Murió el ex senador José A. Allende

Fue uno de los fundadores de la democracia cristiana y presidente de la Cámara alta entre 1973 y 1975
(0)
22 de agosto de 2007  

A los 89 años falleció en Buenos Aires José Antonio Allende, dirigente de primera línea de la democracia cristiana desde su fundación en el país, que llegó a ocupar la presidencia del Senado entre 1973 y 1975.

Allende presidió la asamblea legislativa en la cual Juan Domingo Perón asumió por tercera vez la presidencia de la Nación, en 1973. Y, sin ser justicialista, al igual que Ricardo Balbín, habló en la despedida de sus restos cuando murió, en 1974. "Todo el país es solidario", dijo entonces.

Había nacido en Córdoba el 28 de noviembre de 1917. Integró el directorio del Colegio de Abogados de esa ciudad. Fue secretario de la Academia Nacional de Derecho y Ciencias Sociales de Córdoba entre 1942 y 1952.

Entre 1940 y 1950, integró la Unión Cristiana Democrática en Córdoba. En 1953, formó parte del incipiente Partido Republicano, uno de los grupos que confluyeron en 1954 en una reunión clandestina en la casa del biólogo Juan T. Lewis, en Rosario, para formar la democracia cristiana. Entre ellos estaban Manuel Ordóñez, Horacio Sueldo, Horacio Peña, Guido Di Tella, Leopoldo Pérez Gaudio, Ignacio Vélez Funes, Alieto Guadagni. Allende no pudo estar, pero se lo considera uno de los fundadores.

En diciembre de 1955 fue elegido primer presidente de la convención nacional del Partido Demócrata Cristiano. En 1956, integró la Junta Consultiva. Y en 1957, encabezó a los siete diputados democristianos en la Convención Constituyente.

Presidió la junta nacional del partido entre 1957 y 1959 y entre 1965 y 1967, cuando éste se dividió. Presidió el Partido Popular Cristiano. En 1972 visitó a Perón en Madrid y en 1973 su partido se integró al Frente Justicialista de Liberación (Frejuli), por el que fue elegido senador. Elegido vicepresidente 1° del cuerpo, cuando renunció y salió del país Alejandro Díaz Bialet al caer Cámpora, Allende pasó a quedar al frente del Senado. Habló en el juramento de Perón; destacó la asistencia allí de las fuerzas sociales y los partidos, y de las Fuerzas Armadas, en las que se había formado Perón y cuya presencia, dijo, marcaba el reencuentro con el afecto popular. En 1974, con el respaldo de Perón, el Senado lo eligió su presidente provisional por unanimidad; quedó así como la tercera autoridad constitucional del país. Hombre de diálogo, su ecuanimidad fue ponderada por todos.

"Este es un país con los brazos abiertos y no con el puño cerrado", dijo en 1974, ante la violencia. Muerto Perón, quedó en segundo lugar en el orden sucesorio. Pero en 1975, el peronismo no quiso reelegirlo en el lugar que su líder le había reconocido, y renunció.

Casado con Diana Martínez Paz, de quien enviudó, tuvo con ella ocho hijos. Casó en segundas nupcias con Rorra Fuocco Badaracco; tuvo otro hijo, y muchos nietos y bisnietos.

Alfonsín lo nombró en el Consejo para la Consolidación de la Democracia. En 1993 fue candidato a diputado por el Partido Autonomista, de José Antonio Romero Feris. En los últimos años, retirado de la política activa, participaba en el Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales (CARI), el Ateneo de la República y otros foros en los cuales era respetado por su experiencia y sensatez.

El entierro se efectuó en la Recoleta, tras una misa en la basílica del Pilar, en la cual un sacerdote destacó la coherencia entre su fe y su vida. Entre otros, asistieron el ex vicepresidente Víctor Martínez, el ex presidente general (R) Roberto Levingston, Juan R. Aguirre Lanari, Oscar Puiggros, Eduardo Martiré y Ricardo Parera.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.