Mientras monitorea al Congreso, el Gobierno rediseña la estructura de las segundas líneas del gabinete

La Anses pasará a depender del Ministerio de Trabajo, pero resta definir buena parte de la estructura política de la Casa Rosada
La Anses pasará a depender del Ministerio de Trabajo, pero resta definir buena parte de la estructura política de la Casa Rosada
Maia Jastreblansky
(0)
19 de diciembre de 2019  • 20:03

Alberto Fernández terminó de darle forma a una "amplia reformulación" del organigrama del Estado que heredó de Mauricio Macri, con cambios de estructuras, misiones y funciones de las secretarías, subsecretarías y direcciones del gabinete, señalaron fuentes oficiales. Anoche, el Gobierno oficializaba la nueva estructura, aunque no formalizaba las designaciones de todos los funcionarios.

El Presidente decidió a la mayoría de los nombres para ocupar secretarías, subsecretarías y direcciones, los cargos políticos del Estado. Casi todos, de hecho, ya se presentaron a trabajar. Pero su designación formal -que se comenzará a conocer en las próximas horas- se fue postergando durante toda la semana por idas y vueltas en la ubicación de algunos organismos y atribuciones bajo los paraguas de los 21 ministerios.

La nueva alta dirección pública -que tendrá forma de un decreto con anexos de decenas de páginas- se demoró por la complejidad técnica del nuevo diseño y las demandas políticas del reparto sumada a una agenda plástica que se fue corriendo por las negociaciones en el Congreso.

Fernández, aseguran cerca suyo, priorizó definir la táctica de juego antes de oficializar la formación completa de su equipo. "Empezó a implementar cambios de fondo apenas se subió a la Ferrari. Está claro que comenzó a ejercer el poder y que no cambia nada si los nombramientos salían un día antes o un día después. La prioridad fue gestionar y dialogar con los distintos sectores sociales, como los empresarios, los gremios y la Iglesia, antes de definir las cuestiones de forma", señaló un colaborador que camina el ala presidencial de la casa de gobierno.

Excepto los ministros, que juraron el 10 de diciembre y fueron designados el 11, el resto de los funcionarios políticos no tuvo en los primeros diez días de gestión la firma digital para poder mover expedientes y emitir dictámenes en el Estado. "Fue un rediseño complejísimo en términos técnicos y políticos", reconocieron en la Casa Rosada.

Anses dependerá de Trabajo

Entre las decisiones que ya estaban casi cerradas, por caso, figura el cambio de la Anses de la órbita de Desarrollo Social al Ministerio de Trabajo. Es una de las cajas más grandes y federales del Estado. La dependencia -que conducirá el ex presidente del BCRA del kirchnerismo, Alejandro Vanoli- pasará así a depender orgánicamente del ministro de Trabajo, Claudio Moroni, uno de los funcionarios de mayor confianza y que conoce desde hace más años a Fernández.

El organigrama del gabinete, según pudo reconstruir LA NACIÓN, estuvo casi cocinado el miércoles. Pero cuando se acercó la medianoche no se habían llegado a dar las puntadas finales "más por cuestiones de atribuciones y funciones que por temas políticos" aseguraron en Balcarce 50. "Toda la coalición del Frente de Todos va a estar representada", dijeron en el Gobierno para ahuyentar versiones de cortocircuitos con los socios del oficialismo.

"El proyecto de emergencia y el consenso fiscal se fue llevando todo. No hubo tiempo de definir todo el organigrama en la primera semana de gestión", agregaron en Balcarce 50.

En un esquema de trabajo que se fue improvisando minuto a minuto, Fernández validó en los últimos días las estructuras que le fueron elevando el jefe de Gabinete Santiago Cafiero, la vicejefa de gabinete, Cecilia Todesca (que se ocupó del ala económica) y el secretario de la Presidencia, Julio Vitobello. Negoció también en las reuniones cara a cara con sus ministros.

Vilma Ibarra -que se trasladó de la Casa Rosada al Congreso varias veces en los últimos días por el proyecto de emergencia-, a su vez, fue cotejando la forma jurídica a las nuevas estructuras, para que no se duplicaran las misiones y funciones de cada "raviol", como se denomina dentro del organigrama a cada cargo.

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.