Miguel Lifschitz: "Lo natural sería que la UCR vuelva a la centroizquierda"

Fuente: Archivo
El mandatario socialista impulsa el armado de un frente transversal y plural, encabezado por Lavagna
Jaime Rosemberg
(0)
10 de abril de 2019  

En la recta final de su gestión como gobernador de Santa Fe , el socialista Miguel Lifschitz se transformó en uno de los voceros y máximos apoyos de la candidatura presidencial de Roberto Lavagna . Más distendido que en otras oportunidades -el socialismo repunta en las encuestas y aumentan las chances de que su antecesor, Antonio Bonfatti, vuelva a gobernar la provincia-, Lifschitz defiende la unidad en torno al exministro de Economía "al frente de un armado transversal y plural".

En la Casa de Santa Fe, a 200 metros de la Casa Rosada, el gobernador y candidato a diputado provincial afirma que quedar diluido en una mayoría peronista "es un riesgo", pero cree que "si Lavagna terminara siendo un candidato del peronismo, sus chances se reducirían". Con toda intención, afirma que sería "natural" que la UCR "vuelva a formar parte de un espacio de centroizquierda", y critica al Gobierno por haber "perdido la oportunidad de convocar a todos y cumplir con su promesa: unir a los argentinos".

-Hace un tiempo se pensaba en una fórmula presidencial progresista. ¿Cómo se explica el "amor" de ese sector por Lavagna?

-Hace un año le hubiera dicho que el objetivo era fortalecer el espacio progresista nacional con nuestros interlocutores naturales: Margarita Stolbizer, Ricardo Alfonsín, dirigentes de la sociedad civil, y conformar una fórmula que representara a este sector. La realidad del país es muy distinta, la economía entró en una crisis muy profunda, con una recesión que se va a sostener durante todo el año, una inflación que se va a mantener en niveles como el año pasado y una situación social que se agrava, un gobierno sin capacidad de reacción para imaginar alternativas y respuestas. Hay que pensar en cómo sacar al país de esta encerrona de crisis profunda.

-¿Y Lavagna lo puede hacer?

-Se necesita, primero, un armado plural y transversal, es la única manera de romper la polarización y expresar un proyecto alternativo. Lavagna es el único que reúne características que lo hacen atractivo para este momento: experiencia y conocimientos técnicos sobre la economía, ha sabido administrar una crisis de manera exitosa, está cercano al PJ, pero también a la UCR, tiene diálogo con los empresarios y con los dirigentes gremiales y el FMI, con quien tuvo que negociar. Hay que incorporar al Peronismo Federal a un sector amplio del radicalismo, al progresismo, a la sociedad civil y a referentes con exposición pública.

-¿Y cuándo lo define?

-Estamos jugando en tiempo de descuento: abril es un límite. No habría después suficiente tiempo para un armado nacional para enfrentar a dos maquinarias electorales aceitadas y consolidadas.

-Lavagna no quiere ir a internas con candidatos del PJ. ¿Coincide?

-Soy partidario de las internas cuando se dan en un mismo espacio político. Los tiempos son exiguos y necesitamos un proyecto que trascienda los límites de los partidos. Massa y Urtubey plantean una interna dentro del peronismo, muy respetable, pero eso no me incluye a mí ni a Margarita. Tenemos que expresar algo distinto.

-¿Y no sería menos democrático elegirlo por aclamación?

-No, en todo caso tampoco habrá internas en el kirchnerismo ni en Cambiemos. El respaldo ciudadano se dará en el proceso electoral.

-¿El kirchnerismo es el límite?

-Claramente sí, eso no significa tachar a todas las personas que adhirieron al kirchnerismo o a quienes integran hoy Cambiemos. Sí implica la construcción de un proyecto alternativo a los fracasos y debilidades de este gobierno y el anterior.

-En la provincia de Buenos Aires, kirchneristas y peronistas trabajan en un candidato en común?

-Eso es muy difícil, si fuera tan fácil ya estaría el candidato en carrera. No hay un liderazgo que los unifique y no creo que aparezca. Esa elección está muy condicionada por la elección de presidente.

-¿Y en el PS no hay miedo de quedar diluidos en un proyecto con mayoría peronista?

-Es un riesgo, el peronismo tiene estructura y vocación de poder innegable. Si terminara siendo un candidato del peronismo, las chances de Lavagna se reducirían, al igual que si lo hicieran Massa o Urtubey.

-¿Podrán sumar a los radicales y a Martín Lousteau?

-Chances hay, si no, no se estaría discutiendo y el Presidente no los hubiera convocado para ofrecerles la vicepresidencia. Habrá que ver cuáles son las opiniones que priman en la Convención. El radicalismo estuvo siempre ubicado en el centro, y con Alfonsín se corrió hacia la centroizquierda. No es extraño que el radicalismo vuelva a su lugar natural, lo extraño es el lugar donde está ubicado hoy.

-El Gobierno adjudica la crisis a cuestiones externas...

-Obviamente, hubo problemas externos. Todos los que gobernamos enfrentamos problemas externos, a veces nos juega a favor y otras en contra. El Gobierno subestimó la gravedad de la situación e imaginó soluciones mucho más fáciles y rápidas de los problemas, generó una expectativa en la ciudadanía y está luchando contra sus propias promesas, sobre todo en el tema de la pobreza, donde casi todos los gobiernos han fracasado. Se perdió una gran oportunidad, después de ganar las legislativas de 2017, de hacer una gran convocatoria y cumplir con uno de sus objetivos: unir a los argentinos. Macri eligió fortalecer el entorno, atrincherarse en sus equipos. Hoy es difícil recuperar ese escenario, a veces la historia nos da una oportunidad, no dos.

-El peronismo y Cambiemos hablan de un "ciclo terminado" del PS en el poder de Santa Fe. ¿Qué les responde?

-El peronismo lleva 70 años en el poder, en algunas provincias creo que ha estado siempre, no serían los más indicados para hablar de eso. Los tiempos de los proyectos políticos tienen que ver con la capacidad de adaptación y de interpretar en cada momento las necesidades de la sociedad, la nuestra no es una hegemonía centrada en el personalismo al estilo [Gildo] Insfrán.

-¿Y pueden ganar?

-Claro, vamos a ganar.

-¿Le gustaría ser vice de Lavagna?

-Para cualquier dirigente, después de gobernar una provincia tan importante, ejercer un rol nacional es un atractivo y un estímulo, pero no pongo eso por delante. Más que nombres, necesitamos proyectos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.