No hagamos política con los chicos: no pueden participar como pares

Gustavo Iaies
(0)
11 de junio de 2018  

La sociedad discute la ley de despenalización del aborto. Las posiciones son muy cerradas: son muy parejos el número y la representación en la sociedad. Es un debate que nos conmueve, nos impacta y nos lleva a reflexionar.

En ese marco, los chicos amenazan con una toma de escuelas como modo de expresar su posición ante la sociedad, de decir masivamente que están de acuerdo con la despenalización. ¿Es lógico que protesten tomando escuelas? ¿Qué hacemos los adultos?

Como en algunas de las últimas manifestaciones, los chicos amenazan con la toma de las escuelas y nosotros nos confundimos y no los consideramos como tales: nos cuesta verlos como chicos. ¿Es bueno que lo hagan?

Sin duda, allí está el problema. Nos confunden, no sabemos cómo pararnos ante la posición de ellos. Los adultos no debemos dejar de hacer de adultos; de lo contrario, los confundimos. Los chicos deben participar de la discusión, pero no como pares, sino como chicos.

No hagamos política con los chicos, no los metamos en nuestra discusión como si fueran pares, pero tampoco dejemos de escucharlos porque sin duda el tema existe, les interesa y es genuino.

Es muy bueno que las escuelas tengan charlas, que escuchen a personas con ambas posiciones, pero no es bueno que sean un actor más de la discusión política. Los adultos estamos discutiendo un tema que nos divide, que tiene muchas posiciones. La de los chicos no puede traducirse en una sola, expresada a través de la toma. Cada uno debe poder expresarse.

Los padres y los docentes no deberíamos perder nuestro lugar de adultos. Deberíamos escuchar a los chicos, hablar con ellos y contenerlos, pero no dejar que pierdan un orden en la discusión. Los adultos debemos hablar, discutir, trabajar con ellos. Somos garantes de que se escuchen todas las voces y de que puedan expresar todas las posiciones y hacer todas las preguntas.

Tomar un colegio es cerrar un ámbito de educación, de formación de los alumnos. Es lo contrario de habilitar el debate, dar información para discutir, escucharlos. Que las escuelas armen debates, organicen sus votaciones, hagan ejercicios de expresión artística, escriban documentos de los chicos u otras opciones es muy bueno, es lo que deben hacer.

No es bueno que solamente tomen posiciones; es bueno que estas sean informadas, documentadas, que sean un aprendizaje para la vida. A los chicos les hace muy bien informarse en un tema que les interesa, y a nosotros nos hace muy bien darles respuesta sin perder nuestro lugar de adultos.

No es bueno que dejemos que tomen las escuelas, ni los docentes ni los padres. La posición de los adultos es de los adultos, pueden explicársela a los chicos, explicarles otras posiciones, darles información, lo que no pueden es meterlos en el medio, usarlos en una discusión que no les da información.

Cuidemos a los chicos, escuchemos sus ideas, discutamos con ellos, generemos canales para que se expresen, con respeto y cuidado.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.