Murió Néstor Kirchner: perplejidad y conmoción en todo el país

El ex presidente falleció en El Calafate de un paro cardíaco, ayer, a las 9.15 ; la jefa del Estado estaba a su lado ; será velado en la Casa Rosada, desde las 10 ; asistirán varios presidentes latinoamericanos ; en la Plaza de Mayo hubo un multitudinario acto de sus seguidores
Mariano Obarrio
(0)
28 de octubre de 2010  

El súbito fallecimiento del ex presidente y diputado nacional Néstor Kirchner conmovió ayer al país y dejó al gobierno de su esposa, Cristina Kirchner, sin el principal líder político del proyecto. El deceso se produjo por un paro cardiorrespiratorio a causa de un infarto que sufrió a las 7.45 en su residencia de El Calafate.

Según el parte oficial, la hora de su muerte fue a las 9.15. Sin embargo, según otras fuentes oficiales, el jefe del Partido Justicialista y titular de la Unasur, de 60 años, ingresó de urgencia, pasadas las 8, en el hospital José Formenti con un paro cardíaco irreversible y sin vida.

En la ambulancia iba acompañado por Cristina Kirchner y por su sobrina Natalia Mercado. "No te vayas, no me dejes", decía la Presidenta mientras lloraba sin consuelo, dijo una fuente médica del hospital de El Calafate. Durante casi una hora un cuerpo médico de 15 profesionales, entre ellos dos cardiólogos, realizó un trabajo de resucitación cardiopulmonar al que nunca respondió.

El cuerpo del ex presidente fue trasladado esta madrugada desde El Calafate para ser velado, a partir de las 10, en el Salón de los Patriotas de la Casa Rosada.

La muerte de Kirchner causó perplejidad y conmoción en todos los sectores políticos, sociales y económicos del país. Conocida la noticia, miles de personas se movilizaron hasta la Plaza de Mayo para expresar su homenaje.

Video

Para hoy está prevista la llegada de los presidentes de Venezuela, Hugo Chávez; de Uruguay, José Mujica; de Bolivia, Evo Morales; de Chile, Sebastián Piñera; de Paraguay, Fernando Lugo; de Colombia, Juan Manuel Santos, y de Ecuador, Rafael Correa, para asistir al velatorio en la Casa Rosada. El mandatario de Brasil, Luis Inacio Lula da Silva, llegará mañana.

"Néstor estaba demasiado estresado. Comenzó a morir hace varios meses", dijo a LA NACION una fuente cercana al entorno familiar. Anteanoche, Kirchner conversó con varios ministros y dicen que se mostró de buen humor. "Los momentos previos eran buenos, estaba de buen ánimo", confió un ministro del gabinete.

Sin embargo, algunas fuentes del entorno aseguraron que a las 22.30 de anteanoche Kirchner tuvo una conversación telefónica con el jefe de la CGT, Hugo Moyano, que es, además, presidente del PJ bonaerense. Moyano se quejó fuertemente sobre el "vaciamiento" de los intendentes a la reunión partidaria de anteayer. Según algunas fuentes, el líder sindical le hizo un planteo a Kirchner por esas ausencias. Otras dicen, en cambio, que el líder cegetista sólo estaba furioso con los intendentes bonaerenses que lo enfrentan.

El titular de la CGT fue ayer el primero en garantizar en público el respaldo al gobierno de Cristina Kirchner hasta 2011 y anticipó que, si ella lo decide, apoyará su reelección.

Kirchner también había recibido anteanoche en su casa de El Calafate, al empresario constructor amigo Lázaro Báez, con quien, según algunas fuentes, habría mantenido una discusión por la falta de pago de sus obras. Si bien algunos confiaron que "hubo palabras subidas de tono", otros señalaron que fue una charla amistosa.

De la reunión, hasta altas horas de la madrugada, participó además el empresario mediático y alter ego de Kirchner Rudy Ulloa Igor, del entorno presidencial. "Hubo discusión política en tono vehemente", comentaron a La Nacion fuentes oficiales.

El infarto que signó la muerte de Kirchner se produjo mientras éste realizaba su rutina aeróbica matutina, según una versión recogida en medios santacruceños.

Kirchner, que había padecido dos obstrucciones arteriales en los últimos ocho meses y mantenía un ritmo de vida agitado, se había ocupado telefónicamente de la resolución urgente del crimen de Mariano Ferreyra en una pelea sindical en Barracas, el miércoles de la semana pasada.

A los funcionarios les encargó: "Muy bien. Traten de profundizar la investigación para que se esclarezca lo antes posible", contó a La Nacion una alta fuente.

El estado de profunda consternación de la Presidenta conmovió al entorno de los Kirchner. En un primer momento, ella propuso realizar las exequias y el entierro ayer mismo en Río Gallegos. Luego se resolvió trasladar los restos mortales de Kirchner para que sean velados desde las 10 en el Salón de los Patriotas de la Casa de Gobierno. Si bien las exequias de los jefes de Estado suelen ser en el Congreso, tres presidentes fueron velados en la Casa Rosada desde 1906: Manuel Quintana, Carlos Pellegrini y Bartolomé Mitre.

Cristina Kirchner se ocupó de retirar el cuerpo del ex presidente del hospital a las 10.30. Fue transportado a su residencia de Los Sauces, donde se realizó durante toda la jornada un velatorio íntimo y familiar. Anoche se celebró una misa.

El hijo del matrimonio, Máximo, arribó temprano a El Calafate desde Río Gallegos. La hija, Florencia, era esperada para las 3 de la mañana procedente de Nueva York, donde estudia dirección de cine.

Durante toda la jornada, el operativo de seguridad no dejó acercar a la prensa a menos de 200 metros de la residencia privada.

Anoche se concentraron en la Plaza de Mayo las agrupaciones kirchneristas, ministros y funcionarios. Hoy, a las 12, lo hará la CGT, encabezada por Moyano. Las exequias en la Casa Rosada –podrá asistir el público para dar el saludo final e ingresará por Balcarce 50– se extenderán hasta mañana al mediodía.

Río Gallegos

El cuerpo será transportado mañana de regreso a Santa Cruz. En la Casa de Gobierno provincial o en el Boxing Club, de Río Gallegos, se realizará un último velatorio para los comprovincianos de Kirchner. Se prevé que sólo pasado mañana a la tarde se realice el entierro en el Cementerio Municipal de Río Gallegos, en un panteón familiar.

"El impacto institucional de esta muerte será importante. Ese es el mayor interrogante hoy en el Gobierno", comentó a La Nacion un allegado a la Presidenta. "Kirchner llevaba el peso de todo el armado político, la disciplina de gobernadores y legisladores", agregó.

Con este nuevo escenario, los kirchneristas aseguraban ayer que la Presidenta redoblará su firmeza y se posicionará como segura candidata presidencial del sector. En medio del dolor y la consternación, Ulloa Igor le preguntó ayer: "¿Cómo seguimos?". La Presidenta respondió: "Hoy, más (fuerza) que nunca", indicaron fuentes del oficialismo. Luego firmó el decreto 1560, por el cual fijó el duelo nacional para ayer, hoy y mañana, con izamiento de la bandera a media asta.

Kirchner había sido internado el 11 de septiembre último en el Sanatorio de los Arcos, donde se le practicó una angioplastia por la obstrucción de la arteria coronaria. En febrero, tuvo un episodio similar, pero en la carótida.

Las muestras de condolencia provinieron ayer de gobernadores, dirigentes oficialistas y opositores, cámaras empresariales y líderes extranjeros.

Según el parte oficial, el deceso se produjo "como consecuencia de un paro cardiorrespiratorio no traumático, que no respondió a las maniobras de resucitación básica y avanzada". Llevaba las firmas de los médicos de la Unidad Médica Presidencial, Luis Buonomo y Benito Alen González. Buonomo dijo antes que el deceso se produjo por "muerte súbita".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.