Oficialismo y oposición cruzaron acusaciones por el temor a un nuevo cimbronazo económico

Solá y Massa pidieron que "no haya más daño" el lunes 28; en Balcarce 50 apuntaron al temor por el kirchnerismo
Solá y Massa pidieron que "no haya más daño" el lunes 28; en Balcarce 50 apuntaron al temor por el kirchnerismo
Jaime Rosemberg
(0)
23 de octubre de 2019  

El resultado de las elecciones del domingo y su eventual impacto sobre la complicada economía del país motivaron ayer un nuevo cruce entre el gobierno de Mauricio Macri y el opositor Frente de Todos, que encabeza Alberto Fernández.

En línea con las declaraciones del propio Fernández, quien el lunes expresó su preocupación por una "liberación" del precio del dólar el lunes 28 si el oficialismo es derrotado, el diputado Felipe Solá expresó su "desconfianza" en "lo que pueda hacer Macri" y lo basó en la "sospechosa" suba de la divisa norteamericana el día posterior a las PASO.

"Tenemos que empezar a pensar ya en el día 28", volvió a pedir ayer Fernández, durante un acto en Malvinas Argentinas. Fue luego de que Sergio Massa, en el mismo escenario, apuntara contra Macri: "Quiero pedirle al Presidente que no haga más daño: el lunes los argentinos habrán hablado con su voto. Que sea responsable, que arme un equipo de transición y no siga actuando como un chico caprichoso que siente que le robaron un juguete y por eso lo rompe".

Desde el Gobierno, sin embargo, priorizaron la hipótesis de un triunfo y aseguraron que el desembolso pendiente del FMI, de US$5400 millones, llegará "de inmediato" no bien ese resultado se produzca, al tiempo que aseguraron que si el que triunfa es Fernández habrá "una transición ordenada".

"No sabemos si Macri va a hacer una transición responsable. Desconfiamos de lo que pueda hacer del 28 en adelante (...) está volcado a la campaña, y gobernar para ellos es un detalle entre los actos", dijo Solá. "La devaluación del 12 de agosto, después de las PASO, fue más que sospechosa (...) tengo miedo de que el vale todo furibundo que lanzaron desde el Gobierno se traduzca en actitudes poco democráticas e irresponsables", agregó el exgobernador bonaerense, mencionado como eventual canciller de Fernández. "Me preocupa que el 28 de octubre Macri se enoje y vuelva a hacer un disparate como el que hizo después de las PASO", había afirmado Fernández, días atrás.

Desde la Casa Rosada y el Ministerio de Hacienda salieron a cruzar al kirchnerismo. "Nos acusan a nosotros, pero el problema lo provocaron ellos el 11 de agosto", afirmaron a LA NACION cerca del jefe de Gabinete, Marcos Peña. "Ganaron la elección y todos se asustaron, ni los empresarios ni la gente es tonta. El Presidente tuvo razón cuando lo dijo, aunque tal vez no lo hizo de la mejor manera", agregó el alto funcionario, en referencia a las declaraciones de Macri el 12 de agosto.

Otro funcionario que comparte el día a día con el Presidente fue más allá. "Hay mucho cinismo en esas declaraciones. El mercado vota futuro y nadie tiene miedo al que perdió, sino al que puede venir", afirmó.

En Balcarce 50 afirmaban que "Macri ha demostrado que es el presidente más correcto y republicano en mucho tiempo. Nunca dio la orden para que suba el dólar, porque no lo puede hacer y porque hubiera sido pegarnos un tiro en los pies", graficó. "Todo lo que sea suba del dólar y baja de las reservas es malo para nosotros, sea ahora o después de la elección", abundó el funcionario. "Fernández nos pide que no suba el dólar y a la vez que no caigan las reservas. ¿Cómo hacemos ambas cosas a la vez?", se preguntó otro miembro del gabinete.

Anteayer, el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, auguró un "desembolso inmediato" de los fondos del FMI, reclamados sin éxito por el Gobierno en estos meses. "Si gana Macri, vamos a volver al período anterior a las PASO: va a bajar el riesgo país, a estabilizarse el mercado de cambios y veremos el perfil de vencimientos", prometió el ministro, luego de su paso por Washington.

Para Lacunza, "si gana Macri, el desembolso (del FMI) será inmediato; si ganara la oposición, deberá mostrar su programa de modo que el Fondo pueda analizarlo y continuar la relación", afirmó.

Fuentes del Ministerio de Hacienda evitaron "opinar sobre supuestos", pero recordaron a LA NACION que las dos medidas tomadas por Lacunza después de las PASO, el control cambiario y el reperfilamiento de la deuda de corto plazo lograron estabilizar la economía y bajar tanto los niveles de volatilidad como la pérdida de reservas.

"La caída de reservas disminuyó desde entonces un 50%, y gran parte de esas reservas se usaron para el pago de deuda", completaron. Negaron, además, que nuevas medidas estén en estudio para el día después de las elecciones.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.