Odebrecht: una testigo protegida complica más a Corcho Rodríguez

La mujer atribuyó al empresario las sociedades usadas presuntamente para pagar coimas a funcionarios kirchneristas
La mujer atribuyó al empresario las sociedades usadas presuntamente para pagar coimas a funcionarios kirchneristas Fuente: Archivo
Hugo Alconada Mon
(0)
4 de marzo de 2019  

Cuatro años, tres meses y unos pocos días atrás, una mujer se presentó ante la Justicia uruguaya y reveló los trazos principales de la "ruta del dinero" que Odebrecht utilizó en ese país para pagar coimas en la Argentina. Y señaló a una persona en particular como la máxima responsable: Jorge "Corcho" Rodríguez, según surge de documentos policiales y judiciales de ese país que obtuvo LA NACION.

La mujer, nacida en la Argentina y con documento uruguayo, trabajaba como administrativa para Carlos Dentone, un contador que días atrás terminó procesado por el juez federal Sebastián Casanello por su presunto rol en el pago de esos sobornos para Odebrecht en la construcción de una planta potabilizadora de agua para Aysa en Paraná de las Palmas.

Dentone "le llevaba todo lo relacionado con la administración" a Corcho Rodríguez en Montevideo y en Punta del Este "y todo lo que se manejaba con plata", según relató la mujer, cuya identidad se reserva LA NACION porque pidió ingresar al sistema de protección de testigos.

La mujer, que declaró en Maldonado el 28 de noviembre de 2014 y ante la Justicia del fuero contra el crimen organizado de Montevideo a fines del año pasado, identificó dos sociedades comerciales: Bralex SA y Sabrimol Trading. Es decir, la misma compañía que exejecutivos de Odebrecht devenidos "arrepentidos" señalaron ante la Justicia brasileña como el instrumento para pagar coimas en la Argentina.

Según la mujer, Corcho Rodríguez colocó a Dentone y al socio de este, Martín Molinolo, como directivos de Sabrimol Trading en la zona franca de Montevideo, lo que era solo una fachada.

Dentone y Molinolo, resumió, "tenían que blanquear plata que entraba [a Sabrimol] haciendo facturas que no existían [y] que ellos mismos [armaban] en contratos que no existían, compras de helicópteros que no existían".

El testimonio de 2014 de la mujer contradice la versión que durante los últimos dos años planteó Rodríguez ante la Justicia argentina, donde argumentó que Dentone y Molinolo son los verdaderos dueños de Sabrimol Trading, falsificaron su firma y lo involucraron en una operatoria delictiva de la que él se dice ajeno.

En 2014, la mujer confirmó que su jefe, Dentone, le fraguó la firma a Rodríguez, pero para favorecer al lobista argentino, a quien calificó como el "dueño" de las empresas en las que ella trabajaba como empleada. Sobre Sabrimol, declaró: "Manejaba plata que venía de España, de Brasil... lo que hacían Carlos y Martín [por Dentone y Molinolo] era ingresar plata al país, justificándola a través de los bancos, [con] contratos, con facturas, todo lo que no existía. Una vez yo vi a Dentone falsificando la firma de Jorge Rodríguez", detalló.

"La plata, después de entrar al país -añadió la mujer, en alusión a Uruguay-, ellos la blanqueaban y de ahí iba para lo que se necesitaba para la chacra [de Rodríguez en Punta del Este], se pagaban los gastos de Sabrimol en [la] zona franca y el grueso de la plata iba a parar a las cuevas de Buenos Aires. Era plata negra que entraba en Argentina para hacerle [pagos] a mucha gente de la política".

La alusión de esa testigo, en 2014, a "compras de helicópteros que no existían" también es significativa. Cuatro años después, los fiscales argentinos Mario Villar y Laura Roteta denunciaron a Rodríguez por presuntas maniobras de lavado del dinero ilícito de Odebrecht "mediante la simulación de un préstamo otorgado" a su empresa Helicopter Corporation, a través de Latin Financial LPL, melliza de Sabrimol Trading.

Consultado por LA NACION, Rodríguez rechazó entonces la denuncia: "De operación 'simulada' aquello no tuvo nada. Fue un préstamo de la firma Latin Financial, que es de Dentone y Molinolo, no mía, y el dinero no pasó por mis manos, sino que fue directo a Helicopter Corporation para adquirir un helicóptero. Y tengo la documentación respaldatoria para demostrarlo, de punta a punta, que pongo a disposición de quien sea".

Ante la Justicia uruguaya, no obstante, el abogado de la testigo, Martín Etcheverry, no solo reafirmó su posición, sino que indicó que contaba con "grabaciones donde los involucrados detallan la maniobra" y otras pruebas, que en febrero presentó en la Justicia de Uruguay.

En una grabación de poco más de nueve minutos, Dentone afirma que Corcho Rodríguez en Buenos Aires "les daba esa guita a Fulano, Mengano y Zutano" y aclaró que él conocía "los nombres de algunos" receptores, a los que solo encuadró como "políticos". Ante la Justicia argentina, Dentone calló.

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.