Moyano gana influencia en el plan electoral kirchnerista

Integra el selecto grupo que toma las decisiones; se reúne con intendentes junto a De Vido y Boudou
Integra el selecto grupo que toma las decisiones; se reúne con intendentes junto a De Vido y Boudou
Jesica Bossi
Juan pablo Morales
(0)
10 de abril de 2011  

Después del pico de tensión y los entretelones con Hugo Moyano, el Gobierno sumó al líder de la CGT en la sensible tarea del armado electoral en la provincia de Buenos Aires. Resistido por un grupo de intendentes del conurbano como jefe del PJ bonaerense, el gremialista hizo pie en la mesa chica de las decisiones de la mano de los ministros de Planificación, Julio De Vido, y de Economía, Amado Boudou.

El plan comenzó a activarse, con sigilo, anteayer. Hubo una reunión reservada en un quincho pegado a la Municipalidad de Tres de Febrero, comandada por Hugo Curto. Al mediodía, se congregaron allí Moyano, De Vido, el ministro de Economía, Amado Boudou; el intendente de Escobar, Sandro Guzmán, además del anfitrión. Esa fue la avanzada sobre la primera sección electoral de una metodología que luego se replicará en el resto del territorio, según confiaron a La Nacion fuentes oficiales.

No hubo, al menos en ese encuentro, ningún delegado del gobernador Daniel Scioli. En el Gobierno, consideraban ayer que la inclusión de Moyano en ese esquema de poder ratifica la alianza con el camionero luego de la crisis que produjo su amenaza de paro y la disputa por los fondos para obras sociales, y le garantiza al secretario general de la CGT que tendrá un lugar de privilegio, con apoyo del oficialismo, en la negociación con los intendentes por lugares en las listas de candidatos a diputados, legisladores y concejales.

El asado -o la "cita de amigos", como definió uno de ellos- se extendió durante más de tres horas. Hubo clima distendido, vino y repaso de asuntos electorales.

De Vido y Boudou, dos hombres clave en el manejo de la caja del Gobierno, describieron un panorama favorable de la economía y calificaron de muy alentador el posicionamiento del Gobierno para las elecciones de octubre.

Participaron de ese almuerzo, además, los sindicalistas porteños Alejandro Amor y Amadeo Genta; el secretario privado de De Vido, José María Olazagasti, y el subsecretario de Relaciones Institucionales del Ministerio de Economía, Juan Zabaleta.

También se abordó la ríspida discusión sobre la reglamentación de la reforma política y el aval a las colectoras. Esta semana se anunciarían los decretos que darán forma a la nueva normativa electoral, tanto en la Nación como en la provincia de Buenos Aires.

Sobre todo en el mundillo político bonaerense, se esparció en los últimos días la versión de que no se permitirían las listas de adhesión para los cargos provinciales. Ayer, en el Gobierno sostenían que esa especie era una operación promovida desde el sciolismo (de lo que se informa por separado).

No es casual que el despliegue disciplinador de la provincia comience por el noroeste del conurbano, junto a Curto, un "cacique" clásico y de extracción gremial, y Guzmán, que formó parte del Grupo de los Ocho.

Ese sector de intendentes críticos a la Casa Rosada, liderados por Sergio Massa (Tigre) y Jesús Cariglino (Malvinas Argentinas), aglutina a cinco jefes comunales de la primera sección electoral.

La mayoría de ellos responde al PJ tradicional y todavía resiste en público el plan oficial de habilitar listas colectoras, temerosos en algunos distritos del peso específico del voto opositor, especialmente los cercanos a la Capital.

El manejo de la caja

Si bien no se habló en detalle de la ejecución de obras durante el almuerzo, la presencia de De Vido sirvió como señal de que él se hará cargo de la misión de ordenar y contener fuerzas en una zona compleja. Después de la muerte de Néstor Kirchner, que monopolizaba el armado político y la distribución de fondos, desapareció esa figura de único interlocutor a la hora de hablar de dinero.

Ante ese vacío, intendentes y dirigentes del interior comenzaron a llamar a distintos funcionarios del Gobierno para destrabar partidas y acercar nuevos proyectos.

Ese funcionamiento, más anárquico, incluye solicitudes directas al secretario de Obras Públicas, José López; el subsecretario de Desarrollo Urbano y Vivienda, Luis Bontempo, y el director gerente de la Administración Nacional de Seguridad Social (Anses), Diego Bossio.

En paralelo, temeroso de los movimientos nacionales, Scioli improvisó en La Plata su propio plan para intentar seducir a los intendentes, sobre todo en la problemática primera sección. En las últimas dos semanas, citó a la mayoría de ellos a su despacho.

También convocó al intendente de La Plata, Pablo Bruera, otro jefe comunal que supo tener cortocircuitos con Balcarce 50. Scioli los recibió con sus ministros clave. Hubo pedidos y carpetas de obras.

El gobernador les devolvió promesas y acuerdos económicos, la potestad que antes monopolizaba Néstor Kirchner. El objetivo: obturar un posible liderazgo territorial de Massa, tener sus propios pactos y asegurarse apoyo más allá del kirchnerismo.

RELACION SINUOSA

Octubre de 2010

La última charla

Hugo Moyano discutió con Néstor Kirchner la noche previa a la muerte del ex presidente. El tema: disidencias sobre el armado del PJ bonaerense, cuya presidencia acababa de asumir el líder camionero.

Diciembre de 2010

Días de frialdad

La Presidenta no recibió a Moyano entre la muerte de su esposo y el fin de año. Y le dedicó algunas advertencias públicas sobre la inconveniencia de las protestas violentas.

Marzo de 2011

El paro fallido

En medio de tensiones salariales y políticas, se conoce la investigación que roza a Moyano en Suiza. El jefe de la CGT llama a un paro nacional, pero se arrepiente 24 horas después.

Abril de 2011

La alianza renovada

Moyano en persona firma el acuerdo salarial de camioneros: 24%, un "techo bajo" que marcará las paritarias de todo el país. Acuerdan la rebaja de Ganancias y Moyano se suma al armado electoral de Buenos Aires.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.