de 2013).
  • "Relación protocolar". Tras asumir en el Gobierno, y previo a su visita al Vaticano, Macri planteó la idea de que la relación con el Papa tenía que darse en términos protocolares, dado que ambos eran jefes de Estado. "Con el Papa tenemos una agenda rica en sustancia, no es fotos para las revistas del corazón", dijo en los primeros días de febrero pasado la canciller Susana Malcorra. Y agregó: "El cardenal Bergoglio es el jefe de un Estado, entonces las relaciones tienden a ser más protocolares".
  • Un rosario para Milagro Sala. A mediados de febrero, el Papa le envió un rosario bendecido a la líder de la organización kirchnerista Tupac Amaru, Milagro Sala, detenida desde enero en Jujuy. El gesto se entendió en la Casa Rosada como un mensaje contra Macri y Cambiemos, coalición a la que pertenece el gobernador jujeño, el radical Gerardo Morales.
  • Una reunión breve. Lejos de los extensos encuentros que Francisco tuvo con Cristina Kirchner, la reunión entre el Papa y Macri, el 22 de febrero, duró apenas 22 minutos. El encuentro fue muy protocolar e incluso llamó la atención el marcado gesto adusto que mostró Francisco.
  • Intercambio de cartas. Un tibio acercamiento hubo entre Francisco y Macri en vísperas al 25 de mayo. El Papa le envió una carta de "cordial felicitación" al jefe de Estado e instó a los argentinos a buscar "la reconciliación y la fraternidad". El mandatario le respondió en el mismo tono y en la fecha patria participó del tedeum, donde el arzobispo Mario Poli reclamó "redoblar el esfuerzo ante el dolor de los más pobres".
  • Hebe de Bonafini y Casanello. En las últimas semanas, el Papa recibió en audiencias privadas a Hebe de Bonafini, fuerte opositora a Macri, y al juez Sebastián Casanello, quien investiga al Presidente por la causa Panama Papers y a Lázaro Báez por lavado de dinero. A mediados de mayo, al recibir a obispos latinoamericanos, el Papa comparó los conflictos sociales, políticos y económicos de la Argentina con la crisis de Venezuela, Bolivia y Brasil. Poco antes de estos encuentros se supo que, en 2013, el Papa se negó a recibir a la dirigente social cercana a Macri Margarita Barrientos .

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?